Podemos se queda sin estructura municipal en Cantabria por el reglamento de Echenique

Presentación de la candidatura de Lydia Alegria en Snatander/Daniel Pedriza
Presentación de la candidatura de Lydia Alegria en Snatander / Daniel Pedriza

La dirección de Santander es la única que sigue activa en Cantabria y el resto está sin funcionesni poder de decisión

Enrique Munárriz
ENRIQUE MUNÁRRIZSantander

Podemos se ha quedado sin estructura local. El partido comenzó el año desmantelando sus direcciones locales –Consejos Ciudadanos Municipales– y poniendo fin al mandato de sus barones en pueblos y ciudades sin que haya en el horizonte fecha para una renovación clave a poco más de un año de las que serán las primeras elecciones municipales a las que la formación concurrirá. Aquellos órganos fueron elegidos para un plazo de tres años. Su mandato caducaba este 2 de enero y, desde entonces, ya no tienen competencias.

Han «decaído» quedando sin funciones ni poder de decisión, según los nuevos reglamentos elaborados por el secretario de Organización, Pablo Echenique. De hecho, las nuevas normas internas suponen el desmantelamiento temporal de prácticamente toda la estructura municipal de los morados en Cantabria. Una situación especialmente llamativa en la región, donde a día de hoy sólo la dirección de Santander queda activa, porque celebró previamente unas primarias en las que se impuso Lydia Alegría.

¿Y el resto? De momento se mantienen como estructuras orgánicas las respectivas asambleas ciudadanas y los círculos, cuyo mandato es permanente. Pero las decisiones ejecutivas, el día a día, la implementación de las políticas definidas por documentos o decisiones de órganos superiores dependerán de las Secretarías de Organización Autonómicas.

El responsable de Política Municipal y actual concejal en el Ayuntamiento de Bezana, Luis del Piñal, asegura a este periódico que la situación se revertirá a lo largo del año en «tres tandas», comenzando, previsiblemente, antes de verano, y concluyendo antes del fin de 2018. Sin embargo, varios secretarios municipales explican que tampoco han recibido aviso alguno al respecto. «Estamos sorprendidos. Pensábamos que estaríamos en funciones hasta que hubiera una nueva dirección, pero no ha habido ninguna comunicación oficial de Organización. No sabemos muy bien qué pasa ahora», detalla uno de ellos.

La nueva normativa establece varias condiciones para que se pueda disponer de un Consejo Ciudadano Municipal, la dirección local. La principal, disponer de al menos 50 militantes considerados activos. Una nueva figura en la formación morada que hasta ahora contaba con inscritos, de los cuales muchos estaban inactivos y no participaban en los diferentes procesos orgánicos. Además, también se ponen encima de la mesa otros requisitos como tener un número de afiliados igual al 0,075% de la población de la localidad en un censo diferenciado. No obstante, desde Podemos avanzan que, en determinados casos, sea por el elevado número de habitantes de un municipio, por su importancia política o por otros factores, contemplan fórmulas para flexibilizar este reglamento.

Aunque inicialmente casi ningún municipio cumple los requisitos fijados, Del Piñal asegura que en las sucesivas convocatorias ayuntamientos como Laredo, Santoña, Bezana, Los Corrales o Reinosa podrán volver a dotarse de estructuras internas.

A su juicio, las Secretarías Generales y los Consejos Ciudadanos son órganos de representación de la militancia. Por lo tanto, «sólo tiene sentido que existan allí donde hay militancia que representar». Del Piñal reconoce que en el modelo anterior había secretarios generales municipales elegidos por sólo tres votos. Obviamente, eso no es representar a nadie más que a ti mismo. En el nuevo reglamento se ponen requisitos para que esto no ocurra», añade.

Asimismo, Del Piñal quiere dejar claro que las nuevas restricciones no implican que Podemos vaya a desaparecer de aquellos municipios donde no se conformen Consejos Ciudadanos. «Existirá la Asamblea Ciudadana Municipal formada por todos los inscritos en el municipio y, también, por supuesto, los círculos», afirma la Secretaría de Organización en el citado mensaje.

Con esa ausencia de poder local, los órganos de dirección autonómicos y el estatal tendrán la última palabra a la hora de establecer plataformas electorales municipales como las lideradas por Manuela Carmena y Ada Colau, que en la actualidad se escapan al control de Pablo Iglesias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos