La A-67, todo el día cortada primero por nieve y después por un camión volcado

Un camión vuelca en Fombellida y corta por completo la A-67./Sane
Un camión vuelca en Fombellida y corta por completo la A-67. / Sane

La Guardia Civil ha tenido que liberar a decenas de vehículos atrapados por la nieve esta mañana en la A-67 | El temporal deja sin colegio a 530 niños cántabros

N. G. U. | J. C. ROJO SANTANDER.

No solo la nieve ha venido hoy a complicar el tráfico en Cantabria. Después de que la A-67 se reabriera a la circulación al remitir las nevadas el vuelco de un camión la ha vuelto a cortar. Los carriles en dirección a Palencia permanecieron cerrados al tráfico desde las 13.16 horas hasta su retirada por la noche. La carga no ha llegado a desprenderse y el conductor ha salido ileso, según ha informado el 112. Las malas condiciones meteorológicas no están detrás de este accidente, según confirma la Guardia Civil de Tráfico, que destaca que en el momento de volcar la autovía estaba «en verde, abierta a la circulación» para todo tipo de vehículos. Sin embargo, las labores para mover el camión han sido complicadas y ha costado casi seis horas ponerlo en pie. Tambien ha sido necesario controlar el gasoil derramado. Siete horas despues del incidente, la vía seguía cortada.

Los problemas en la Autovía de la Meseta no tienen tregua y el accidente del camión viene a sumar otro capítulo a los generados por el temporal durante toda la jornada.

Primero, una fuerte ventisca sorprendió esta mañana, hacia las 11.00 horas, a decenas de vehículos que quedaron atrapados en la autovía A-67. La velocidad con la que la carretera se cubrió de nieve obligó a muchos automóviles a detenerse por las condiciones deslizantes del asfalto. La Guardia Civil intervino a la altura del viaducto de Montabliz, la zona más afectada, para liberar a unas cuarenta personas, entre adultos y menores. La DGT aconseja mantener la atención a la información actualizada al minuto en sus mapas digitales, porque la situación de transitabilidad cambia de forma constante.

A mediodía las dos vías de conexión de Cantabria con la Meseta, la autovía A-67 y la carretera N-611, al fin quedaron abiertas a todo tipo de vehículos. Camiones, autobuses, y vehículos articulados han abandonado las zonas de embolsamiento en Mataporquera, Reinosa y Arenas de Iguña. Aunque los cortes intermitentes están afectando a sendas vías durante todo el día porque las nevadas cambian la transitabilidad del asfalto en cuestión de minutos.

Un camión pierde la carga en la A-8

Lejos de allí, en la autovía A-8 a la altura de San Vicente de la Barquera (kilómetro 272,5) otro camión ha causado problemas en la circulación sobre la una de la tarde, al volcar su carga de troncos sobre la calzada. En este caso, solo el arcén ha tenido que quedar cortado hasta kas cinco de la tarde..

El temporal deja sin colegio a 530 niños

Un total de 530 alumnos de 21 centros educativos de Cantabria no han podido acudir a clase tampoco este lunes por la nieve, que ha causado dificultades en diversas carreteras de la región, afectando con ello a varias rutas de transporte escolar, lo que obligado al cierre de algunas de ellas y de los propios centros, cinco de los cuales no han podido abrir sus puertas. Según los datos aportados por la Consejería de Educación del Gobierno regional, este lunes han permanecido cerrados el colegio público de Bielva (Bielva), lo que ha afectado a ocho alumnos; el San Andrés de Luena (Luena), con 14; el Valle de Polaciones (Polaciones) con siete; y el Jerónimo Pérez Sáinz de la Maza y la Escuela de Hogar, ambos en Soba, con 38 y 9 estudiantes, respectivamente. A los colegios cerrados por la nieve se suma el Rodríguez de Celis, en Paracuelles, que ha estado abierto pero sin transporte, lo que ha perjudicado a 41 alumnos.

Con todo, la mayoría de alumnos afectados lo han sido por el cierre de algunas de las rutas de transporte escolar, especialmente, en Potes, con 111 (71 del Concepción Arenal y 40 del IES Jesús de Monasterio), y, en Reinosa, con 107 (80 del IES Montesclaros y 27 del Alto Ebro). Otras rutas de transporte escolar no han funcionado en su totalidad en los municipios de Selaya (30), Arenas de Iguña (40 afectados), Corvera de Toranzo (48), Matamorosa (11), Medio Cudeyo (4), Polientes (9), Puentenansa (35), San Pedro del Romeral (5), Campoo de Yuso (3). Tampoco han podido acudir al colegio Eugenio Perojo de Liérganes 10 alumnos pese a estar el centro abierto y funcionar el transporte escolar con normalidad.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) activó ayer la alerta naranja por nevadas en la zona centro y el valle de Villaverde, donde, según las predicciones, entre las nueve de la noche de ayer y las tres y media de la tarde de hoy se acumularán 5 centímetros de nieve por encima de los 500 metros. Además, en este mismo arco horario permanecerán en alerta amarilla tanto la comarca de Liébana, donde se esperan 10 centímetros de nieve por encima de los 700 metros, como la Cantabria del Ebro, donde se prevé que se acumulen 5 por encima de los 900.

Esto, producto del nuevo descenso de las temperaturas, especialmente notable en las mínimas en el sur y en las máximas en Campoo, que se aventura después de una tregua de apenas 24 horas que ha servido para ver pasar por Cantabria -aunque fugazmente, es verdad- valores que hacía días no se veían en un mapa del tiempo muy beligerante con la región.

En el aeropuerto, por ejemplo, se alcanzaron ayer los 14,6 grados. Un 'subidón' que también se percibió en Bárcena de Cicero (14,4), en Castro (13,8), en Laredo (13,7) y en Santander (13,2).

La carretera entre Piedrasluengas y Tina Menor se cerró por riesgo de avalanchas

En cuanto a las mínimas, Reinosa y Valderredible volvieron a encabezar el ranking, aunque esta vez con los termómetros sobre cero (0,6), por delante de Camaleño (0,9), Alto Campoo (1,3) y Polientes (1,5) en un domingo fresco pero más llevadero que el anterior.

Previsiones para esta semana

Lunes
Nevadas con acumulaciones de 5 centímetros por encima de los 500 metros y de 10 centímetros por encima de los 700. Precipitaciones generalizadas.
Martes
Rachas de viento muy fuertes en zonas altas de Liébana. Nevadas débiles por encima de 500 a 700 metros. Precipitaciones débiles en general.
Miércoles
Cielos muy nubosos o cubiertos, abriéndose claros a últimas horas del día, con precipitaciones en general débiles por la mañana en Liébana y Campoo.

Una de las primeras medidas contra la llegada de este nuevo frente fue cerrar, anoche, la CA-281 a la altura de Tudanca (en el tramo entre Tina Menor y Piedrasluengas) por riesgo de desprendimientos. «Es algo habitual cuando se acumula nieve. Ayer hubo una avalancha, lo han limpiado y por la noche la cierran como medida de seguridad», explicó el alcalde de Tudanca, Manuel Grande.

Incesante, la lluvia convirtió a Soba en el segundo lugar de España donde más precipitaciones se acumularon -29 litros por metro cuadrado- sólo por detrás del aeropuerto de San Sebastián (29,5) y por delante de la estación salmantina de La Covatilla (28,6).

Lejos de esos registros, Villacarriedo absorbió 17,6 litros por metro cuadrado, Castro Urdiales 14,7, San Felices de Buelna 14,6 y Torrelavega otros 13,8, todo ello hasta las seis de la tarde.

Empujada por el fuerte viento, Cantabria también llegó a asomarse a los guarismos nacionales de la mano de Alto Campoo, donde a eso de las tres y diez de la madrugada se registraron rachas de 74 kilómetros por hora, sólo mayores en Vizcaya (84), en Castellón y León (80) y en Santa Cruz de Tenerife (77). Tresviso, Castro Urdiales y Santander, donde soplaron rachas de viento de 61, 60 u 50 km/h. respectivamente, también soportaron los embates del viento.

Para hoy, lunes, la Agencia Estatal de Meteorología anuncia en Cantabria cielo cubierto disminuyendo a intervalos nubosos y lluvias y chubascos, que en la primera mitad del día pueden ser localmente persistentes y de cierta intensidad en el norte y más débiles y dispersos en el sur.

Alto Campoo recibió este fin de semana a 2.000 esquiadores

Las instalaciones de Alto Campoo recibieron el fin de semana a un total de 2.000 esquiadores, de acuerdo con el balance ofrecido ayer por el director de la estación, Joan Anton Font, que piensa que el número de visitantes podría haber sido mejor, puesto que nieve hay en abundancia, «pero las previsiones meteorológicas, al final, han acabado desanimando a muchos usuarios». Según Font, a la estación se acercaron 500 esquiadores el sábado y cerca de 1.500 ayer, domingo, cifras que espera que mejoren «a lo largo de los próximos días». No es el único objetivo a la vista. El director de Alto Campoo quiere sumar cien días de apertura, «una meta que no es difícil considerando que ya llevamos 68», recalcó Font, que no descarta incluso que se supere el centenar. Para ello, dice, «lo ideal ahora sería que nevara entre semana y que los fines de semana fuesen soleados y sin viento».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos