Una mujer de 90 años se enfrenta a seis años de prisión acusada de estafar a su prima con demencia

El fiscal sostiene que la anciana se quedó con 118.000 euros de su familiar, pero la imputada dice que «no hizo otra cosa que cuidarla todo el día»

CONSUELO DE LA PEÑA

A la vejez...barrotes. Es el riesgo que corre Guadalupe, una anciana de 90 años acusada de quedarse con el dinero de su prima Enriqueta, octogenaria y con demencia, a la que cuidó durante los últimos seis años hasta que fue ingresada en una residencia geriátrica, donde falleció a los pocos meses.

El Ministerio Fiscal acusa a Guadalupe de un delito de apropiación indebida en la cantidad de 118.000 euros y pide para ella tres años y medio de prisión, pena que los sobrinos y herederos de la fallecida elevan a seis años de cárcel y 156.000 euros de indemnización. El juicio se celebrará probablemente en el próximo otoño en la Audiencia Provincial de Cantabria.

Aunque está muy extendida la falsa creencia de que a partir de los 70 años una persona no puede ir a la cárcel, se trata más bien de una leyenda urbana porque en España no hay ninguna norma que impida la entrada en prisión a un condenado por lo avanzado de su edad. Y hay ejemplos recientes de ello. El empresario José María Ruiz Mateos ingresó en Soto del Real a la edad de 84 años, y el expresidente del F.C. Barcelona José Luis Núñez lo hizo con 83.

Por eso, la avanzada edad de Guadalupe, que no tiene hijos y en la actualidad vive con su hermana pequeña, de 83 años, en el pueblo zaragozano de Ejea de los Caballeros, no será freno para entrar en un centro penitenciaria si es condenada.

Guadalupe vivía en Madrid con su esposo cuando en 2003 un Juzgado de Santander la designó tutora de su prima Enriqueta, incapacitada judicialmente por padecer demencia. La incapaz, que tenía entonces 80 años, vivía en un piso de su propiedad situado en la calle Simancas de la capital cántabra y recibía el cuidado de una mujer contratada al efecto. En 2009, el marido de Guadalupe falleció y ésta decidió trasladarse a vivir con su tutelada y llevarse además a un sobrino suyo que le ayudaba en el cuidado de la demente.

El Ministerio Fiscal, en su escrito de acusación provisional, sostiene que entre 2011 y 2015 Guadalupe sacó distintas cantidades de la cuenta de su prima Enriqueta, hasta un total de 78.800 euros. Además acusa a la anciana de realizar un traspaso de 40.000 euros de la tutelada a una cuenta corriente de su propiedad para adquirir un piso en la calle Antonio López que puso «a su exclusivo nombre».

La acusada no niega ninguna de las disposiciones, pero las justifica. Según su abogado, Guadalupe vendió su vivienda en Madrid y obtuvo 160.000 euros. Como el piso de su prima era pequeño -tenía dos habitaciones, una de las cuales ocupaba su sobrino y la otra era compartida por las dos ancianas-, compró otro más amplio y en una zona más céntrica con la intención de trasladarse los tres a vivir en él. La vivienda costaba 200.000 euros, motivo por el que Guadalupe cogió los 40.000 euros que la faltaban para adquirir la vivienda. Esta disposición alertó al Juzgado de Santander que tramitó la incapacidad de Enriqueta y designó tutora a su prima, que pidió explicaciones a Guadalupe. Ésta reconoció que tomó el dinero y el juez remitió testimonio a Fiscalía por un delito de apropiación indebida, al tiempo que removió del cargo de tutor a la acusada y nombró en su lugar a la Fundación Marqués de Valdecilla, que en junio de 2016 ingresó a la mujer en una residencia falleciendo a los cinco meses.

Guadalupe admitió también que entre 2011 y 2015 dispuso de distantes cantidades de dinero, que el fiscal cifra en 78.800 euros, a razón de una media de 15.000 euros al año, con los que pagaba los cuidadanos de la prima Enrique, a la que «no hizo otra cosa que cuidar todo el día», la defiende su abogado.

Pero los catorce sobrinos y herederos de la fallecida, que viven repartidos entre País Vasco, Navarra, Madrid y Estados Unidos, no lo ven así, creen que Guadalupe se enriqueció a costa de su tía y la reclaman 156.000 euros.

Fotos

Vídeos