Los municipios inmersos en fiestas redoblan sus medidas de seguridad

Torrelavega ya colocó bloques de hormigón para impedir el acceso de vehículos al recinto ferial.
Torrelavega ya colocó bloques de hormigón para impedir el acceso de vehículos al recinto ferial. / Luis Palomeque
Cantabria

Laredo, Los Corrales, Ampuero y Santoña revisan sus protocolos de emergencia a las puertas de sus grandes celebraciones, todas multitudinarias

NACHO GONZÁLEZ UCELAY Santander

Los negociados de seguridad de aquellos ayuntamientos de la región en los que hay previstas actividades festivas multitudinarias han revisado, están revisando o van a revisar en estos días sus respectivos planes de emergencia para garantizar la protección de los asistentes y evitar, en lo posible, que se produzcan aquí atentados como los ocurridos el último año en Niza, Berlín, Londres, Estocolmo o, la semana pasada, Barcelona, donde los terroristas utilizaron como armas de guerra vehículos lanzados contra el gentío.

De acuerdo con las instrucciones recibidas del Ministerio del Interior -que mantiene el nivel de alerta 4 aunque reforzado- la Delegación del Gobierno en Cantabria tiene previsto establecer dispositivos de seguridad específicos en lugares de una alta concentración de personas, efectuar controles preventivos aleatorios de vehículos y de personas e intensificar las comunicaciones de Guardia Civil y Policía Nacional con las policías locales de los ayuntamientos de la región para evaluar los riesgos posibles.

«Esto último se producirá a través de las sucesivas juntas de seguridad ciudadana que se irán convocando conforme se vayan aproximando las fechas de estas fiestas», dijo este martes el delegado, Samuel Ruiz, que este miércoles sin ir más lejos va a presidir la que está prevista en el municipio de Ampuero para estudiar las medidas de seguridad que van a marcar los tradicionales encierros, fijados los días 8, 9 y 10 de septiembre, y la festividad de la Bien Aparecida, el día 15 de ese mes.

Laredo colocará este miércoles una batería de obstáculos para bloquear el recorrido de la 'Batalla de Flores'

Obstáculos

A estos encuentros, no obstante, los principales responsables de la seguridad en los ayuntamientos acudirán con sus propias propuestas, tan dispares como las características de sus festejos y la fisionomía de sus localidades. Así, Laredo, donde este viernes se celebrará la 'Batalla de Flores', ha decidido adoptar algunas medidas adicionales.

«Tenemos un plan de emergencia muy bien estudiado para cubrir cualquier incidencia que se produzca tanto en el 'Desembarco de Carlos V' como en la 'Batalla de Flores'», dice el alcalde, Juan Ramón López. «Pero, dadas las actuales circunstancias, vamos a reforzarlo colocando algunos obstáculos en los lugares en los que se desarrolla la celebración», es decir, en la Avenida de España y en a Alameda Miramar.

Además, precisa el regidor, el perímetro «tendrá la vigilancia suficiente como para responder inmediatamente a cualquier percance», tarea a la que será asignado «el mayor número de efectivos posible», subraya el alcalde, que hoy mismo ordenará la instalación de las barreras de protección.

Del mismo modo, Los Corrales, que este fin de semana inaugurará sus 'Guerras Cántabras', ha previsto redoblar la vigilancia en la celebración, a la que cada año asisten miles de visitantes.

«La fiesta atraviesa la localidad de norte a sur a través de la Avenida de Cantabria, lo cual hace ciertamente difícil impedir el acceso por cualquier de las calles adyacentes», explica el concejal de Seguridad Ciudadana, Mario Ordorica, que no obstante planea reforzar en lo posible la vigilancia en los cruces de la calle al paso del desfile.

También Santoña está estudiando la adopción de medidas extras que garanticen el buen desarrollo de las fiestas de la Virgen del Puerto, fijadas para la primera semana de septiembre.

«Llevamos dos días reunidos sopesando esas medidas», admite el concejal de Seguridad Ciudadana, José Ramón Fernández, al que preocupa especialmente el devenir de la multitudinaria procesión marítima que se va a celebrar el día 7, jueves. «Santoña está de por sí llena de bolardos», dice el edil, que, pese a ello, no desecha la posibilidad de obstaculizar las intersecciones de las calles por las que discurrirá la parada «con coches patrulla u otros vehículos municipales».

Eso y «aumentar el número de agentes dedicados a la vigilancia», que es lo que también piensa hacer Ampuero llegados los encierros. «Aquí, el mismo vallado de los encierros hace de obstáculo», recuerda el alcalde, Patricio Martínez, que también está estudiando la posibilidad de bloquear el paso por las calles adyacentes al recorrido usando vehículos propios.

«Todo sea por la tranquilidad de nuestros ciudadanos», dice Martínez, que este miércoles se reunirá con el delegado del Gobierno para estudiar con él, y con los responsables de las fuerzas de seguridad (la Guardia Civil y la Policía Local), la mejor manera de garantizar el bienestar de los miles de vecinos y visitantes que cada año se acercan a los encierros de Ampuero y a los que Samuel Ruiz pide expresamente su colaboración.

«Si se produce una emergencia, hagan caso solo de las comunicaciones oficiales, no se dejen llevar por los bulos que corren por las redes sociales y, sobre todo, comuniquen cualquier movimiento sospechoso al teléfono de alerta antiterrorista». Es el 902 822 066.

Fotos

Vídeos