Carcajadas y aplausos dentro del avión tras la expulsión de la mujer ebria

. / Imágenes cedidas por la Cadena Ser

El piloto de un vuelo Alicante-Dublín decidió tomar tierra en Santander y echar del aparato a una pasajera y a su acompañante por su actitud «conflictiva»

Daniel Martínez
DANIEL MARTÍNEZSantander

Carcajadas, aplausos a la labor de la Guardia Civil de Cantabria y gritos de 'See you soon!' (¡Hasta pronto!) a la pasajera díscola. Los viajeros del vuelo Alicante-Dublín que ayer tomó tierra en Santander tras la decisión del comandante de expulsar a una mujer en estado de embriaguez fue tomada con gran sentido del humor. Imágenes cedidas a este periódico por la Cadena Ser, que habían grabado testigos del incidente, muestran el momento en el que la mujer y su acompañante son echados de la aeronave y el revuelo formado en el interior del avión.

El piloto del aparato de Ryanair no se anduvo con medias tintas y cortó por lo sano. Cuando el personal de cabina le comunicó que una persona «en actitud agresiva» estaba interrumpiendo el normal funcionamiento del vuelo decidió aterrizar el avión y dejarle, tanto a ella como a su pareja, en tierra antes de continuar el trayecto.

Dio la casualidad de que eso ocurrió justamente cuando el aparato sobrevolaba Santander. Así que a eso de las 15.57 horas de ayer (73 minutos después de haber despegado del aeropuerto levantino), una aeronave de la compañía de bajo coste irlandesa tomó tierra en el Seve Ballesteros de la capital cántabra, dejó a los dos pasajeros «conflictivos» y en poco más de media hora tomó rumbo a las islas británicas.

Según confirmaron los agentes de la Guardia Civil destinados en el aeródromo de Parayas, el comandante solicitó a los controladores tomar tierra después de comprobar que una mujer adulta de alrededor de 55 años y nacionalidad irlandesa en estado de embriaguez, estaba protagonizando con su pareja un altercado a bordo del avión. Desde la torre de control se informó a los agentes, que esperaron en la pista la llegaba del aparato y cuando llegó procedieron a entrar en el avión, calmar a la mujer y llevar a las dependencias policiales a los dos individuos, que no ofrecieron resistencia.

«Han sido identificados y se les va a formular una denuncia por los hechos que ha descrito el comandante del avión», apuntan desde la Benemérita. En concreto, se han instruido diligencias por una infracción contra la Ley de Seguridad Aérea. Posteriormente, han quedado en libertad.

De hecho, quienes pasaran por el Seve Ballesteros a partir de las 16.30 horas muy probablemente se percataran de su presencia. Porque, debido a su actitud, no pasaron desapercibidos. Durante un largo espacio de tiempo pasaron de ventanilla en ventanilla en busca de información e intentando conseguir otro billete que les llevara a su destino. Preguntados por este periódico, prefirieron no hacer declaraciones. Mientras, el avión pudo despegar a las 17.00 horas y continuar su trayecto con «total normalidad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos