Revilla arremete contra Montoro y le llama «trilero» por congelar el dinero para Cantabria

Revilla arremete contra Montoro y le llama «trilero» por congelar el dinero para Cantabria
DM

El Gobierno regional asegura que no va a recortar sus presupuestos y llama al resto de comunidades a rebelarse contra la medida

CONSUELO DE LA PEÑASantander

Al Gobierno regional no le ha sentado nada bien que el Ministerio de Hacienda congele los 80 millones previstos de las entregas a cuenta en los Presupuestos Generales del Estado, que no se han aprobado aún. La medida ha sido general en todas las comunidades y general ha sido el enfado. Enfado monumental en el caso del presidente regional, Miguel Ángel Revilla, que cuestionó la decisión de Hacienda, que el pasado julio había comunicado a Cantabria las cifras de ingresos a cuenta del sistema de financiación para 2018. Y es que el Gobierno ha elaborado su Presupuesto de acuerdo con esas previsiones de ingresos, recordó el jefe del Ejecutivo, quien ha puesto el grito en el cielo por la reducción de esos anticipos en tanto el Ejecutivo de Mariano Rajoy no consiga aprobar los Presupuestos de 2018.

La decisión de Hacienda se conocía ayer tars una comunicación de la Secretaría General de Financiación Autonómica del Ministerio en la que «se rebajan las entregas a cuenta que comunicaron en julio».

Ver más

Revilla reconoce que la medida «nos desguaza el Presupuesto, porque 80 millones para Cantabria es una barbaridad», aunque garantizó: «No vamos a recortar nada, tienen que pagar y punto. Este Montoro es un chantajista, un trilero que juega con el poder que le otorga manejar las cuentas para tensar la política y presionar a las autonomías hasta que le aprueben los Presupuestos», censura.

Tras considerar «increíble y desastrosa» la resolución del Ministerio de Hacienda, el dirigente regionalista insistió en que se trata de «una táctica política de este señor, que es un alquimista y ejerce un tira y afloja con las autonomías para que hagamos presión y Rajoy tenga su Presupuesto».

En declaraciones a este periódico, el presidente hizo un llamamiento para que todas las comunidades autónomas, «y Cantabria va a estar a la cabeza», presionen y reivindiquen al Estado para que «pague lo prometido».

También el consejero Sota admitía ayer que este imprevisto puede afectar al cumplimiento del déficit, marcado en el 0,4%, e incluso a la cobertura de las prestaciones básicas, además de «condicionar el desarrollo de Cantabria y el de su Presupuesto»; el responsable de Economía lamentó que, «una vez más», sean las comunidades autónomas las que paguen la «inacción» del Gobierno de España que «nos traslada un problema que deberían haber sido ellos capaces de haberlo resuelto». En declaraciones a la Cadena Ser, el consejero fue más allá y tildó de «chantaje» y «una deslealtad institucional, una irresponsabilidad y una ruptura de la norma» esa iniciativa.

Oleada de críticas

El recorte de las entregas suscitó una avalancha de críticas también en las filas de PRC y PSOE, ambos en el Gobierno, y de Podemos. Más tibio se mostró el portavoz de Ciudanos, en tanto que el PP justificó la decisión y negó las acusaciones de extorsión.

El portavoz socialista, Víctor Casal, indicó que la medida supone «un chantaje que hace el Gobierno del PP a los partidos políticos para que les aprueben los Presupuestos», y además supone «un nuevo incumplimiento con Cantabria y otro mordisco a las cuentas públicas que se suma a otros, como los 42 millones comprometidos de Valdecilla, Comillas, etc». El parlamentario entiende que el modelo de sistema de financiación, que debe reformarse y está caducado desde 2014, «tiene que revisarse sí o sí, con o sin Presupuestos, y el Gobierno de Cantabria no va a permitir una reforma que nos perjudique como pretende el Gobierno de Rajoy».

El portavoz regionalista, Pedro Hernando, también vio la medida como un «chantaje inadmisible» y «medida de presión» del Gobierno de España, que ante «su incapacidad para conseguir, vía parlamentaria, los acuerdos necesarios para aprobar los Presupuestos Generales del Estado, está utilizando todas las vías para presionar a las comunidades autónomas y a los partidos que las presiden para que los apoyen». El diputado regionalista cree que la congelación de esos 80 millones «puede lastrar algunas partidas o el cumplimiento de algunas obligaciones, como el pago a proveedores», aunque será el Gobierno quien «tiene que analizar de qué manera incide».

Verónica Ordóñez, de Podemos, tildó de «dramática» la noticia, que demuestra «la irresponsabilidad del Gobierno del Estado y esa manía suya de ahogar a las comunidades autónomas cuando no tiene apoyos suficientes». La diputada de la formación morada cree que la decisión de Montoro «va a suponer un recorte» para Cantabria, por lo que considera «urgente» que «el Gobierno nos diga de dónde va a recortar». En este sentido, encuadró la medida dentro de una situación «preocupante» de la economía de la región, «con una deuda inasumible y un Presupuesto muy ajustado». Y en clave nacional señaló que la resolución de Hacienda confirma «la necesidad de echar al PP», por eso alentó al PSOE a que «dé un paso al frente y presente una moción de censura» a Rajoy.

El portavoz de Ciudadanos, Rubén Gómez, pidió al PSOE que asuma «la responsabilidad de negociar y desbloquear la puesta en marcha de los Presupuestos del Estado», que son fundamentales para las comunidades autónomas, y «no acabemos pagando justos por pecadores». Además reprobó al Gobierno regional por su «irresponsabilidad a la hora de plantear unos Presupuestos sin tener todos los pelos de la burra atados».

No se puede hacer otra cosa

En el PP creen que «las acusaciones de chantaje están muy bien como argumento político, pero se alejan mucho de la realidad». Según la diputada popular y exconsejera de Economía Cristina Mazas, «si no hay Presupuesto no se puede hacer otra cosa. No es una decisión de Montoro que hasta que no haya un nuevo Presupuesto esas entregas a cuenta no se puedan actualizar. La actualización de esas entregas no está solo en manos del Gobierno, está en manos de todos los partidos políticos que pueden aprobar los Presupuesto», zanjó la parlamentaria en defensa del ministro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos