Narbona recuerda a Tezanos que debe «seguir la línea» de la dirección política

Tezanos y Zuloaga, en Bezana, en una imagen de archivo
Tezanos y Zuloaga, en Bezana, en una imagen de archivo / Daniel Pedriza

La presidenta nacional del PSOE se posiciona con Zuloaga en la polémica de los cambios en el Gobierno ya que «ganó legítimamente las primarias en Cantabria»

Gonzalo Sellers
GONZALO SELLERSSantander

La presidenta del PSOE, Cristina Narbona, convertida en una de las voces más autorizadas de ese nuevo partido diseñado por Pedro Sánchez, entró este miércoles de lleno en el conflicto que sufre el socialismo cántabro, enfrentado por los cambios que el secretario general, Pablo Zuloaga, quiere hacer en las consejerías del Gobierno regional. La exministra de Medio Ambiente, sin desautorizar en ningún momento a la vicepresidenta del Gobierno regional, le recordó que tanto ella como sus consejeros deben colaborar con la dirección.

«Confío en que exista un acuerdo, a pesar de las dificultades que sin duda existen, para que quien ha ganado legítimamente las primarias en Cantabria pueda desarrollar el proyecto político con el que se impuso en ese proceso», dijo Narbona. Y fue más allá: «Quienes ocupan las instituciones han sido elegidos en una lista del PSOE y, por supuesto, deben de seguir la línea que marca el partido en cada territorio». Es decir, en Ferraz tienen claro que si Zuloaga se empeña en cambios, Díaz Tezanos y su equipo no deben atrincherarse en Peña Herbosa.

Pero la situación es mucho más compleja. El propio Zuloaga, ante la negativa de los consejeros socialistas, ya se ha reunido con Miguel Ángel Revilla para comunicarle las salidas que ha pensado y que se centran, sobre todo, en los departamentos que dirigen Tezanos y su mano derecha, Ramón Ruiz. El alcalde de Bezana quiere los relevos de los directores generales de Sodercán, Salvador Blanco; de Política Social, Ana Isabel Méndez; de Investigación y Universidades, Marta Domingo; de Cultura, Marina Bolado; de Deportes, Zara Ursugía, y otros tres altos cargos del Instituto Cántabro de Servicios Sociales: Vanesa Solórzano, José Luis Gallo y Judith Pérez, los dos últimos enfrentados en algún momento a Pedro Casares, a la sazón portavoz del Ayuntamiento de Santander, miembro de la Ejecutiva nacional y mano derecha de Zuloaga.

Sin embargo, la exsecretaria general del PSOE cántabro negó este miércoles que abordara nombres concretos de los cambios que su sucesor al frente del partido pretende acometer durante la reunión que mantuvieron esta misma semana. «No hemos llegado a ese nivel» en el encuentro mantenido en Bonifaz, aseguró.

«Quien ha ganado las primarias debe poder desarrollar su proyecto político» Cristina narbona. presidenta del psoe

Sin embargo, el líder del PSC-PSOE está dispuesto, incluso, a cesar a ambos miembros del Gobierno regional si se siguen oponiendo a los cambios que emanan de la dirección del partido. «Hasta ahora se ha hablado de segunda línea, pero (los cambios) pueden ir más arriba. La confianza, igual que se gana, se pierde», aseguraron a este periódico desde el entorno de Zuloaga, insistiendo en que «si no aceptan los cambios planteados serán relegados, porque nadie es imprescindible, aunque esperamos no tener que llegar a eso».

La pelota estaría entonces en el tejado de Miguel Ángel Revilla, uno con poder suficiente para cesar a un consejero si éste se niega a dimitir. Un escenario que no gusta nada al presidente cántabro y líder del PRC, partido que se siente muy cómodo asistiendo desde la barrera a las crisis internas propagadas por el resto de siglas.

Sensibilidades

En el PSOE esperan no tener que llegar a ese extremo. «Siempre he entendido que hay que trabajar por conciliar las distintas sensibilidades que hay en el Partido Socialista y por respetar también la pluralidad de opiniones que hay y las formas que siempre ha mantenido el PSOE. Es en lo que he trabajado y en lo que voy a seguir trabajando en el futuro», manifestó este miércoles Tezanos.

«Los altos cargos están haciendo una gestión eficaz y honrada» Eva díaz tezanos. vicepresidenta de cantabria

Pero la vicepresidenta regional, convencida de que los cambios propuestos por la nueva Ejecutiva son sólo una purga, volvió a salir en defensa de su equipo. «No solamente yo, como titular de la Consejería, sino que creo que la mayoría de los socialistas están orgullosos del trabajo que están desempeñando. Y lo que es más importante, que es un trabajo del cual se están beneficiando los ciudadanos de esta comunidad autónoma», destacó.

Narbona quiso poner una nota de optimismo en un escenario muy oscuro para el PSOE cántabro. «Nuestro partido no está acostumbrado a las bicefalias. Es verdad que ésta es una situación que para nosotros es nueva y es complicado de gestionar, pero yo creo que las bicefalias tienen también ventajas», consideró. Y puso dos ejemplos: «Permiten a quienes se ocupan del partido marcar las líneas fundamentales de orientación política, para que quienes están en las instituciones lleven a cabo la práctica cotidiana, es decir, lo que marca la dirección». Una visión que, seguro, no comparten muchos de los que antes ocupaban los sillones de la Ejecutiva.

Ver más

Fotos

Vídeos