«Pedimos que se audite a la empresa del servicio de socorrismo en las playas»

Javier Senent, presidente de Cruz Roja Española, ayer, en Santander./ROBERTO RUIZ
Javier Senent, presidente de Cruz Roja Española, ayer, en Santander. / ROBERTO RUIZ

Tras perder el concurso de vigilancia en los arenales de Santander, Cruz Roja alerta sobre «nuevas empresas sin experiencia que entran en el sector humanitario» Javier Senent Presidente Cruz Roja Española

María de las Cuevas
MARÍA DE LAS CUEVASSantander

El presidente de Cruz Roja Española, Javier Senent, defiende una forma de trabajar «pragmática, sin especulaciones» ya que la organización atiende necesidades humanas. En su visita a Santander, con motivo del Sorteo de Oro de Cruz Roja, que este año se celebró en el Paraninfo de la Magdalena, Senent repasó algunas de las claves de la crisis migratoria, con «un cuello de botella» difícil de localizar, que impide a los inmigrantes dejar atrás el sufrimiento. Sobre el servicio de socorrismo en las playas de Santander, consideró que «debería primar la experiencia sobre la cuantía económica».

-¿Qué opina de la pérdida de la concesión del servicio de socorrismo en las playas en Santander?

-Estamos en una economía de mercado y lo respeto, si bien nos llama la atención y sorprende que empresas nuevas estén entrando en el sector humanitario en el que no tienen experiencia. Estas empresas tienen todo el derecho a competir, evidentemente, pero también es cierto que el papel lo soporta todo y otra cosa es el día a día. Por eso, pedimos que se vigile y se audite a la empresa para comprobar que cumple con todo lo que dice el pliego de condiciones y con los términos del concurso. Los ciudadanos tienen derecho a ser protegidos por las Administraciones. El salvamento es un sector en el que la experiencia y la capacidad de las personas es fundamental, ya que en segundos se debate entre la vida o la muerte. Por eso, si fuera mi responsabilidad lo miraría mucho.

-Tras 20 años al frente de este servicio, ¿les pilló por sorpresa quedarse fuera?

-Ya ha ocurrido en otras comunidades. Es lógico que los ayuntamientos miren la partida económica, pero no es bueno, ni se justifica, que este punto sea el único condicionante para adjudicar un concurso. Hay un proyecto que se presenta, habría que equilibrar más las partes. Respecto a la adjudicataria, si cumple los términos del concurso me parece perfecto que lo haga. Son los ciudadanos quienes sufren el agravio si no reciben los recursos ofertados. Estamos hablando de que puede costar una vida. Hablo en términos generales, no de este caso concreto. Los proyectos que reducen las partidas económicas, casi bajas temerarias, implican salarios que pueden causar conflictos con los trabajadores, como ha pasado en Alicante, donde los socorristas han ido a la huelga y se ha producido la suspensión de la adjudicación.

-¿Cuánto han recaudado en el Sorteo de Oro, una de las principales vías para financiar la organización?

-El grado de aceptación de la gente con este sorteo nos sirve para medir el apoyo que tenemos en la sociedad. Es muy importante como nos vean, ya que somos una organización que vivimos de la confianza de las personas. Este año ha sido un éxito, hemos vuelto a superar nuestro techo y hemos crecido un 4,4% respecto al año anterior, algo importante en el contexto de crisis en el que estamos. La recaudación de 35 millones de euros -restando los seis millones y medio para los premios y otros gastos- se repartirá entre las 600 asambleas locales distribuidas por toda España.

«La experiencia es fundamental para una actividad en la que la vida de alguien está en juego»

-¿A qué se destinará en Cantabria?

-Aquí tenemos tres líneas de actuación, que son los inmigrantes, 500 personas acogidas y el compromiso de aumentar en 20 plazas más; programas de formación para que sean independientes; atención a los mayores, ya que tenemos una de las tasas más altas del mundo en población envejecida y por lo tanto van a depender en un alto grado del trabajo de las personas inmigrantes. Tenemos programas laborales con tasas de inserción laboral de 38% de personas que encuentran trabajo y que sabemos que sin esta formación jamás hubieran tenido acceso. Tenemos a 4.000 empresas colaborando con nosotros.

-¿Qué falla en la política de migración para que España haya reducido la cuota de acogida de 17.000 refugiados a 1.300?

- Creemos que no se está dando la respuesta adecuada, pero no sabemos dónde se produce el cuello de botella que deja a los refugiados en campos de refugiados en unas condiciones muy duras. Cruz Roja defiende la ayuda desde el origen, les facilitamos ropa, alimentos y les acompañamos a hacer los trámites legales de solicitantes de asilo. No hay que caer en la demagogia, tienen que seguir adecuadamente el proceso para que se les reconozca, si no les será denegada. Falta trabajo en equipo de empresas, administraciones y ONG.

«Hoy existen trabajadores pobres, que trabajan todo el mes y no llegan a fin de mes, y es muy triste»

-¿En qué podríamos mejorar?

-En España fallamos en el proceso de filiación para detectar la idea que tiene la persona inmigrante, si quiere quedarse en nuestro país o no, es importante para planificar qué tipo de ayuda prestarles. No es lo mismo si está de paso o si es su destino final. Hay que conocer su mentalidad. Estamos tomando medidas paliativas, pero tenemos que adoptar iniciativas y utilizar la imaginación para plantear proyectos y la mejor manera de integrarles en la sociedad.

-¿Cuál es el principal objetivo de Cruz Roja en este momento?

-Ofrecer ayuda de emergencia a las familias más desfavorecidas, con cargas familiares y miembros en paro. Dar ayuda a los trabajadores pobres, a los que trabajan todo el mes y no llegan a fin de mes, que es muy triste. También, a los jóvenes parados son un colectivo receptor de ayuda. En Cruz Roja trabajamos de forma pragmática, no podemos especular cuando la gente lo está pasando mal. Tenemos que actuar muy rápido, bien y resolviendo problemas. Respecto a las crisis humanitarias, cuando ocurre un desastre natural, el objetivo de la organización es dar un paso más allá y ayudar a la sociedad a poner en marcha su economía. Para ello, estamos investigando y dando formación. Trabajamos para asegurar los derechos humanos y denunciarlo cuando no se cumplan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos