El nuevo ‘cerebro’ que protege al Gobierno

La renovación del Centro de Proceso de Datos y de 5.000 ordenadores ha costado 14 millones de euros

El Gobierno estrenó el nuevo Centro de Proceso de Datos (CPD) el pasado fin de semana/Celedonio Martínez
El Gobierno estrenó el nuevo Centro de Proceso de Datos (CPD) el pasado fin de semana / Celedonio Martínez
Enrique Munárriz
ENRIQUE MUNÁRRIZSantander

Desde fuera, nada hace sospechar que en el interior de este edificio se guardan celosamente los datos personales de cerca de 580.000 cántabros. Y que precisamente aquí, en una de las arterias principales de la ciudad, entre estos muros de hormigón, se atesoran los secretos del Gobierno regional, salvaguardan operaciones financieras millonarias y ‘cables’ sobre el futuro de Cantabria, y se gestionan 3,7 millones de documentos o contratos jugosos. En el corazón de este edificio, lleno de cajas negras con luces de colores, se encuentra desde el pasado fin de semana el nuevo ‘cerebro’ de la Administración, un entramado de 8.000 metros de cableado eléctrico que se encarga de que todo el engranaje del Ejecutivo trabaje a toda máquina y, a su vez, protege de los ciberataques que se reciben cada año los millones de datos que pasan a diario por los distintos departamentos.

La Consejería de Presidencia, dirigida por el regionalista Rafael de la Sierra, ha impulsado la renovación del Centro de Proceso de Datos y de todo el sistema informático –4.600 ordenadores, 400 portátiles y 800 servidores que dan soporte a más de 5.600 usuarios y aproximadamente 200 sedes– dentro del programa Osiris, que supone el desembolso de 32 millones de euros cofinanciados por los fondos Feder hasta 2020. Sólo el coste del material de las instalaciones y la maquinaria que se acaba de cambiar asciende a más de 14 millones de euros.

Presidencia estrena un centro de máxima seguridad para el desarrollo de toda la información de la región y blinda al Ejecutivo contra los ciberataques

Los riesgos de las empresas y las instituciones cada vez son mayores, y ninguna puede protegerse completamente ante ellos, porque los costes serían demasiado altos. Su única opción pasa por seleccionar la información más sensible, lo que los expertos llaman las «joyas de la corona», y blindarla. El Gobierno de Cantabria recibe cada año «miles» de ataques informáticos, la mayoría insignificantes, que llegan desde China, Rusia, Brasil o Estados Unidos, en su mayoría con la intención de sacar dinero o «sacar pliegos de contratos que luego se pueden vender a empresas que quieren concurrir a las licitaciones», y más recientemente del Estado Islámico, «que, usa métodos, procedimientos y herramientas del terrorismo. El hacktivismo y la ciberguerra constituyen una realidad incipiente y supone una de las mayores amenazas con las que se enfrentarán las sociedades occidentales». Las explicaciones las da el director general encargado de la seguridad, Ángel Ruiz, cuyo departamento se encuentra inmerso en la implantación de un plan de seguridad informática que da cumplimiento a las directrices marcadas por el Esquema Nacional de Seguridad, actualizado el pasado año, y que fija las estrategias de actuación.

«Afrontamos un reto desde el punto de vista de la informática y de la seguridad» Rafael de la Sierra Consejero de Presidencia

«La ciberguerra es una de las principales amenazas a las que se enfrenta Occidente» Ángel Ruiz Dir. de Innovación Tecnológica

La seguridad es de enorme importancia por el volumen de datos que se almacenan en este centro. Cuenta con control de acceso en cada una de las dependencias y un circuito cerrado de televisión. Incluye, además, la monitorización de condiciones ambientales de humedad y temperatura y dispone de un potente sistema de climatización que garantiza un óptimo rendimiento de los sistemas alojados.

El nuevo centro de atención a usuarios (CAU) también cuenta con una capacidad de atención de 70.000 incidencias y consultas al año. Da servicio 24 horas al día, las 365 jornadas del año, ejecutando aproximadamente unas 15.000 tareas técnicas. Todo con el «objetivo de consolidar un mismo modelo informático, que hasta ahora era prácticamente independiente en muchas sedes». El conjunto de los sistemas está por duplicado «por si falla algo que salte un parche que garantice su funcionamiento», explica Ruiz.

Copia por duplicado

ElCPD también dota al Gobierno de un eficiente sistema de copias de seguridad que garantiza la restauración de los datos contenidos en las aplicaciones informáticas en el caso de que se produzcan contingencias en los servicios informáticos corporativos. Tiene una arquitectura de sistemas totalmente redundada sin únicos puntos de fallo. La caída de un sistema por si solo nunca producirá una pérdida de servicio. Asimismo, da soporte a más de 140.000 expedientes de diferentes procedimientos administrativos, custodia aproximadamente un millón de firmas electrónicas a través de sistemas hardware específico y da respaldo a los sistemas del Servicio Cántabro de Salud (SCS).

De la Sierra aseguró que el bipartito «afronta un reto muy grande desde el punto de vista de la informática en general y de la seguridad en especial». «Se trata de un reto muy completo sobre el que vamos dando los pasos adecuados para, de un lado, cumplir con los requerimientos de la normativa y, de otro, evolucionar hacia  una sociedad distinta», recalcó antes de reconocer que ha habido «procesos muy importantes de cambios sustanciales que se han hecho sin que se hayan producido fallos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos