Muere un conductor al despeñarse con su coche en Peña Cabarga

El estado en que ha quedado el vehículo. / Antonio 'Sane'

La Guardia Civil investiga si el siniestro, que trascendió a las tres de la tarde de hoy, pudo producirse el domingo por la noche

nacho gonzález ucelay
NACHO GONZÁLEZ UCELAYSantander

Un joven cuyas iniciales responden a A.L.C., de 28 años de edad y vecino de Santander, falleció este lunes como consecuencia de un brutal accidente de tráfico ocurrido en la subida a Peña Cabarga, donde el turismo que conducía –y en el que, en principio, viajaba solo– se salió de la vía y se empotró contra un árbol por causas que todavía no han trascendido.

Según la versión oficial, facilitada por la Delegación del Gobierno, el accidente se produjo a eso de las tres de la tarde de hoy en el kilómetro 1,800 de la carretera CA-412 –la subida a Peña Cabarga– cuando el vehículo que conducía el joven, un automóvil de la marca Mazda, se salió de la vía por la margen izquierda y, tras llevarse por delante treinta metros de valla protectora, cayó por un desnivel de diez metros y se estrelló contra un árbol. Como consecuencia del impacto, brutal, el chico falleció posiblemente en el acto.

Alertado del suceso por un vecino, el servicio de emergencias 061 movilizó a un equipo médico, a una dotación de bomberos y a una patrulla de la Guardia Civil de Tráfico, que rápidamente se pusieron a trabajar sobre el terreno. En su caso, los médicos únicamente pudieron certificar la muerte del muchacho.

Y en el suyo, los bomberos se tomaron su tiempo para proceder a la excarcelación del conductor e inspeccionar los alrededores para descartar la posibilidad de que viajara acompañado por otras personas que, como consecuencia del impacto, hubieran salido despedidas del habitáculo. La búsqueda, infructuosa, se extendió por más de cuarenta metros a la redonda.

¿Ocurrió el domingo?

No es esta la única interrogante que sobre este accidente cuelga la Guardia Civil, que está investigando si el siniestro se produjo realmente hoy o, por el contrario, se registró el domingo por la noche o entrada la madrugada tal y como apuntan todos los indicios.

Según ha podido saber este periódico, al menos dos personas, un operario del servicio de conservación de carreteras y un vecino de la zona, aseguran haber pasado por el punto exacto del desgraciado accidente horas antes de que se diera el aviso (el primero ayer domingo a las once de la noche y el segundo hoy lunes hacia las once de la mañana) y haber observado los destrozos que el vehículo ocasionó en el quitamiedos antes de despeñarse.

Fuera del alcance de su visión, pues cayó por una zona de desnivel y quedó semioculto por la maleza, el turismo habría pasado inadvertido tanto para uno como para otro, que siguieron su camino sorprendidos por los destrozos ocasionados pero sin pensar que el coche y su conductor seguían allí.

Con esta hipótesis trabaja ahora la Guardia Civil de Tráfico, que ayer no descartaba que, efectivamente, el suceso se hubiera producido mucho antes, el domingo incluso, y tampoco que el chico fuera acompañado, una posibilidad, esta última, ya muy remota.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos