Revilla y Zuloaga defienden el pacto entre PRC y PSOE y la continuidad del bipartito

Javier Cotera

El secretario general de los socialistas mantiene su primera toma de contacto con el presidente cántabro y analiza con Díaz Tezanos la situación del partido

Enrique Munárriz
ENRIQUE MUNÁRRIZSantander

Miguel Ángel Revilla y Pablo Zuloaga blindaron ayer el pacto de gobierno que firmaron PRC y PSOE en 2015 para conformar el bipartito. El presidente de Cantabria y el nuevo secretario general de los socialistas renovaron en una conversación telefónica el compromiso adquirido hace dos años y alejaron, al menos por ahora, el 'fantasma' de las elecciones anticipadas, aunque ambos dejaron entrever que, antes o después, habrá cambios en el ala socialista del Ejecutivo.

En una primera conversación de escasos minutos, el jefe del Ejecutivo felicitó al nuevo líder del PSOE y le mostró su preocupación porque «no se trasladen los problemas ni la tensión» interna a los grupos parlamentarios que sustentan al Ejecutivo o a la propia administración. Sin embargo, Zuloaga le reiteró su «total disponibilidad a seguir en la línea de trabajo» que el bipartito está llevando a cabo y que, a su juicio, «está funcionando».

En las filas regionalistas estaban con la respiración contenida. El propio Revilla llegó a reconocer este fin de semana durante una comida delante de unas 80 personas en el Barrio Pesquero con motivo de las fiestas del Carmen que lo veía «muy mal» y que estaba preocupado ante un escenario incierto para el bipartito. El presidente ayer se quedó más tranquilo a la espera de mantener «dentro de poco» una «larga conversación» con Zuloaga para «conocer sus planteamientos». En su equipo, no obstante, dan por hecho que habrá cambios en alguno de los departamentos que controla el PSOE, lo que no se atreven a pronosticar es el calado.

La reflexión de Tezanos

El día después de su derrota y la desautorización de la militancia, Eva Díaz Tezanos decidió tomarse la jornada libre para meditar los resultados. La vicepresidenta, que no acudió a la sede del Gobierno, está «abatida» y «derrotada», reconocen desde su entorno. La ya exlíder del PSOE, que es la única de los barones territoriales que ha caído frente a la ola 'sanchista' durante los procesos de primarias que se han celebrado este fin de semana, mantuvo ayer una primera toma de contacto con su sucesor para analizar los resultados, la situación actual del partido y abordar el futuro traspaso de poderes. Previamente, habló con Revilla por teléfono y le garantizó que, pase lo que pase, la estabilidad del «pacto de Gobierno esta garantizada».

La conversación fue formal y afectuosa, según fuentes conocedoras de la misma. Fue Revilla el que llamó a la vicepresidenta, que en un primer momento no le cogió y posteriormente ella le devolvió la llamada. Su socia de gobierno no le aclaró si seguirá al frente de la Vicepresidencia y Consejería de Investigación, Medio Ambiente y Universidades o finalmente dará un paso atrás y dimitirá. Todavía lo está meditando. Su núcleo duro está dividido entre los partidarios de mantenerse en sus puestos y los que creen que las dimisiones deben producirse de forma inmediata, al entender que la derrota también es una desautorización directa a su gestión. Un alto cargo del Gobierno reconoce gráficamente que «a veces es mejor marcharse antes de que sirvan tu cabeza en una bandeja».

La intención de Zuloaga es que Díaz Tezanos mantenga «la lealtad a las siglas», según reconoció en una conversación con este periódico, y siga hasta el final de la legislatura en su puesto. Ante la tensión evidenciada entre ambos la noche electoral y su gélido encuentro, el secretario general hizo un gesto de acercamiento al reconocer que su antecesora «tiene un talento evidente». «Todas las decisiones que ha tomado las ha hecho por el bien de Cantabria», insistió.

Pero el respaldo a Tezanos no incluye a todo su equipo. Zuloaga ha prometido a las bases que le han llevado a la victoria cambios durante toda la campaña y, también, limpieza en el segundo escalafón. Aunque tanto él como su núcleo duro guardan silencio sepulcral al respecto y aluden a que ahora hay que centrarse en el Congreso Regional de dentro de 15 días, donde tiene que ratificar a su nueva Ejecutiva, el viernes dejó meridianamente claro que tiene cambios en mente: «No nos puede representar siempre la misma gente». Un aviso a navegantes para todos aquellos cargos que han sido puestos en cuestión por su círculo más cercano durante los últimos meses: el del consejero de Economía, Juan José Sota; la directora de MARE, Rosa Inés García; el responsable de Sodercán, Salvador Blanco; la directora general de Política Social, Ana Isabel Méndez, así como algunos cargos del Instituto Cántabro de Servicios Sociales o Medio Ambiente.

En las filas socialistas hay todo tipo de quinielas sobre las personas que saltarán al Ejecutivo. Pero el secretario general no quiere ni oír hablar de cambios por ahora y está centrado en la hoja de ruta que marcará para el próximo Congreso Regional. El primer paso es la elección esta misma semana en las agrupaciones locales de los delegados que tendrán que aprobar la nueva dirección y de la redacción de la Ponencia Marco, cuyo borrador debía estar diseñado por la comisión organizadora del Congreso, encabezada por el senador Miguel Ángel González Vega, como marca el reglamento interno y a día de hoy está sin hacer.

Zuloaga guarda la lista de personas que le acompañarán en su nuevo equipo bajo llave. «Serán los mejores hombres y mujeres», repite cada vez que se le pregunta. Todo el partido da por hecho que el alcalde de Cartes, Agustín Molleda, y la de Los Corrales, Josefina González, que han sido dos de sus grandes apoyos, tendrán un papel relevante. Precisamente, Molleda aseguró ayer que ya ha adelantado a Zuloaga que con él «no tiene ningún compromiso, que elija a la gente que considera mejor para dirigir el partido, hacer el PSOE que él entiende, y estaré donde toque con una condición: primero Cartes». «Estaré donde me digan, pero con la prioridad absoluta del Consistorio», insistió.

El recién elegido secretario general tomará posesión de su despacho en Bonifaz durante los próximos días. Ayer se estrenó con «ilusión», atendiendo sus obligaciones como alcalde y respondiendo los mensajes de felicitación.

Fotos

Vídeos