«Hay que saber ganar y perder con humildad. Nadie es imprescindible»

Pablo Zuloaga, el viernes, en el exterior de la sede de Bonifaz/Celedonio Martínez
Pablo Zuloaga, el viernes, en el exterior de la sede de Bonifaz / Celedonio Martínez

Pablo Zuloaga, secretario general del PSOE, dispuesto a hacer cambios en el Ejecutivo, para «para reforzar las políticas que estamos desarrollando y será después del Congreso Regional»

Enrique Munárriz
ENRIQUE MUNÁRRIZSantander

Detrás de su sonrisa, que no se le borra de la cara ni ante el envite de sus rivales para mantener el poder institucional en el Gobierno de Cantabria, Pablo Zuloaga (Santander, 1981) llega dispuesto a revolucionar al PSOE para volver a conectar con la sociedad y reconquistar el voto de la ciudadanía. Excesivamente escrupuloso con los tiempos, guarda con cautela los planes que tiene para su futura dirección regional, que será paritaria, y los reservados para las consejerías socialistas en el Gobierno de Cantabria. Pero lanza un aviso: «Nadie es imprescindible».

-¿Satisfecho con el resultado?

- Tenía claro que la militancia tenía muchas ganas de participar. El hecho de que más del 80% de los afiliados dejara de lado el día del Carmen para estar en las agrupaciones socialistas, fue un ejercicio de democracia ejemplar que las bases nos dieron a los dirigentes. El resultado es un auténtico orgullo y honor. Ese domingo fue un día que nunca olvidaré. Estaban aquí los compañeros de Bezana, de toda Cantabria, mi familia... Fue algo histórico y no tengo más que palabras de agradecimiento.

-¿Qué le espera al nuevo PSOE?

- Se abre una etapa de mucha ilusión, trabajo y responsabilidad. Todavía estamos asumiendo el resultado de las primarias. Ha sido un hecho histórico ser el primer secretario general que se elige por el voto directo de la militancia y ahora estamos organizando un Congreso Regional, elaborando los documentos y los equipos. El PSOE sale reforzado con este proceso, la militancia está muy esperanzada con que recuperemos los espacios que poco a poco hemos ido perdiendo y, sobre todo, con que recupere el apoyo de la ciudadanía en las siguientes elecciones.

-Lleva una semana en el cargo y ya le han lanzado un órdago sus antecesores para mantener el control del Gobierno. No está siendo precisamente una transición tranquila.

-Es muy importante saber ganar y saber perder con humildad. Tengo muy claro que nadie es imprescindible. Esto lo digo en primera persona: la vida política de cualquiera de nosotros tiene un principio y un fin. Ahora hay que pensar en el futuro. Espero contar con el mejor equipo para poder sacar adelante al PSOE. Tengo muy claro que soy el primer secretario general que sale elegido en primarias y también seré el primero que deje de serlo por una votación.

-¿Se ha encontrado resistencia por parte de su antecesora y la anterior dirección?

-Al ser un proceso novedoso tampoco tenía muy claro lo que me esperaba. Nos tenemos que dar tiempo, por eso pongo la importancia en que asumamos todos el resultado. Quizás a los que lleven más tiempo en el partido les cuesta más asumir que la militancia ha elegido. Hay que hablar del futuro del partido. Ya he tenido algunas conversaciones con la antigua dirección y tengo todavía alguna pendiente con Eva Díaz Tezanos.

-¿La fractura de la que alertó Díaz Tezanos tras perder las primarias el domingo pasado puede romper el PSOE?

-Estoy seguro de que todos tenemos nuestra máxima lealtad a las siglas, a la militancia y a los compañeros. Nada se va a romper.

- Han dicho de usted que es «desleal», que «no tiene palabra», que «mintió cuando dijo que no había un pacto cerrado», le han pedido que no haga «purgas»... No parece que se lo vayan a poner fácil.

- En mi vocabulario para referirme a compañeros que dan su tiempo y toda su energía por mejorar la vida de la gente jamás voy a utilizar expresiones de este tipo. Si hay que hacer cambios en el Gobierno de Cantabria, se harán para reforzar las políticas que estamos llevando a cabo, que son necesarias y son buenas. Lo mismo me ocurre con la compañera Eva Díaz Tezanos: yo no voy a tachar a nadie de haber sido desleal, de haber mentido y, evidentemente, no estoy aquí ni para humillar ni para tratar de una manera que no sea cortés a nadie.

-Díaz Tezanos rechazó su oferta de presidir el PSOE con beligerancia al considerarlo efectivamente una humillación.

-El ofrecimiento que le hice de asumir la Presidencia era bueno. En mi cabeza está el modelo de Pedro Sánchez. La presidenta federal a día de hoy es Cristina Narbona y creo que nadie tiene ninguna duda de su valía. Pedro Sánchez precisamente se ha rodeado de los mejores. Tenemos la mejor presidenta del PSOE a nivel estatal, una mujer que lucha diariamente contra el cambio climático y por un nuevo modelo energético; y creo que Eva lucha diariamente por unas mejores políticas sociales, ambientales y de ordenación del territorio. En mi idea de rodearme de los mejores estaba que ella lo asumiera con total orgullo. Estoy convencido de que a cualquier militante que le ofrezca su secretario general la Presidencia en ningún momento se iba a sentir humillado

-¿Ha sido una decepción personal?

-Me ha sorprendido, porque hay que tener muchísimo respeto al partido y a sus estructuras. La figura del presidente es de referencia, como lo ha sido Eva mientras ha ocupado la Secretaría General y como lo es ahora en la Vicepresidencia, impulsando cada día políticas que son buenas para los cántabros y que lo que pretenden es recuperar los derechos perdidos durante el mandato del PP.

-¿Se siente chantajeado con el pulso lanzado por la vicepresidenta para blindar a su equipo con la amenaza de dejar el Gobierno?

-Están en esa fase de asumir el resultado. Todos tenemos que ser mucho más humildes, quizás yo en la victoria y ellos en la derrota. Todos tenemos que pensar que el PSOE sale reforzado cuando los militantes hablan. Estoy convencido de que la vicepresidenta y los consejeros no van a dimitir porque tienen una profunda lealtad a las siglas, a los compañeros que les elegimos en 2015 para representarnos en unas elecciones y a las miles de personas que depositaron su voto en una urna para cambiar la realidad de Cantabria. Esa es la reflexión que tiene que asumir y creo que nadie se va a ir.

-¿Va a introducir cambios en el Ejecutivo?

-Los cambios que hay que hacer, si es que toca, se afrontarán cuando se cierre el Congreso Regional. Ahora toca centrase en el PSOE, hablar del futuro y elegir una nueva dirección. Las decisiones sobre el bipartito se tomarán a través de la nueva Comisión Ejecutiva Regional.

-Pero las bases que le han llevado de la mano a la Secretaría General han sido muy críticas con algunos nombramientos en el Gobierno desde el comienzo de la legislatura y con la gestión de empresas públicas como Sodercán. ¿Tendrá que hacerles al menos un gesto?

-No voy a entrar en dar nombres, tengo claros cuales son mis tiempos. Soy una persona extremadamente prudente y responsable con el partido. Si queremos respertar a los militantes, lo primero que hay que hacer es cuidar los tiempos. Repito, ahora toca hablar de cómo reforzar a la organización y después del Congreso tocará hablar de cómo fortalecer la labor de los cargos socialistas para impulsar el trabajo que están haciendo.

-¿Van a dar a Díaz Tezanos y a su equipo la independencia que le ha pedido en el Gobierno o les van a marcar la dirección política desde Bonifaz?

- Independencia no tenemos ningún socialista. Nosotros tenemos dependencia de nuestras siglas, del partido y lo primero es cumplir la palabra dada en los programas. Eso es así en cualquier ámbito donde el partido gobierna. Soy alcalde de Bezana, pero quien marca la línea política es la agrupación municipal. Por eso es bueno que haya una figura muy potente de Política Institucional, porque va a tener que trabajar codo a codo con nuestro grupo parlamentario y con el Gobierno, para que se trasladen las políticas que impulsemos desde la dirección regional. No hay que olvidar que el compromiso con los cántabros ya está fijado en un programa electoral con el que nos presentamos en 2015. Ahora no es el momento de inventarse nada. Está muy clara la trayectoria que nos marcamos en 2015, esa línea está trazada. Mi reto será pensar cómo tiene que diseñar el PSOE sus políticas a partir de 2019.

-¿Teme que una bicefalia con todos sus rivales manejando los recursos y maquinaria del Gobierno de Cantabria pueda eclipsarle a usted y a la dirección regional?

-No me preocupa porque estoy aquí para reforzar el PSOE, el Gobierno y para mejorar la vida de los cántabros. El candidato se elegirá en unas primarias. Yo voy a hacer mi labor. Tengo la costumbre de mirar muy poco por el retrovisor en política. Cuando digo que me voy a rodear de los mejores lo hago absolutamente convencido. Ojalá haya muchos compañeros que sean mejores que yo, porque en la medida que seamos los mejores el partido saldrá reforzado.

-¿Quién va a ser su núcleo duro en la dirección?

-Llego con las manos muy libres, con la mochila vacía de compromisos para poder hacer una Ejecutiva de los mejores y para poder afrontar los retos que tiene el PSOE, que son recuperar la fuerza de las agrupaciones locales, apoyar al máximo a los grupos municipales, especialmente a aquellos que están en la oposición, y trabajar mucho en la calles. La dirección se cerrará el fin de semana que viene en el Congreso. Mi ilusión es hacer un equipo fuerte, que pueda dedicar mucho tiempo a la labor que tenemos por delante, que no es poca ni fácil, y por eso habrá cambios con respecto a la Ejecutiva actual. Voy a hacer la primera dirección regional paritaria, eso ya lo puedo anunciar. Va a ser un equipo en el que tendremos la presencia de muchos militantes de base, muy preparados, ilusionados y que han demostrado en sus municipios que tienen capacidad de trabajo para estar involucrados en el tejido social. Eso es lo que realmente me preocupa.

-¿Va a integrar a algún crítico?

-Sí. Esa era mi intención al ofrecer la Presidencia a Díaz Tezanos. Cuando hablo de los mejores, me refiero a todos. Voy a ser el secretario general de todos los socialistas, independientemente de a quién votasen.

-¿La batalla orgánica se va a trasladar durante los próximos meses a las agrupaciones municipales?

-Nosotros no vamos a tutelar ni a promover ninguna candidatura específica. Cada militante tiene total libertad para presentarse. Las primarias se pueden celebrar hasta 90 días después del 1 de septiembre, con lo cual ese proceso será el último paso del proceso congresual.

-¿El impulso de las primarias en las alcaldías, que hasta ahora no era obligatorio, es un toque de atención a los 12 de los 19 regidores que apoyaron a Eva Díaz Tezanos?

- No va de ningún tipo de revancha. Esto es una cuestión innegociable. Abrió esta línea de trabajo Pedro Sánchez y nosotros tenemos que consolidarla. Cuanto más abierto y transparente sea el PSOE más ilusiona a los militantes, porque tienen el poder de decisión en la mano. Hasta ahora la figura del afiliado ha sido infravalorada y menospreciada. Ahora conoce sus derechos y está empoderada, porque sabe que quitan y ponen a los compañeros que no hacen las cosas como deben.

-¿Va a optar a las primarias para ser el candidato socialista en 2019 a la Presidencia de Cantabria?

-Es pronto para responder esa pregunta. Mi compromiso a día de hoy y el reto que tengo por delante es seguir cambiando Bezana día a día y reforzar el PSOE. Es el momento de trabajar en este corto y medio plazo y el futuro está por escribir.

-¿Va a liberar a alguien en el partido y a ponerle sueldo?

-De aquí al Congreso tendremos que valorar cuál es la situación económica del partido. A día de hoy no tengo los datos reales de cómo está el partido, pero puede ser un escenario. No lo descarto.

VER MÁS

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos