La plantilla de Sistemas Britor inicia el próximo lunes seis días de huelga

Los trabajadores de la factoría de Mercasantander, en una de sus últimas movilizaciones./DM .
Los trabajadores de la factoría de Mercasantander, en una de sus últimas movilizaciones. / DM .

El comité exige la rúbrica del nuevo convenio colectivo y denuncia la pérdida de hasta un 6% de poder adquisitivo

DM .
DM .Santander

El comité de empresa de Sistemas Britor ha convocado desde este próximo lunes seis días de huelga, para el 17, 18, 20, 21, 26 y 27 de julio, con el objetivo de forzar a la empresa de surimi y derivados del pescado a actualizar los salarios y el convenio colectivo, que no se renueva desde el año 2006. Las movilizaciones comenzaron en mayo.

Los seis días de huelga afectarán a toda la plantilla, 104 trabajadores, y de manera alternativa en cada turno de trabajo; ya que los del turno de mañana (6-14 horas) y de noche (22 a 6 horas) pararán durante toda su jornada laboral los días 18 y 21; el relevo de tarde (14-22 horas) lo hará los días 17, 20 y 26 de julio; mientras que el 27 de julio están convocados a las movilizaciones todos los turnos mencionados.

Estos seis días de huelga se suman a las distintas movilizaciones ya convocadas en la planta de Mercasantander en octubre y noviembre de 2016 y en abril y mayo de este año, todas ellas por el mismo motivo, la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores y la negativa de la empresa a suscribir un nuevo convenio colectivo que sustituya al expirado en 2006.

No se actualizarán los salarios

Según precisa Rosana Puente, presidenta del comité de empresa de Sistemas Britor (UGT), la empresa se niega actualizar los salarios, después de haber perdido en los últimos años más de un 6 % de poder adquisitivo, y aplicando además incrementos salariales que ni siquiera respetan los aumentos mínimos estipulados en el convenio colectivo sectorial estatal.

Puente agrega que se pasa de paros horarios a huelgas de toda la jornada por turnos de trabajo porque los trabajadores tienen claro que, con una empresa que no quiere negociar y llegar a acuerdos, sólo queda las movilizaciones y que éstas sean cada vez más contundentes.

Fotos

Vídeos