«La nieve nos cubre hasta la cintura»

Varias personas retiran la nieve de las calles para facilitar el tránsito a los vecinos de Barrio, en Vega de Liébana. /Pedro Álvarez
Varias personas retiran la nieve de las calles para facilitar el tránsito a los vecinos de Barrio, en Vega de Liébana. / Pedro Álvarez

El temporal castiga a los pueblos altos de Cantabria. Tresviso está aislado desde el martes y hoy esperan al helicóptero con las provisiones

Pablo Pruneda
PABLO PRUNEDASantander

En Tresviso cuentan que la nieve «nos cubre ya hasta la cintura». En Caloca relatan que se han tenido que organizar para abrir, «pala en mano», los caminos para poder moverse por el pueblo. En Brañavieja, los trabajadores que han logrado llegar hasta la estación de esquí por una carretera impracticable explican que son ellos mismos -«no nos ha quedado más remedio»-los que se han puesto a retirar la nieve de los tejados. En Abiada, aunque no están aislados, asumen el temporal con la resignación de los expertos: «En casa, y a esperar que pase, que parece que va para largo». Y en San Roque de Riomiera lo tiene también muy claro: «Lo fundamental es no ponerse enfermo».

Balance de esta noche y previsión para hoy

La nieve sigue castigando a los pueblos más altos de Cantabria, que llevan ya casi una semana cubiertos por el manto blanco, tras una nueva jornada que volvió a dejar nuevos cortes y embolsamientos en la autovía que conecta con la meseta (A-67), puertos (los habituales) cerrados al tráfico y a más de mil alumnos de 22 centros educativos sin poder ir a clase. Aunque gracias al incansable trabajo de las quitanieves, tanto del Estado como de la Comunidad Autónoma, la circulación por la región no registro incidentes de gravedad.

Hoy, en toda España

Nevó con intensidad en las zonas altas y los copos se aproximaron a la costa, aunque sin cumplirse las alertas que habían activado los meteorólogos (habían advertido de una acumulación de dos centímetros a nivel del mar). La nieve se vio desde la playa, pero a distancia. En Santander, por ejemplo, la cima de Peñacabarga (596 metros) amaneció blanca y así permaneció durante toda la jornada. También nevó en Potes (291 metros).

Tresviso, incomunicado desde el martes

En Tresviso sus habitantes se encuentran incomunicados desde el pasado martes y las previsiones auguran que la nieve seguirá azotando esta localidad hasta bien entrado el fin de semana. La máquina municipal se estropeó a tan solo tres kilómetros del pueblo, por lo que los vecinos han tenido que quitar la nieve por sus propios medios. Hoy llegará al pueblo el helicóptero del 112 con provisiones. «Tenemos que ayudarnos los unos a los otros; esta mañana he tenido que subir al tejado de la casa de mi vecina para ayudarla a retirar la nieve que lo cubre», asegura una de las vecinas. El espesor de nieve llegaba ayer hasta el metro treinta centímetros, una situación de especial peligro para los tejados. «La nieve nos cubre hasta la cintura, no recuerdo una situación tan parecida desde el año 2015 en la que estuvimos varios días aislados (casi un mes)», cuenta esta vecina de Tresviso, quien además añade que su marido tuvo que recorrer a pie durante la mañana de ayer los tres kilómetros que separan el Valle de Urdía y Tresviso para sustituir la pieza que se había averiado de la quitanieves. Otro habitante cuenta que esta avería ha supuesto un grave problema para las carreteras, donde la acumulación de nieve hace imposible que se pueda circular. Sumado al hecho, asegura, de que para salir del pueblo es necesario subir todavía una altitud más alta de los 637 metros sobre el nivel del mar que tiene Tresviso.

Otra de las zonas que permaneció aislada fue Brañavieja, azotada por la nieve a lo largo de todo el día de ayer y donde los trabajadores de la estación de esquí, que se encuentra cerrada desde el lunes -hoy está previsto que vuelva a funcionar-, no pudieron acudir a su trabajo debido a la ventisca y a la presencia de capas de hielo en la carretera, que hacen muy peligrosa la circulación. «No nos ha quedado más remedio que retirar nosotros mismos la nieve de las cubiertas y entrada del alojamiento», confirmaban desde el Hotel La Corta Blanca.

Más de mil alumnos de 22 centros educativos de la región se quedaron sin poder ir a clase

Un trabajo tan laborioso como el que tuvieron que hacer los operarios del Ayuntamiento de Pesaguero en la localidad de Caloca. «Hemos tenido que abrir varios senderos entre las calles, hay 30 centímetros de nieve y resultaba imposible caminar por el pueblo», afirma uno de los miembros de la cuadrilla.

En Abiada, cerca de Brañavieja, la propietaria del bar El Nogal de la Hoz afirmaba que en estos casos lo más importante es ser previsor: «Las gente de este pueblo siempre estamos preparadas para situaciones de este tipo. Bajé a Reinosa la semana pasada e hice todas las compras que tenía que hacer para evitar ahorrarme salir a la carretera con este temporal». Esta vecina cuenta que no se encuentran aislados, pero que las carreteras son intransitables si no dispones de un todoterrenos o un vehículo adaptado para hacer frente a las adversas condiciones climatológicas. «Lo mejor es no salir si no es muy necesario. En casa hasta que pase el temporal que, por lo que nos cuentan, va a tardar en irse» concluye.

En la A-67 se repitieron los embolsamientos de camiones y a última hora hubo un corte total

En Casa Setién, en San Roque de Riomiera, relativizan. Allí opinan que son solo las complicaciones propias de esta época del año, que afectan especialmente a los ganaderos. La nieve también deja alguna anécdotas: «Llegó un matrimonio de holandeses que permaneció tres días en una cabaña cerca del pueblo y no se atrevió a bajar», apuntan. En esta localidad lamentan que algunos niños no han podido acudir al colegio, que se encuentra en Liérganes, a 17 kilómetros de San Roque de Riomiera. En cualquier caso, allí tienen claro que lo fundamental es abrigarse para «no ponerse enfermo».

En la autovía A-8, los vehículos también tuvieron problemas a causa de las granizadas

Así fue

Nieve hasta el fin de semana

La cota de nieve se mantendrá hoy entre los 200 y 300 metros subiendo a 400 metros y, según las previsiones, el temporal no disminuirá en zonas altas hasta el fin de semana. La Agencia Estatal de Meteorología señala que los cielos permanecerán nubosos, con presencia de chubascos y lluvias débiles, más intensos en el centro que en el este.

Las mayores heladas se localizarán en la franja oriental y sur de la comunidad autónoma. La mínima que se espera en Reinosa es de -6 grados, mientras que en Cabezón de la Sal se quedará en los 0 grados. Por otra parte, las máximas se registrarán en Santander, Torrelavega y Castro Urdiales, donde los termómetros llegarán a 8º.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos