«El PSOE sale débil y fracturado y ahora el reto es tejer alianzas para unirlo»

Eva Díaz Tezanos, en el centro, compareció con todo su equipo tras conocer la derrota.
Eva Díaz Tezanos, en el centro, compareció con todo su equipo tras conocer la derrota. / Javier Cotera

La dirigente socialista trasladó su lealtad al nuevo secretario general y abre una «reflexión» personal y con su equipo sin desvelar su futuro

CONSUELO DE LA PEÑASantander

Los ecos de la procesión de la Virgen del Carmen zumbaban premonitorios en el despacho de la todavía secretaria general del PSOE de Cantabria, en la calle Bonifaz. Eva Díaz Tezanos y su equipo interiorizaban su propia procesión a medida que el recuento de las primeras elecciones primarias en el partido anunciaban una derrota dolorosa y amarga, y no por un puñado de votos. Su adversario, el ‘sanchista’ Pablo Zuloaga, le sacó más que una cabeza un cuerpo, con 167 votos de diferencia, y, en un instante, Díaz Tezanos dejó de liderar el partido. Su entorno hablaba de tapadillo de la victoria del «populismo sociológico» en el partido.

Rodeada por todo su equipo y todavía masticando el fracaso electoral que deja en el aire su futuro político, la también vicepresidenta del Gobierno aseguró que el partido «sale débil y fracturado» del proceso de primarias, motivo por el que exhortó a su sucesor a «recomponer» la unidad para hacer de nuevo fuerte a la formación política.

Pero que nadie espere infidelidades o perfidias por su parte, porque una de las primeras cosas que dejó clara en su comparencia ante los medios de comunicación fue su «profunda lealtad» al nuevo secretario general a partir de ahora, como siempre lo ha sido con todos los líderes del partido, tanto regionales como nacionales.

Díaz Tezanos trasladó su «profunda lealtad» a su sucesor, Pablo Zuloaga

En tono sobrio y con gesto serio, y sin poder ocultar el disgusto evidente en ella y en sus colaboradores al comprobar que, a pesar de los esfuerzos por pacificar el partido, los militantes le han dado la espalda, Díaz Tezanos no desveló su futuro político a pesar de las numerosas preguntas sobre el asunto con que le asaetearon los periodistas. «Hoy es el día del nuevo secretario general», repetió como un mantra de forma huidiza.

Durante toda la campaña, la dirigente socialista dejó un aviso a navegantes al afirmar que una desautorización de la militancia siempre tiene consecuencias, aunque sin aclarar si eso suponía dejar sus cargos de Gobierno. Ayer, a pesar del revés infligido por los suyos, evitó pronunciarse. Lo hará en otro momento, sin precisar cuándo y cómo, y lo que decida será fruto de una «reflexión personal» y de lo que hable con el equipo que la ha acompañado en estas primarias, que ayer le ofreció una larga ovación en la planta noble de Bonifaz tras su comparecencia pública.

"No he hecho nada mal"

Díaz Tezanos, que llegó a la Secretaría General del PSOE en 2012 en sustitución de Dolores Gorostiaga, cree que no ha hecho «mal nada» en estos cinco años. Al contrario, recordó que en este lustro ha logrado el objetivo de «unir el partido y tejer alianzas» y «recuperar el poder institucional» que había perdido. En su haber sumó los 19 alcaldes socialistas que el PSOE consiguió tras las elecciones de 2015, además de señalar que es el partido que forma parte del Ejecutivo cántabro tras el pacto al que se llegó con el PRC.

Aunque no quiso comentar si su pérdida de liderazgo puede poner en «peligro» ese pacto de gobierno, Díaz Tezanos reconoció que «las divisiones en los partidos resienten las instituciones», por eso insistió en el reto de su sucesor de «recomponer una unidad que nos hace fuertes».

Fotos

Vídeos