Más de mil personas esperan a que el Gobierno les reconozca su dependencia

Javier Cotera

El Ejecutivo asegura que es una cifra «normal» si se tiene en cuenta el tiempo que transcurre mientras se completa el proceso administrativo

Jesús Lastra
JESÚS LASTRASantander

Más de mil personas en Cantabria han pedido que se les reconozca su situación de dependencia, con la consiguiente prestación, y están a la espera de que el Gobierno autonómico resuelva su expediente. Así consta en la información remitida al Parlamento regional por la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social, que cifra en 1.090 las solicitudes que aún están pendientes de aprobación.

No sólo eso, sino que los datos del Ejecutivo, aportados como respuesta a preguntas del diputado de Podemos Alberto Bolado, van más allá. Por ejemplo, durante el primer trimestre de 2017 se cursaron 606 peticiones. Eso sí, la Consejería precisa que «no hay ninguna persona con resolución de Prestación para el Cuidado en el Entorno Familiar (PCEF) que se encuentre a la espera del cobro de la prestación». Desde el departamento que dirige Eva Díaz Tezanos igualmente se hace referencia a los plazos: «Desde el reconocimiento de la situación de dependencia hasta que se emite, en su caso, resolución de prestación económica para cuidados en el entorno familiar, el periodo medio de espera es de 91,68 días».

El subdirector de Dependencia, Miguel Ángel Cavia, adscrito al instituto Cántabro de Asuntos Sociales (Icass), trata de poner en contexto estos datos, en especial el relativo a los 1.090 casos sin resolución. «La explicación es simple, sobre todo si tenemos en cuenta la trazabilidad del proceso», arranca el alto cargo de la Administración regional. «Cuando recibimos una solicitud de reconocimiento y posterior prestación de dependencia lo primero que hacemos es mecanizarla y mandar al interesado una carta con una clave para que pueda seguir telemáticamente el progreso de su caso. A partir de ahí, la remitimos al Servicio Cántabro de Salud para que emita la valoración correspondiente. Cuando tenemos ese informe de vuelta se lo comunicamos al beneficiario para que nos envíe la documentación económica pertinente y calcular qué parte debe sufragar él y cuál nosotros. Cabe recordar que las peticiones pueden ser bien en relación a una prestación económica o a un recurso», detalla Cavia.

La Admiministración autonómica tramita cada año una media próxima a 4.000 casos

¿La cifra de más de mil personas esperando el plácet del Ejecutivo a su situación es un caso aislado o la tendencia habitual? Según el subdirector, es un guarismo «normal» y que se mantiene relativamente estable. «Cada año se tramitan entre 4.000 y 4.400 expedientes. Por ejemplo, en 2016 tuvimos casi tantas solicitudes como defunciones. En total, tenemos cerca de 21.000 personas reconocidas con dependencia, así que estas esperas son normales mientras se completa el proceso», razona.

Plazas públicas

Pero hay más. Podemos también cuestionó al Gobierno cántabro acerca de la lista de espera para el acceso a una plaza en los centros públicos de atención a la dependencia. En este caso, el Icass relata que en Cantabria existen 7.381 plazas públicas -entre las incluidas en los centros de titularidad autonómica y aquellos que tienen concierto con la Consejería- distribuidas en alojamientos supervisados, centros de día para discapacitados, centros de mayores, rehabilitación psicosocial, centro ocupacional, residencia de mayores, residencia con servicio 24 horas para personas con discapacidad, residencia de atención básica y viviendas tuteladas. A fecha del traslado de la información había 557 plazas libres, la mayor parte en centros de día para mayores (330); mientras que la lista de espera ascendía a 502 personas, con la amplia mayoría aguardando para acceder a una residencia de mayores (407).

Respecto al tiempo medio que los interesados aguardan para ocupar uno de esos huecos, éste cayó entre julio de 2015 y junio de 2016, al pasar de una media de 91,37 días a 75. A juicio de Cavia, estos periodos «son mejorables» y avanza que, de hecho, «los vamos a reducir ahora que tenemos todo el personal. Previamente, habíamos tenido problemas para cubrir algunos puestos vía oposición», dice.

Fotos

Vídeos