La ocupación hotelera en Cantabria «rozará el 100%» en julio

Un grupo de viajeros llegado ayer se agolpa en el recibidor de un hotel de Santander./Roberto Ruiz
Un grupo de viajeros llegado ayer se agolpa en el recibidor de un hotel de Santander. / Roberto Ruiz

La actuación de Enrique Iglesias en Santander y el Año Santo, que se está notando «más allá de Liébana», hacen que casi 9 de cada 10 plazas ya estén reservadas

DANIEL MARTÍNEZSantander

‘Sólo queda una habitación libre en este hotel’, ‘Reservado 52 veces en las últimas 24 horas’, ‘Cinco clientes están mirando este establecimiento en estos momentos’ e incluso, en algunos casos, ‘¡Qué pena!, se acaba de reservar nuestra última habitación disponible’. Son algunos de los rótulos que ayer aparecían a los clientes que buscaban una habitación en Santander, y en gran parte de los hoteles de la región, para las próximas semanas a través de Booking.com, una de las páginas más populares para encontrar alojamiento a través de internet. Cualquier otro portal daba resultados semejantes. En los mostradores de los hoteles confirman que no son sólo un cebo para que el turista cierre lo antes posible la compra. La ocupación para lo que queda de mes de julio está entre el 80% y el 90% y en algunas fechas concretas ya han puesto el cartel de completo.

«Los que saben cuándo van a tener vacaciones reservan con antelación, pero alrededor del 15% de los turistas lo hace a última hora», cuenta Pilar Cebrecos, jefa de recepción del Hotel Chiqui. Es decir, que si se repite esta tendencia, la ocupación este mes de julio no estará muy lejos del 100%. «Rozará esa cifra», asegura. Los datos que arrastra el sector desde el año pasado son positivos. Por eso los hosteleros encaran el verano con optimismo. «Hasta que no se cierre la temporada no podemos hacer el balance definitivo, pero la previsión es bastante buena», resume Cebrecos.

«Aunque en estas fechas ya solemos tener alta ocupación, ha habido un aumento por el concierto» Francisco Agudo (hotel santemar)

La mejora de la situación económica y el impulso turístico que está experimentado todo el país ayudan, pero también hay factores internos que tiran del carro. El más inmediato y evidente, el concierto de Enrique Iglesias en El Sardinero la próxima semana. Se estima que el 80% de las 23.000 entradas vendidas están en manos de seguidores del cantante de fuera de Cantabria. Una avalancha de visitantes que necesitarán un sitio en el que comer, tomar unas cañas, continuar la fiesta y también dormir. «El concierto claro que se ha notado en las reservas. Es verdad que ese fin de semana es habitualmente bueno, con ocupaciones altas en Santander, pero la demanda este año ha aumentado», cuenta Francisco Agudo, director del Santemar.

Leer más

Allí han notado que las reservas para los días 14 y 15 de julio han llegado antes y ‘culpan’ a este gran evento musical. Sobre todo ha crecido la demanda para el sábado, la noche del concierto. La mayoría de las 2.212 habitaciones que hay en toda la capital repartidas en 51 establecimientos están ya cubiertas. La prueba es que esa noche el precio mínimo para dos personas en la capital es de 300 euros. De ahí para arriba.

«Alrededor del 15% de los turistas que vienen a Santander hace la reserva a última hora» pilar cebreros (hotel chiqui)

Así que los que han decidido a última hora acudir a esta cita van a tener que rascarse el bolsillo. Y, por norma general, una vez hecho el esfuerzo –por el precio de la entrada y por el del alojamiento–, el turista ha optado por alargar su estancia en la región a todo el fin de semana. De viernes a domingo. Antes de disfrutar de uno de los cantantes latinos del momento –Enrique Iglesias ha elegido Santander como única parada de su gira mundial de este 2017, de ahí el gran número de asistentes de todos los puntos de España–, se darán una vuelta por Cantabria.

El tiempo

Para el responsable del Santemar, el hotel con mayor número de habitaciones de la capital, las «buenas perspectivas», que se traducen en dos puntos más de ocupación que en julio de 2016 –un año que ya fue bueno–, sólo pueden estropearse por un factor: el mal tiempo. Ya se notó hace una semana. Muchos turistas cambiaron de opinión cuando vieron la previsión meteorológica. «Pasa siempre». Si el sol acompaña, acabarán llamando los clientes habituales que suelen elegir Santander para pasar unos días de verano y aquellos que tienen pensado asistir a muchas de las actividades culturales y de ocio programadas para las próximas semanas en la ciudad.

«Tenemos cerca del 90% de las camas ocupadas. Es la tónica habitual también fuera de la capital» José Carlos Campos (paradores de santillana del mar)

Los hoteles de la capital tienen por delante un mes de julio que, si nada se tuerce, dejará grandes números. Después del concierto enmarcado dentro de las actividades culturales del Año Jubilar Lebaniego, llega la Semana Grande, los conciertos de la campa de La Magdalena, la feria Arte Santander...

«Está claro que julio es un mes con un alto grado de ocupación, pero lo interesante es que venimos registrando cifras muy elevadas también en mayo y junio», confirma Miriam Díaz, concejala de Turismo del Ayuntamiento de Santander. Durante varias semanas consecutivas se han alcanzado porcentajes del 80%. A su entender, las razón se encuentra, además de los atractivos propios de la ciudad y la mejora de la situación económica, en la apuesta por el turismo de congresos, que ha logrado desestacionalizar el turismo. La prueba es que «no sólo se ha rozado el lleno durante los últimos meses los sábados y domingos; también de miércoles a viernes».

«Desde mayo ya hay porcentajes altos. Se está desestacionalizando el turismo con los congresos» Miriam díaz (concejala de turismo)

Díaz recuerda que aquellos que durante todo julio visiten la ciudad tendrán a su disposición un ejército de 20 informadores turísticos –en invierno son seis–, a los que se sumarán otros 15 procedentes de un taller de empleo. Podrán dirigirse a ellos de forma presencial en los puntos de información o a través de la redes sociales.

Altas tasas en toda la región

Pero no sólo la ocupación será alta en Santander. También en otros puntos turísticos de la región tendrán que levantar el teléfono y decir a los clientes que ya no tienen plazas disponibles. «Nosotros, para julio tenemos ya completas entre el 85% y el 90% de las habitaciones y es la tónica habitual en otros establecimientos de localidades más pequeñas, prácticamente igual que la capital», precisa José Carlos Campos, director de los paradores de Santillana del Mar, Limpias y Potes. En su opinión, ha sido fundamental el impulso del Año Santo, que ha llenado Liébana y ha contagiado al resto de la región.

Con este horizonte, la mayoría de empresarios han optado por elevar los precios. El mercado ahora sí que lo permite. La Asociación de Hosteleros de Cantabria señala que alrededor de un 10%. Algo menos, corrigen los empresarios. Después de una crisis «muy dura» que obligó a hacer esfuerzos, en 2015 pudieron volver a incrementar el margen de beneficio. Este verano otro poco, pero «sin grandes alegrías».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos