Once alcaldes cántabros cobran más de 40.000 euros

Once alcaldes cántabros cobran más de 40.000 euros
Javier Cotera

La regidora de Santander, Gema Igual, encabezó con 58.721 euros el ranking de los mejor pagados junto a Torrelavega y El Astillero

Enrique Munárriz
ENRIQUE MUNÁRRIZSantander

Dicen que quejarse por el sueldo es casi un deporte nacional. Y la política no es una excepción. «Ser alcaldesa resulta caro», aseguraba recientemente Manuela Carmena, la regidora madrileña. Sin embargo, las generalizaciones no son buenas. Y, de nuevo, en política tampoco, pues es imposible dar una sola respuesta a la pregunta sobre si están bien retribuidos los alcaldes. Todo depende de la óptica del cristal con el que se mire. Porque las contestaciones son tantas como ayuntamientos hay en Cantabria. De los 58.571 euros que recibe la alcaldesa de Santander, Gema Igual (PP), por su dedicación exclusiva; a los 246 euros de Riotuerto, Alfredo Madrazo (PRC); pasando por la no retribución del de Cieza, Agustín Saiz (PP), uno de los más veteranos de Cantabria, que se quitó el año pasado el sueldo por su dedicación parcial. El ranking facilitado por el Gobierno central lo encabezan 11 municipios cuyos primeros ediles rozan o superan los 40.000 de salario bruto.

Un informe del Ministerio de Hacienda, elaborado con datos de 2016, pone sobre la mesa todos estos conceptos y ordena el dinero que los regidores se llevan a final de año a casa. Desde el pasado año, los 102 consistorios están obligados a a comunicar al departamento de Cristóbal Montoro las retribuciones percibidas por los regidores en su condición de representantes locales, ya sea como salario bruto como por dietas de asistencia a los plenos.

La alcaldesa de Santander es la representante local que más dinero percibe de los presupuestos municipales, superando la barrera de los 58.000 euros, algo lógico teniendo en cuenta que gobierna la ciudad más poblada de la región. Su salario está bastante alejado del tope de 80.000 euros fijado por Hacienda para los consistorios que cuenten con una población entre 150.000 y 300.000 habitantes. Su antecesor en el cargo, Íñigo de la Serna, que le cedió el bastón de mando a Gema Igual para convertirse en ministro de Fomento, se redujo un 8% al comienzo de la legislatura y ella lo ha mantenido en la misma línea.

Los mejor pagados

Gema Igual (Santander)
Recibe un salario de 58.571 euros anuales por dirigir la ciudad con más población.
J. M. Cruz Viadero (Torrelavega)
El socialista cobra 52.092 euros con un tercio de la población de la capital.
Francisco Ortiz (El Astillero)
El también diputado regionalista percibe una asignación de 48.500 euros.
J. R. López Visitación (Laredo)
Salta a la cuarta posición con 45.000 euros tras la salida del regidor de Reinosa.
Pablo Zuloaga (Bezana)
El líder del PSOE, que ganó las primarias este año, fijo su salario en 43.341.

De la información suministrada por los ayuntamientos a Hacienda referente a 2016, le sigue el de Torrelavega, José Manuel Cruz Viadero (PSOE), con 52.092 euros, seis menos que su homóloga de la capital cántabra. Por orden de población tendría que aparecer el tercero Camargo –está el 13– pero surge El Astillero, donde el regionalista Francisco Ortiz, que también es diputado, tiene unos ingresos de 48.500 euros.

Reinosa sale de la lista

El caso de Reinosa, que ocupaba el cuarto lugar hace dos años, merece capítulo aparte. José Miguel Barrio se alzó con el bastón de mando en 2015 gobernando en minoría con seis de los 13 concejales. En el primer pleno se acordó que el regidor debía tener sueldo con los votos favorables del PRC y PP y se lo fijó en 45.117 euros. El problema fue que, durante la campaña electoral, Barrio había recalcado que como su jubilación estaba próxima no iba a ponerse un sueldo. Este ‘Donde dije digo, digo Diego’ le llevo a salir incluso en el programa de El Objetivo de Ana Pastor en la Sexta, donde le sacaron los colores en prime time. La oposición aprovechó el ruido mediático para incluir una moción de urgencia en el pleno del febrero del año pasado, cuyo contenido no se conoció hasta el último momento, y le retiró la dedicación exclusiva para que cumpliese, a la fuerza, con su palabra.

Incluso el portavoz socialista, Emiliano Corral (PSOE), que otrora fue su socio en el Ayuntamiento, le espetó públicamente: «Por la boca muere el pez». Entonces Barrio se jubiló pero presentó un contencioso administrativo contra esta media en una suerte de rehabilitación moral en la que la justicia le dio la razón. A día de hoy, como jubilado, cobra las dietas como consejero de Cantur y de Emuprosa, la empresa de promoción pública de Reinosa.

Algunos de los más austeros

Jaime Díez (Ruente)
Este regidor se lleva 910 euros al año por las dietas de asistir a los plenos.
Juan José Alonso (Escalante)
No recibe una remuneración directa y se lleva 870 por las dietas.
Patricio Martínez (Ampuero)
Compatibiliza su trabajo en MARE con el bastón de mando. Cobró 739 euros.
Tarsicio Gómez (Miera)
Es camarero en Los Picos de Liérganes y percibe en dietas 280 euros.
Alfredo Madrazo (Riotuerto)
Este profesor de la Universidad de Cantabria ingresa del municipio 246 euros.

Al saltarse este puesto, dos socialistas completan el top cinco: el de Laredo, José Ramón López Visitación(45.000 euros), y el de Bezana y actual secretario general del PSOE, Pablo Zuloaga (43.341). En la misma franja, está Javier Incera, de Colindres. Según Hacienda, el regidor es uno de los 28 que no ha remitido la información correspondiente al Gobierno central. Incera, que no tiene ningún problema en reconocer su sueldo nada más descolgar el teléfono ya que lo considerar un dato público, achaca esta cuestión a un tramite burocrático o administrativo y explica que Colindres «es un ayuntamiento de los que siempre cumple».

En el abanico de los 40.000 euros también se mueve el alcalde de Suances, Andrés Ruiz Moya (PSOE), que con sus 8.645 habitantes está 3.000 euros por debajo de lo que fija la ley, y el de Campoo de Enmedio, el popular Pedro Manuel Martínez, quien estrenó en 2011 el bastón de mando con un sueldo de 45.000 euros, el mismo salario que tenía como funcionario del Ayuntamiento de Santander, pero al llegar el PP al Gobierno central tuvo que bajarse el sueldo. Para tratar de atajar la crisis, los populares impulsaron la Ley de Reforma Local, que cambió las reglas del juego e impuso un tope salarial en función de sus habitantes. Martínez fue uno de los primeros ediles que se vio afectado por este cambio normativo. Pasó de los 45.000 a 40.000 euros anuales al dirigir un municipio con entre 1.000 y 5.000 habitantes.

Por la mínima

Para no superar la barrera de los 40.000 euros brutos, las máximas autoridades de Bárcena de Cicero, Gumersindo Ranero (PRC), Guriezo, Narciso Ibarra (PSOE), y Piélagos, Verónica Samperio, se lo fijaron en 39.999 euros. Los dos primeros se quedaron a un euro del tope fijado por Hacienda, mientras que la regidora de Piélagos, con 24.918 habitantes, está 15.000 euros por debajo de su máximo.

En el lado opuesto de la balanza se encuentran varios municipios de pequeñas dimensiones en los que los ediles solo perciben dietas. El ejemplo son los regidores de Riotuerto, Alfredo Madrazo (PRC), que solo cobró 246 euros en 2016; el de Miera, Tarsicio Gómez (PRC), con 280 euros;o el de Ampuero, Patricio Martínez (PP), con 789 euros. Todos se dedican a otra profesión de donde sacan su salario principal. También hay otros como Polanco (Rosa Díaz), Valderredible (Fernando Fernández), Ángel Sáinz (Villacarriedo) o Arnuero (José Manuel Igual) en el que sus regidores cobran como diputados del Parlamento y alivian sus honorarios a las arcas locales.

Aún así, estos no son los regidores a los que menos se les compensa por su esfuerzo.  Hay siete pueblos que no dan percepción alguna a sus dirigentes. Herrerías, Pesquera, Polaciones, Santiurde de Toranzo, Saro, Villafufre y Cieza, cuyo alcalde, Agustín Saiz, tomó la decisión de retirarse el suelo ahorrando a las arcas municipales 12.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos