El Diario repasa un año de noticias arropado por un millar de asistentes a la gala

Javier Cotera

El evento cumple 33 años e instaura el premio al Cántabro del Año, que recibió Ruth Beitia, la mejor atleta española de la historia, tras su retirada de la competición

JOSÉ AHUMADA y ÁLVARO SAN MIGUELSantander

En una cita ya tradicional para Cantabria, El Diario Montañés celebró ayer la gala de presentación del Anuario, un evento que congregó a un millar de personas en el Palacio de Deportes y en el que se hizo un repaso a las noticias más importantes del año pasado. Uno de los momentos más emotivos de la cita fue el reconocimiento como Cántabro del Año a Ruth Beitia. «Es un honor recibir este reconocimiento del periódico con más tirada de Cantabria», ha agradecido la deportista, que también ha reconocido el «respeto y veracidad» con los que ha sido tratada en las páginas de este diario.

Beitia ha sido la gran protagonista de una gala que, en su trigésimo tercera edición, ha reunido a autoridades, políticos, empresarios, deportistas... lectores y amigos de El Diario Montañés. En definitiva, una representación de esa sociedad cántabra a la que cada día sirve el centenar largo de empleados de este periódico que, en cualquiera de sus formatos, trabaja para ofrecer el mejor producto, la mejor información.

A todo eso se ha referido el presidente de Editorial Cantabria, Luis Revenga, durante su intervención, encuadrando la labor de los periodistas «siempre bajo las coordenadas del respeto a la información veraz y la pluralidad, y del respeto también a las opiniones ajenas que se encuentran en el ámbito de la libertad de expresión».

Ha tenido Revenga un recuerdo especial para dos miembros de ese equipo que se fueron en 2017, Victoria Lemaur y Miguel Ángel Pérez Jorrín, dos muertes prematuras que restaron una parte muy valiosa del capital humano de El Diario, la parte más triste del balance del pasado año. Ellos formarán parte ya para siempre de esa comunidad creada en torno al periódico, a la que el director general ha expresado su agradecimiento: a la plantilla, que sigue menteniendo a El Diario Montañés como líder de opinión después de 115 años en la calle; a los anunciantes, «quienes nos confían la difusión de sus mensajes publicitarios, sabiendo que cada día llegamos más lejos», y, por supuesto, a los lectores, «nuestros amigos, que nos hacen llegar sus comentarios, sus críticas o sus halagos».

La presentación de la gala del Anuario de Cantabria ha corrido a cargo de Pilar González y Álvaro Machín, dos periodistas de la casa que han dirigido el repaso a todos los hechos que constituyeron noticia a lo largo de 2017 y que se recogen en sus páginas. Ellos también han insistido en el compromiso de El Diario con la verdad y el rigor informativo y con el servicio a la región y a sus ciudadanos.

Ruth Beitia ha sido la principal protagonista de la fiesta, pero no la única. Así, los presentadores han charlado con Okuda, el artista responsable de la portada del nuevo Anuario, una obra que contiene todos los elementos que hacen reconocible la producción y el sello del pintor cántabro. «La calavera es un icono que va conmigo todos los años», ha explicado sobre el diseño.

Tampoco ha faltado a la cita Miguel Ángel Revilla, presidente del Gobierno regional, a quien le han preguntado por la noticia del año 2017. «La reducción del paro», ha destacado Revilla, que para el año que viene pidió una noticia que es en realidad una reivindicación: «Que por fin el Gobierno de España paga lo que debe a Cantabria».

La alcaldesa de Santander, Gema Igual, también ha destacado una noticia de 2017: la entrada en funcionamiento del Centro Botín. «Somos la envidia de muchas ciudades de España, porque el Centro es un gran motor de atracción para la ciudad».

Hablar de noticias tenía su razón de ser en un acto que giraba alrededor de la información y de la prensa, un sector profesional violentamente sacudido por la aparición de las nuevas tecnologías que, además de facilitar y aportar una nueva dimensión a la tarea del periodista, también ha impuesto nuevos retos. El repaso a algunas de las 'fake news' del año –lo que antes eran bulos informativos–, ha puesto una nota de humor en la velada, aunque no exenta de cierta sensación de inquietud: el rumor sobre la presencia de un comando yihadista en Cazoña, los supuestos secuestros de niños en colegios de la región y la existencia de un hipopótamo asesino campando a sus anchas por Cabárceno son sólo tres ejemplos de los contenidos falsos que diariamente se cuelan y circulan por las redes, constituyendo la mejor prueba de la necesidad de un medio fiable que evite que los ciudadanos caigan en estas trampas.

A esas alturas de la gala, el público, en corrillos, apostaba por quién sería ese personaje distinguido con el primer título de Cántabro del Año. Sobre la gran pantalla ya había aparecido el galardón, la escultura de José Cobo Calderón con una figura femenina a bordo de un velero que surca las aguas. Una representación que aúna fuerza y movimiento para reconocer a la persona que se ganó su presencia en las páginas de El Diario Montañés en 2017.

En las pantallas empezó a sonar la voz emocionada de Ruth Beitia anunciando su adiós a la competición, lo que arrancó la ovación de toda la sala: un aplauso que no se interrumpió mientras se proyectaban imágenes de la trayectoria y las interminables gestas deportivas de la atleta, desde sus comienzos hasta el momento culminante, aquel en que se alzó con la medalla de oro de salto de altura en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016. «La mejor atleta española de todos los tiempos, la mujer a la que vamos a echar de menos en cada campeonato, el orgullo del deporte cántabro», subrayó Álvaro Machín. «Y, además, es un encanto de mujer. Todos los que la conocen en persona lo saben bien», añadió.

Beitia se despidió del escenario dando las gracias a todos: «Me habéis permitido siempre ser yo».

Concluida la ceremonia de entrega, y antes de que los invitados siguieran disfrutado de la fiesta y de la música, los presentadores se despidieron de todos esos amigos reunidos para la feliz ocasión. «Nosotros nos vamos. les dejamos disfrutar de la fiesta recordándoles que estas personas siguen trabajando para que mañana –y a través de sus teléfonos o sus tabletas muchos nos estarán viendo ahora mismo– ustedes puedan estar de verdad informados. Gracias por confiar en nosotros».

El Anuario de 2017

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos