El PP retoma el proyecto del teleférico de Vega de Pas, frustrado por el bipartito

El PP retoma el proyecto del teleférico de Vega de Pas, frustrado por el bipartito
DM

El Ministerio de Fomento ultima la cesión de los terrenos del antiguo tren Santander-Mediterráneo al Ayuntamiento pasiego, que los recuperará como atractivo turístico «sin renunciar» a la telecabina

José María Gutiérrez
JOSÉ MARÍA GUTIÉRREZSantander

El Partido Popular de Cantabria promueve la cesión al Ayuntamiento de Vega de Pas de los terrenos e instalaciones del ferrocarril Santander-Mediterráneo a su paso por este municipio para su recuperación «como atractivo turístico y para uso de los vecinos de la comarca».

Sobre estos terrenos, que son en la actualidad propiedad de la empresa pública ADIF, estaba previsto ubicar el acceso y la estación inferior del teleférico Mirador del Pas, un proyecto que fue tramitado íntegramente en la pasada legislatura cuando el PP estaba al frente del Gobierno cántabro y que fue anulado después cuando el bipartito PRC-PSOE regresó al poder tras las elecciones de 2015 «por un criterio exclusivamente partidista», según expresa María José Sáenz de Buruaga. Tanto la presidenta del PP cántabro como el alcalde de Vega de Pas, Juan Carlos García (PP), han defendido que el Mirador del Pas supone «un motor de crecimiento y estabilidad» para la comarca, por lo que el partido «no va a renunciar a que se construya».

Ambos se han reunido con el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, para avanzar en la firma de un convenio de cesión de unos 205.000 metros cuadrados de suelo rústico. Los terrenos, patrimonio del municipio de Vega de Pas hasta que se expropiaron para construir el Santander- Mediterráneo, una infraestructura que nunca entró en funcionamiento, son propiedad de ADIF, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias dependiente del Ministerio de Fomento.

En la reunión se acordó que los técnicos de Fomento y del Ayuntamiento de Vega de Pas empiecen a trabajar ya en la firma del convenio de cesión, de manera que tanto los terrenos como los elementos que componen la antigua infraestructura ferroviaria pasen a ser gestionados por el municipio. Así, la cesión incluiría también los túneles, la antigua estación de Yera y los edificios que quedan en pie y que están en un estado total de abandono.

El proyecto consiste en acondicionar el firme de todo el itinerario, construir un carril bici y un paseo peatonal y señalizar, iluminar y balizar la zona para su uso por los vecinos y como atractivo turístico, a través de una infraestructura que representa un pasado que «forma parte de la identidad de todos los pasiegos y, especialmente, de los de Vega de Pas», explica García. Unos planes dentro de los que también se incluye la recuperación del frustrado teleférico, «el proyecto más importante de presente y futuro», destaca.

Renuncia

El Gobierno de Cantabria dictó en agosto de 2015, apenas un mes después de que Revilla tomara posesión de la presidencia, la sentencia de muerte contra el teleférico. Y lo hizo al estimar que el proyecto era «inviable», presentaba «problemas técnicos y medioambientales» y supone un «riesgo económico» evidente para Cantur.

La Consejería de Industria y Turismo que dirigía Eduardo Arasti había dejado finiquitados todos los trámites administrativos y legales para que el nuevo titular, Francisco Martín, sólo tuviera que rubricar el contrato con la sociedad de inversión Shepart Investment, S.L. y Casli, S.A, la única propuesta que concurrió al proceso de licitación. De hecho, la Mesa de Contratación de Cantur había aprobado la propuesta de adjudicación. Pero ni PRC ni PSOE tenían la intención de asumir el proyecto en contra de la opinión de los alcaldes pasiegos.

El teleférico Mirador del Pas fue uno de los grandes proyectos de legislatura del PP de Ignacio Diego con el objetivo de relanzar la comarca pasiega. La primera opción fue conectar Vega de Pas con la cumbre del Castro Valnera, pero fue descartada ante la evidencia de que la zona de Pandillo, de donde partía, está calificada como Lugar de Interés Comunitario. Hubo entonces que cambiar el proyecto hasta decidir que Yera, próxima a la vieja estación del Santander-Mediterráneo en La Engaña, era el lugar adecuado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos