El madrugador hijo de Fatou

El madrugador hijo de Fatou
Celedonio Martínez

El primer bebé de 2018, de padres senegaleses, nació en Valdecilla a las 00.36 horas

ÁLVARO MACHÍN y PILAR GONZÁLEZ RUIZSantander

En la sala de espera de la cuarta planta se cruzan dos tipos sonrientes con ojeras casi a mediodía. Por cómo se saludan da la sensación de que se han visto allí antes. «¿Ya?», pregunta uno de ellos. «Sí, ¿y tú?». Como la respuesta también es afirmativa, lo siguiente es precisar horas. «El mío a las doce menos diez». «El mío a las dos de la mañana». Por poco, pero no. El primer bebé del año nacido en Cantabria vino al mundo cuando en los especiales de Nochevieja estaban con las primeras actuaciones. A las 00.36 horas, en el Hospital Valdecilla, en Santander. Un niño de algo más de tres kilos (3,210) y con pinta de sanote. Todo en orden. Fatou, su madre, dice que se parece a ella. Es de Senegal, como su marido, Macoumba, que, entre la emoción y el revuelo de verse rodeado de fotógrafos en la habitación, sólo acierta a decir que está «muy sorprendido». «Contento, sí. Mucho». Pero, sobre todo, sorprendido. ¿Y cómo se llamará el crío? Pues aún no lo saben, pero será un nombre senegalés «por seguir con las tradiciones».

Es el cuarto hijo de la pareja. Las dos mayores están «con los abuelos, en Senegal». Pero Bayegora, que cumplió los tres años el 13 de diciembre y que corretea con timidez y un rostro adorable por la 406, ya nació en Cantabria. Macoumba –se apellida Diop, «como Pape Diop, el que jugó en el Racing»– llegó a España en 2001. Se vino él solo de entrada, a buscarse la vida. Trabaja «en la venta ambulante, en los mercadillos». Educado y comedido al expresarse, habla bien el español y le traduce a su mujer.

Ella, Fatou Bintou, de 32 años, se reunió con su esposo «hace unos cuatro años». Viven juntos en Maliaño. «Estamos contentos. Todo bien. Nuestra idea es poder seguir aquí».

Lo cuenta al poco de que el personal del centro traiga la comida –en los hospitales se come bien pronto–. La madre «está bien». Cansada, pero bien. Con un gorro de lana y el bebé en los brazos, asomando la cabecita por entre las mantas. Atendida por las enfermeras, que le explicaron a primera hora del día que su bebé era el primero del año. Llegó el sábado a Urgencias pasadas las nueve de la noche. Tras la espera allí quedó ingresada hasta que dio a luz. «En principio le costó un poco, pero los médicos nos han ayudado mucho y todo fue mejorando», traduce Macoumba, que sigue respondiendo a casi todo lo mismo. «Vergüenza no, es que estamos sorprendidos. No me esperaba...».

El cheque

Ni la fotografía, ni la tradición de salir en el periódico por ser el primer bebé del año, ni el regalo... César Gil, director de Banca de Instituciones de CaixaBank en Cantabria, les entrega un cheque de 2.000 euros. «Tienes que llamar a este número de teléfono y le abrirán al niño una cuenta con el dinero». Una Libreta Estrella Boing. «Tampoco lo esperaba y bienvenido sea», dice el padre mientras reparte agradecimientos. Es el tercer año que la entidad acude al hospital con el cartelito, una iniciativa enmarcada dentro del programa ‘Recién Nacidos’. Un buen pellizco que antes se llevaron aquí Deva (que nació también en Valdecilla un uno de enero a la 01.48 horas) y Natalia (en este caso vino al mundo a las 04.48, en la Residencia Cantabria).

Ninguna madrugó tanto como el hijo de Fatou. «No sé si sabes que en España se dice que los niños vienen con un pan...», se arranca el periodista con los tópicos cuando ya se ha quedado a solas con la familia en la habitación. «Debajo del brazo», termina la frase el padre. «En este caso, con varios». Macoumba sonríe cuando le preguntan cuántos años tiene él. «Voy a cumplir 41 muy pronto. Bueno, en realidad los cumplo mañana –por hoy–. El día dos». Los Diop Bintou, que unieron Thies (Senegal) y Cantabria, tendrán cada arranque de año dos cumpleaños que celebrar. Eso, y el recuerdo de una página en el periódico.

Otros años

Los dos años anteriores, la primera posición se la llevaron las chicas. El año pasado, fue Deva de Cos. Nació a las 1.48 horas del 1 de enero. Su madre, Verónica Canel, llegó al Hospital Valdecilla a las ocho de la tarde para dar a luz, pero lo que en un principio iba a ser un parto natural, por distintas circunstancias se convirtió en una cesárea, y finalmente la pequeña vino al mundo de madrugada, estrenando la futura generación de 2017 en Cantabria.

El año anterior, el marcador de recién nacidos lo inauguró Natalia. Nació a las 4.48 horas en la Residencia Cantabria, tras un parto «normal y sin ninguna incidencia», según el supervisor del área materno-infantil. Natalia pesó 3,720 kilos al nacer y fue la primera hija de José Ángel Lamfus Prieto y de Bárbara del Cerro Crespo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos