La organizadora del 'Delirium Festival' culpa a William Morris Entertainment de las cancelaciones

Vicente de la Fuente, coordinador general del ‘Delirium Festival’./ROBERTO RUIZ
Vicente de la Fuente, coordinador general del ‘Delirium Festival’. / ROBERTO RUIZ

Vicente de la Fuente, socio de la productora Great Music, asegura que «pagamos a todos los artistas pero cancelaron a última hora»

María de las Cuevas
MARÍA DE LAS CUEVASSantander

La productora del festival de música electrónica 'Delirium Festival' rompe su silencio tres semanas después del aluvión de críticas recibidas por la aparente falta de organización del evento celebrado en Ajo el 12 y 13 de agosto que dio lugar a múltiples incidentes y a acusaciones de estafa contra la organización. Los cinco socios de 'Delirium Festival' -Vicente de La Fuente, Cristian González, Javier Díaz, Jesús Bautista y Alejandro Vázquez-, aseguran que han cumplido cada punto de los contratos con los artistas, así como los ratios de seguridad y salubridad del plan del Gobierno diseñado para el festival. De La Fuente, coordinador general del evento, explica la versión de la productora, adjuntando los comprobantes de pago efectuados a los tres DJs cancelados, «por un valor de 233.900 euros».

-¿Alguien se podía imaginar este final de fiesta?

-Pues no, es decepcionante y frustrante. Llevamos un año de trabajo para organizar el evento en el que habíamos invertido 1.200.000 euros. Teníamos la ilusión de que este festival fuera de largo recorrido y se colocase en unos años en uno de los más importantes de España. La realidad es que han destrozado nuestra marca y hemos perdido el dinero.

Ver más

-¿Quién es el culpable?

-Hacemos totalmente responsable a la empresa londinense William Morris Entertainment de la cancelación unilateral, en bloque, de tres DJs, al igual que del lucro cesante del festival y ya la hemos denunciado. Todos los artistas habían cobrado la totalidad de sus cachés, a excepción de DJ Snake, que debido a su historial inestable con continuas cancelaciones, iba a cobrar la segunda mitad del contrato el 12 de agosto, para asegurarnos su actuación. El 8 de junio pagamos a DJ Snake 54.000 euros, el 9 de agosto 27.000 euros y tres días más tarde nos anuló, ¿cómo se entiende eso?

-Se les ha acusado de impago, escasa seguridad, falta de limpieza...

-La organización del festival ha cumplido los ratios establecidos por el plan de Seguridad y Salubridad diseñados por el Gobierno de Cantabria, para lo que nos reunimos en más de una ocasión. Respecto a las duchas, aclarar que habíamos contratado 50.000 litros de agua; sobre las quejas de pagar 10 euros por la recarga del teléfono móvil, entendemos que todos los servicios que ofrecemos tienen un precio. Y acerca de la falta de limpieza, señalar que había 20 cubos de basura repartidos por el camping con capacidad para 1.100 litros, pero la gente no los usaba, se limitaba a tirar la basura junto a sus tiendas. El camión de recogida de basura pasaba a diario sin tener que recoger ningún cubo porque estaban vacíos, lo que explica el vertedero que se originó en la campa. La gente no ha valorado ni cuidado el paraje natural maravilloso donde se celebraba el festival. Nuestro compromiso ha sido con el cabo, para que quedase en perfecto estado y, finalmente, lo conseguimos.

-¿Cómo se explica el incidente con el coche en el interior del recinto?

-El personal de seguridad no supo como controlar las acciones vandálicas que estaban aconteciendo cuando 300 personas entraron a saquear literalmente el festival. En ese momento de caos, un miembro de seguridad arrinconó con su vehículo a uno de los asaltantes contra la valla. Solo hay que ver el vídeo para entender la impotencia. Esta gente después vendía las botellas robadas. También robaron en una taquilla una cantidad de dinero que desconocemos, máquinas expendedoras, asientos y dos datáfonos. Denunciamos tajantemente todas las acciones delictivas e incívicas que se produjeron y recibirán su correspondiente respuesta legal.

Caos, asalto al bar, basura y un incidente con un coche

Nadie esperaba un fin de fiesta marcado por el descontento y los incidentes. Pero así fue como terminó el ‘Delirium Festival’, tras la cancelación de tres artistas cabezas de cartel. A este hecho se sumaron quejas por falta de seguridad y deficiencias en las instalaciones, como baños y duchas. Finalmente, un grupo de 300 personas decidió tomarse la justicia por su mano. Dos horas después de que el festival hubiera finalizado, a las 11.00 de la mañana, tiraron la valla, irrumpieron en el recinto y asaltaron el bar. Un vídeo que se ha hecho viral recoge un incidente con un coche dentro del propio recinto cerrado.

-¿Cumplía el festival el ratio de seguridad necesario para un evento de esas características?

-Sí, habíamos contratado un ratio de seguridad suficiente, e incluso superior al de otros festivales. Lo que no habíamos previsto eran antidisturbios, lógicamente. Contábamos con un equipo de seguridad privada de 48 personas y se quedaban a dormir 12, a quienes -por cierto- les robaron la tienda. Además, ante los saqueos, contratamos un refuerzo de seis más.

-¿Se les critica por avisar de la cancelación con el festival en marcha?

-Avisamos en cuando tuvimos noticia de ello. Nos enteramos por una carta de William Morris el 12 de agosto y, en ese momento, informamos en las redes sociales. Había que tomar una decisión y no fue fácil. Se barajó suspender el festival, pero pensamos que con 10.000 personas acampadas era mejor proseguir, si no, hubiera sido una batalla campal.

-¿Han contemplado devolver el dinero de la entrada?

-No podemos devolver la entrada de un festival que se ha ejecutado en un 95%, en el que actuaron algunos de los mejores DJs de España. A nosotros tampoco nos han devuelto el dinero de los cachés. Solo se habla de lo que salió mal, pero hubo gente satisfecha y artistas que disfrutaron del evento.

Fotos

Vídeos