Los municipios cántabros reducen su deuda un 23% y la dejan en 127 millones de euros

Santillana del Mar es uno de los municipios donde la deuda se ha reducido a cero. / María Gil Lastra

El pasivo de los ayuntamientos bajó por cuarto año consecutivo y 38 consistorios estaban en paz con los bancos antes de comenzar 2017

Daniel Martínez
DANIEL MARTÍNEZSantander

Los vecinos de Tresviso, a lo que deben a los bancos por la hipoteca de su casa, o por las compras a plazos o por el crédito para irse de vacaciones, tienen que sumar 2.146 euros más. Ese era el pasivo de su ayuntamiento a finales de diciembre según el último informe sobre endeudamiento municipal publicado por el Ministerio de Hacienda. También indica que el conjunto de consistorios de la región reducen sus números rojos por cuarto año consecutivo. En este caso, un 23% respecto al ejercicio anterior, que se acumula al 17%, al 11% y 10% que ya cayó en 2015, 2014 y 2013, respectivamente. En dinero, el contante total que está pendiente de pago es de 127 millones, la cifra más baja de los últimos cinco años.

Esta bajada continuada tiene que ver con la puesta en marcha de la Ley Reguladora de Haciendas Locales, que establece que la deuda financiera de las administraciones locales no debe superar el 110% de sus propios ingresos. Aunque esta norma se aprobó en 2004, hasta el comienzo de la crisis no se empezó a aplicar de forma estricta. También con la mayor concienciación de los municipios desde el momento que empezaron a ver las orejas al lobo. Porque aunque los ayuntamientos cántabros nunca han estado entre los peores pagadores a escala nacional, sí que sufrieron estrecheces con la caída inesperada en la recaudación a partir de 2008.

576
euros debe cada habitante de Santander, que reduce su deuda un 7,5% respecto a 2015.

Lo que ocurre es que esos 127 millones no se reparten de forma homogénea. Hasta 38 ayuntamientos cántabros están a cero con los bancos. Es el mismo número que en el ejercicio anterior, aunque hay algunos cambios de cromos. Y casi la mitad de esa deuda corresponde únicamente a Santander. Según Hacienda, la capital debe 69 millones, pero la Intervención Municipal explica que ese dato, por algún motivo, es erróneo. «La cifra correcta es 99,6 millones de euros, lo que supone un descenso del 7,45%», señalan fuentes municipales.

«Gracias al trabajo serio, la deuda se ha reducido no sólo en el último año, sino que lo viene haciendo progresivamente desde las anteriores legislaturas», defiende la concejala del área, Ana González Pescador, quien recuerda que la caída desde 2007 ha sido de 40 puntos. Relata la edil que lo han conseguido sin frenar la inversión productiva y manteniendo la calidad de los servicios públicos. Con 576 euros por habitante, su deuda es de las mayores de Cantabria, pero González Pescador recuerda que es proporcionalmente inferior a la de la mayoría de capitales de provincia de España.

Santander tiene contabilizados 99 millones, pero Hacienda reduce la deuda a 69

A cada uno de los 71 vecinos de Tresviso le correspondería pagar 2.146 euros

Mucho mayor es la reducción que ha experimentado Torrelavega, pues ha sido del 76%. De los 8,7 millones de euros que debía en 2015 ha pasado a los 3,02 millones que reconoce a 31 de diciembre de 2016. En la rueda de prensa de los últimos presupuestos, el concejal de Economía y Hacienda, Pedro Pérez Noriega, aseguró que un año más la capital del Besaya no iba a necesitar recurrir a financiación externa. Es más, el cálculo del equipo de Gobierno es cerrar todos los préstamos en los próximos dos años.

Por lo menos hasta que comiencen las obras de soterramiento de las vías de FEVE a su paso por la ciudad. Al Ayuntamiento de Torrelavega le corresponde costear el 20% de esa infraestructura. Serán 19 millones de euros que sí tendrán que pedir a los bancos. Así que quieren estar lo más saneados posibles para cuando llegue ese momento.

Otros municipios

Del resto de localidades de la región Castro Urdiales es la que se encuentra en una situación más comprometida. Sus 12 millones son asumibles para un municipio de su tamaño, pero también el descenso en la reducción de la deuda (3%) es mucho menor que la media. En Camargo, la reducción ha sido del 43% y ahora está en poco más de dos millones y medio de euros. También Reinosa, con el mismo porcentaje de caída, sale de la lista negra en esta ocasión.

«Nuestra deuda la arrastramos de la época en la que hubo caídas en los ingresos, principalmente en los procedentes del Fondo de Cooperación Municipal», explica Javier Campo, alcalde de Tresviso, el ayuntamiento con más deuda por habitante. «Casi el 100%de lo que llega a las arcas procede del Gobierno». Dejó de llegar dinero, pero no se pudieron parar algunas inversiones ya previstas y los números rojos se dispararon. Hace tres años pusieron en marcha un plan de reducción de la deuda que, muy poco a poco, está dando resultados. En el último ejercicio, su pasivo cayó un 8%.

Subió un 488% en Vega de Pas por «el retraso de una subvención del Gobierno regional»

Peñarrubia, Limpias, Piélagos, Polanco y Santillana amortizaron toda su deuda en 2016

Además de Tresviso, los municipios con más deuda por habitante son, por este orden, Santiurde de Reinosa (701 euros por habitante), Miengo (667) y Escalante (434).

En 2016, siempre según los datos del Ministerio que dirige Cristóbal Montoro, la deuda viva creció en 11 ayuntamientos cántabros. Por contra, bajó en 59. Y cinco ayuntamientos han sido los que mejor han hecho los deberes y han amortizado totalmente su deuda. Se trata de Peñarrubia, Limpias, Piélagos, Polanco y Santillana del Mar. «Con la Ley Montoro, todo el superávit y el remanente tiene que ir obligatoriamente a reducir la deuda. Teníamos casi tres millones de euros y alrededor de 580.000 han ido a este apartado», explica Rosa Díaz, la regidora de Polanco. Recuerda que, además, eran créditos muy antiguos y cuyos intereses eran muy elevados. Con las cuentas en verde, ahora tienen total libertad –el Gobierno central deja ya vía libre– para realizar nuevas inversiones con el dinero sobrante.

En el caso de Piélagos, la deuda cero –a finales de 2015 eran unos pocos miles de euros– es una constante en los últimos ejercicios. El Ayuntamiento quiere estar preparado para lo que se le viene encima cuando tenga que pagar los derribos de las viviendas construidas de forma ilegal. Previsiblemente, en ese momento sí que tendrán que llamar a la puerta de las entidades bancarias para hacer frente a los pagos.

Más créditos

Sólo once ayuntamientos tuvieron que aumentar el importe total de sus préstamos. En los casos de Bareyo y Rasines ha sido de forma casi inapreciable, ya que están muy cerca de cero. En Herrerías, Alfoz de Lloredo y Riotuerto el porcentaje de subida fue menor al 6%. Entre los grandes municipios, Laredo (+13%) fue el único que no progresó adecuadamente.

Y en lo alto de la lista están Campoo de Enmedio (+16%), Santiurde de Toranzo (+50%), Valdáliga (no tenía y ahora adeuda 44.000 euros), Molledo (que pasa de cero a 121.000 euros) y Vega de Pas. Allí ha crecido un 488%, pero en el consistorio tienen una explicación: «Se debe a un crédito puente que pedimos para pagar una obra del Plan Regional. Nosotros adelantamos el dinero y después del Gobierno de Cantabria nos lo devuelve. Se ha retrasado la subvención, pero cuando llegue, esa deuda desaparece», señala el alcalde, Juan Carlos García. Por eso, considera que no puede hablarse formalmente de deuda.

Fotos

Vídeos