El Parlamento obliga a Gómez y a Carrancio a repartirse la portavocía del Grupo Mixto

Eran otros tiempos. Carrancio y Rubén Gómez conversan al inicio de una sesión parlamentaria/Daniel Pedriza
Eran otros tiempos. Carrancio y Rubén Gómez conversan al inicio de una sesión parlamentaria / Daniel Pedriza

Los dos diputados se turnarán por semanas o meses para presentar iniciativas y repartirán el tiempo de sus intervenciones en el pleno de la Cámara

ENRIQUE MUNÁRRIZ ER.

Ante la imposibilidad de que los diputados Rubén Gómez y Juan Ramón Carrancio lleguen a un entendimiento sobre el reparto de sus funciones en el Grupo Mixto, los letrados de la Cámara han optado por una decisión 'salomónica': rotar la portavocía. Así se desprende del nuevo reglamento de funcionamiento de este grupo, que hasta ahora no existía y que está en fase de borrador, lo que implica que durante la mitad del periodo de sesiones Ciudadanos, bajo cuyas siglas se presentaron los dos diputados en las elecciones autonómicas de 2015, no pueda presentar iniciativas parlamentarias. Lo que todavía está pendiente de resolver es si el reparto se realiza por meses o por semanas.

En cualquier caso, la nueva situación limitará la acción de Gómez y de Carrancio -sólo podrán presentar enmiendas a la totalidad el que ostente en ese momento el cargo- y les obligará a repartirse a la mitad el tiempo durante sus intervenciones ante el pleno de la Cámara. De momento, lo que han conseguido es mantener ambos su sueldo y las subvenciones que han estado recibiendo hasta la fecha.

Los parlamentarios se mantendrán en las comisiones que tenían asignadas hasta la fecha

Rubén Gómez seguirá figurando como portavoz titular, como venía haciendo hasta la fecha, y recibirá su complemento de sueldo independientemente de que Carrancio ocupe ese cargo a tiempo parcial.

Y el diputado independiente mantendrá su complemento como miembro de la mesa. En principio, ambos permanecerán al frente de las comisiones que tenían asignadas desde el comienzo de la legislatura.

Esta nueva situación entrará en vigor de forma inmediata, en unas semanas, después de que el pasado septiembre los servicios jurídicos del Parlamento de Cantabria considerasen en un informe emitido por el letrado-secretario general de la Cámara que existía un «vacío legal» en el reglamento que hacía imposible expulsar a Juan Ramón Carrancio del Grupo Mixto como pedía Ciudadanos.

El letrado consideró que precisamente el Grupo Mixto viene definido por la diversidad de sus miembros y añadió que la principal característica que suele definir al mismo es que «no se precisa una vinculación ideológica de sus miembros». De ahí que sea precisamente este tipo de agrupación parlamentaria, es decir, el Grupo Mixto, «el único del que se prevé presente una normativa interna de funcionamiento».

En base a esa última aseveración, el letrado planteó en su informe elevado a la Mesa del Parlamento que es preciso que el Grupo Mixto de la Cámara cántabra apruebe «unas normas para prever su funcionamiento», petición que había sido formulada en su día por el diputado Carrancio. El que fuera líder de Ciudadanos abandonó el partido a comienzos de junio tras ceder el control de la formación naranja a Félix Álvarez e inmerso en una investigación judicial. Su defensa en los tribunales de Fernando Dou, policía local que fue acusado por compaginar este trabajo con el de organizador de la campaña electoral de Ciudadanos, desembocó en una denuncia por falsedad documental.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos