Sáenz de Buruaga: «El presupuesto es sectario y dañino para Cantabria»

Imagen del Consejo Local del PP celebrado este sábado./
Imagen del Consejo Local del PP celebrado este sábado.

La presidenta del PP en la región reúne a los alcaldes y números uno del PP para enriquecer las cuentas

E. P.

La presidenta del PP de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, ha reunido este sábado a los alcaldes y números uno del partido para presentarles el presupuesto regional para 2018 y recabar sus propuestas para tratar de enriquecer durante el debate de las enmiendas parciales un proyecto que considera «sectario» y «dañino» para la región y diseñado a espaldas de las necesidades de Cantabria.

El diputado regional y portavoz del partido, Iñigo Fernández, ha explicado en declaraciones a los medios de comunicación que con la reunión de este sábado, el PP pretende recoger las aportaciones de los vecinos de todos los rincones de Cantabria a través de los alcaldes y números uno, que en su opinión son quienes mejor pueden transmitir las carencias del proyecto.

Las propuestas de los representantes del PP en los ayuntamientos de la comunidad autónoma se trasladarán al Parlamento a través de las enmiendas parciales que presentará el Grupo Popular si no prospera la enmienda a la totalidad pidiendo la devolución del proyecto al Gobierno que se debatirá el martes.

Leer más

Fernández ha señalado que con sus enmiendas, el PP tratará de que el presupuesto sea «lo menos malo posible» porque, una vez que no prospere la enmienda a la totalidad, como previsiblemente va a ocurrir con el apoyo del diputado número 18 -ha dicho en alusión al exdiputado de Ciudadanos Juan Ramón Carrancio (Grupo Mixto)-, es «muy complicado» reorientar el rumbo durante la tramitación parlamentaria.

Según el PP, los alcaldes y números uno del partido coinciden en que el presupuesto que el Gobierno de Cantabria ha remitido al Parlamento es «muy malo para Cantabria», porque «sube los impuestos, genera deuda e infla los ingresos, lo que va a obligar al Gobierno a hacer recortes».

«Es un presupuesto que traba, grava y lastra la actividad económica», ha dicho Fernández, quien ha advertido de que este presupuesto va a hacer «mucho daño» a Cantabria porque introduce «mayor parálisis económica en una región que crece menos que España y ha destruido empleo en el último año».

«Sectarismo»

A juicio del PP, el presupuesto evidencia también el «sectarismo» del Gobierno de Revilla, porque «no hay inversiones para Santander y la mayoría de las inversiones de Obras Públicas se destinan a municipios donde gobiernan los regionalistas».

Íñigo Fernández ha hecho hincapié en que el Gobierno de Cantabria pretende aprobar el presupuesto «sin diálogo», porque en su opinión no ha habido diálogo con los agentes sociales y tampoco hay «voluntad real de diálogo con los grupos parlamentarios».

Según Fernández, el Gobierno convocó al PP «tarde, sin voluntad de dialogar y con un engaño», porque no informó con antelación de la asistencia del secretario general del PSOE cántabro, Pablo Zuloaga.

Y ha subrayado que Zuloaga, era un «elemento extraño» en la reunión con el Grupo Popular porque no es diputado ni miembro del Gobierno y, por lo tanto, a juicio de los 'populares' «no tiene ningún papel que jugar en esta negociación».

«Nosotros estamos dispuestos a reunirnos con el Gobierno y con los grupos parlamentarios todas las veces que haga falta, pero con el Gobierno y con los grupos parlamentarios y no con elementos extraños», ha dicho Fernández, quien ha reiterado que el PP puede sentarse con Zuloaga para negociar el presupuesto de Santa Cruz de Bezana, no el presupuesto de Cantabria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos