Nace una cría de elefante africano con 100 kilos de peso en Cabárceno

La cría de elefante, esta mañana de lunes, al dar sus primeros pasos en Cabárceno. / DM .

El personal del parque celebra un acontecimiento «que es muy normal en Cantabria pero muy inusual en cualquier otro lugar de Europa»

José Carlos Rojo
JOSÉ CARLOS ROJOSantander

Nació pasadas las siete de la tarde de ayer, domingo, y este lunes por la mañana ya reunía la entereza suficiente para ponerse en pie y caminar junto a su madre por la pradera en el parque de la naturaleza de Cabárceno. «Estamos muy contentos porque aquí es muy común el nacimiento de elefantes; pero es algo muy inusual en el resto de zoológicos. Es el único espacio en Europa donde podemos presumir de tener un nacimiento de cría de esta especie al año. Y eso es un mérito si se tiene en cuenta que el periodo de gestación en estos animales se alarga hasta los 22 meses. Los individuos están muy bien en Cantabria», explica el director del parque, Miguel Otí.

El pequeño ya se ha alimentado de las mamas de su madre, una elefanta de 16 años llamada Hilda, y está perfectamente integrado en la manada. «Ha pesado unos 100 kilogramos y aún se desconoce si es macho o hembra». «Ahora lo más delicado es que la madre acepte a la cría, y por el momento parece que sí la quiere. Alguna vez ha habido rechazo y entonces tenemos que intervenir para alimentar al animal con biberón y es más complicado», concreta Otí. «Lo mejor es dejar actuar a la naturaleza, que la madre sepa defender a la cría del resto de miembros de la manada, especialmente de los machos jóvenes. Algo que en cualquier caso sucede igual en la naturaleza».

Los veterinarios del parque no han podido averiguar con certeza quién es el padre del pequeño elefante, ya que los dos machos reproductores de la manada han copulado con Hilda. Se trata de Jums, de 6.000 kilos y 42 años que vino del zoo inglés Howletts Park; y su hijo Jumar, que tiene 27 años y un peso aproximado de 4.000 kilos. Por ese motivo se llevarán a cabo pruebas de paternidad, dato que contribuirá a las investigaciones que sobre la reproducción de esta especie lleva a cabo el Parque de la Naturaleza de Cabárceno.

Son muchas las especies que encuentran en Cabárceno un espacio idóneo para la reproducción. Los últimos en venir al mundo en Cantabria fueron una cría de gorila y otra de cebra de Grévy. «Los espacios son muy abiertos, los animales no se sienten como en un zoo al uso porque la presión de las visitas no se percibe. La configuración de este parque ayuda a que los animales críen», concreta el director de Cabárceno. Las poblaciones crecen sobremanera en las cebras comunes, gamos, ciervos... «Hay animales que podrían reproducirse más, pero están controlados porque todo esto está reglado por una normativa europea que hay que seguir a rajatabla».

Fotos

Vídeos