Retenido más de nueve horas un grupo de cántabros en el aeropuerto de Argel

Los cántabros ya están en el interior del avión. /V. O.
Los cántabros ya están en el interior del avión. / V. O.

«Nos dijeron que teníamos que repostar, después que había un problema técnico en el avión y acabaron borrando vídeos e imágenes de nuestros móviles», relata la diputada de Podemos Verónica Ordóñez, que se encuentra entre los afectados

ANA DEL CASTILLOSantander

Anoche se vivieron momentos de verdadera tensión en el aeropuerto Houari Boumedienne de Argel entre un grupo de 160 españoles -entre ellos 24 cántabros- y la policía argelina. «Los agentes nos quitaban el móvil, borraban los vídeos, empujaban a compañeras... Primero nos dijeron que teníamos que repostar y después que el avión tenía un problema técnico», explica a este periódico Verónica Ordóñez, diputada de Podemos en el Parlamento de Cantabria y una de las cántabras afectadas.

Tras 24 días de cooperación en los campamentos saharauis de Tindouf, el regreso a casa se esperaba tranquilo y con la mochila llena de experiencias y recuerdos. Sin embargo, a las once y media de la noche, cuando tenían previsto coger un vuelo chárter desde Tindouf a Madrid, comenzó la pesadilla. «Nos dijeron que teníamos que salir antes, no a la una de la madrugada como estaba previsto, porque había que repostar en el aeropuerto de Argel», explica Ordoñez. Una vez allí y según narran los afectados, les tuvieron una hora dentro del avión en pista. «Y pasaron a decirnos que había un problema técnico en el aparato y que teníamos que bajar». Así que pasaron la noche como pudieron en el aeropuerto.

La enfermera cántabra Ana Belén Gándara, también en Argelia hasta el 10 de abril y acostumbrada a viajar por todo el mundo, se lo toma con resignación: «Son retrasos porque aquí hacen lo que quieren con los horarios y te dejan mil horas en el aeropuerto. Hoy por fin me han traído la maleta después de ocho días en Tindouf. La tenían perdida, me decían. El problema es que aquí no puedes reclamar a nadie...».

Lo bueno es que en estos momentos el grupo de 24 cántabros ya está de regreso a casa. «Pero seguimos sin una información oficial y sin saber lo que ha pasado», apunta Ordóñez, que ya se atreve a decir que ha sido «una estafa porque con los papeles que nos han dado para volar, que no llevan ni nuestros nombres, no se puede hacer ninguna reclamación».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos