Salvador Blanco denuncia los «gestos mezquinos y las oscuras intenciones» de Zuloaga en su salida de Sodercán

Salvador Blanco. / Javier Cotera

El consejero delegado de la empresa pública anuncia su marcha al mismo tiempo que la directora de MARE para evitar la expulsión del PSOE de la vicepresidenta, que se había negado a cumplir la orden de cesarlos dada por el nuevo secretario general del partido

ENRIQUE MUNÁRRIZ y JOSÉ AHUMADASantander

«Amenazas, acoso y presión». Estas ideas están detrás de las explicaciones que hoy han dado Salvador Blanco y Rosa Inés García para justificar su dimisión al frente de las empresas públicas Sodercán y MARE. Un gesto con el que quieren evitar la expulsión del PSOE de la vicepresidenta, Eva Díaz Tezanos, que se ha negado a ejecutar la orden de cesarlos exigida por la nueva dirección socialista. Su marcha es una victoria para el secretario general socialista en el pulso que mantiene con Díaz Tezanos desde que le arrebató el liderazgo del partido en el Congreso.

En sus comparecencias, ambos han defendido la gestión al frente de las empresas públicas y han alertado de las consecuencias de la crisis abierta en el PSOE para los ciudadanos, la gestión de estas entidades y sus empleados. A la hora de explicar el contexto y las razones en las que se han pedido sus ceses, Blanco ha hablado de «frivolidades político-partidistas» y García de «venganzas de los mediocres, las de aquellos que esperan siempre los triunfos contra los suyos».

El consejero delegado de Sodercán ha explicado que su marcha se debe a razones «personales y familiares» provocadas por la presión a la que se la ha sometido desde algunos grupos políticos desde el comienzo de la legislatura y por la propia dirección del PSOE, que había puesto en duda su gestión al frente de la empresa pública. Con su salida espera que cesen «las amenazas y la presión» sobre la vicepresidenta, Eva Díaz Tezanos, que «no se merece tanto gesto mezquino, sino respeto».

En una línea similar, la directora general de MARE, Rosa Inés García, también ha anunciado hoy su marcha para evitar que la dirección del PSOE cumpla ese órdago y abra un expediente de expulsión a Eva Díaz Tezanos. «Pablo Zuloaga está sometiendo a un acoso político a la vicepresidenta por ser mujer. No voy a colaborar en esta presión brutal». «Han tratado diferente al exconsejero Ramón Ruiz ante un mismo hecho», ha criticado García.

Cambios estratégicamente meditados

La dirección del PSOE exigió el pasado 4 de septiembre el cese del por entonces consejero de Educación, Cultura y Deporte, Ramón Ruiz, así como de Blanco y García. Tres cambios estratégicamente meditados durante semanas para poner entre la espada y la pared a la número dos del Gobierno al perder a su 'mano derecha', el hombre que le ha acompañado en su periplo en la oposición y, después, en Peña Herbosa, y a los responsables de las dos principales empresas públicas de sus consejerías.

«Espero que ahora cese el ruido con el que algunos pretenden esconder sus incapacidades» Salvador Blanco

De hecho, Blanco, que ha leído un discurso preparado que le ha costado «mucho» elaborar, sabe que su marcha es un balón de oxígeno para Díaz Tezanos. Él mismo ha reconocido que espera que con su gesto «cesen interesadas interferencias, el ruido con el que algunos pretenden esconder sus incapacidades y enmascarar inconfesables objetivos». El todavía consejero delegado de Sodercán, cuya marcha no se hará efectiva hasta el próximo consejo de administración, ha insistido en que no quiere ser un «obstáculo que impida a la vicepresidenta seguir llevando a cabo su intenso trabajo en pro del proyecto político que busca un mejor futuro para esta región».

Blanco ha comunicado telefónicamente esta mañana su decisión a Díaz Tezanos. En una rueda de prensa, en la que no ha contestado a algunas preguntas de los periodistas para «no interpretar» sus propias palabras, Blanco desea que tras su salida y la de la responsable de MARE, Rosa Inés García, «cesen, también, las tensiones y la negatividad de algunos debates internos en el PSOE», ha añadido y ha apuntado la existencia de «amenazas, unas veces veladas y otras directas» a la vicepresidenta. A pesar de que hacía referencia al ultimátum de la dirección del PSOE, Blanco ha declinado poner nombres sobre la mesa. Al respecto, ha dicho que ya habrá tiempo más adelante de hablar de esto y de otras cosas.

Palabras para la empresa pública y sus empleados

El todavía consejero delegado de Sodercán espera, además, que su marcha sirva para que cese la «intolerable presión» sobre los trabajadores de la empresa pública que ha reivindicado como uno de los «principales activos» de Cantabria y para la que ha reclamado «respeto». Además, ha aseverado que la empresa ha sido «sensible» a las «frivolidades político-partidistas que algunos han practicado estos meses» y ha señalado las dificultades de trabajar con esa presión. «Estar en el disparadero no es bueno para trabajar», ha alegado.

Leer más

En este sentido, Salvador Blanco ha reivindicado el «gran trabajo» de Sodercán en los dos años y medio que él lleva al frente, pese a los «momentos de incertidumbre» y a la «persecución política» del Gobierno anterior del PP y que, según ha asegurado, ha merecido el reconocimiento de los empresarios.

Tras anunciar su dimisión de esta sociedad pública, ha manifestado que pone a disposición de Díaz Tezanos sus «40 años» de experiencia en el sector público, en el que ha recalcado que cree «firmemente», y ha agradecido a la vicepresidenta, a la que considera una «amiga», su confianza en él. De esta forma, Blanco espera que la vicepresidenta, a la que ha valorado como una «gran gestora» y de la que ha destacado su «gran capacidad de trabajo», pueda culminar la labor iniciada hace dos años y medio.

Rosa Inés García: «No voy a consentir que se instrumente mi nombre»

También ha habido palabras de reconocimiento hacia Díaz Tezanos en la intervención de Rosa Inés García, que ha destacado su «lealtad» a la vicepresidenta y ha explicado que desde hoy mismo tiene en su carpeta su dimisión del cargo de directora de MARE, pero no ha aclarado si será aceptada.

«No voy a consentir que se instrumente mi nombre para justificar posturas de autoritarismo incomprensible o amenazas disparatadas contra Eva Díaz Tezanos», ha recalcado en la rueda de prensa, en la que ha defendido su gestión y ha aprovechado para dar datos sobre las inversiones y beneficios de la empresa pública.

Roberto Ruiz

A su juicio, la crisis abierta en el PSOE por su nuevo secretario general, Pablo Zuloaga, «está causando un deterioro institucional» que afecta a los ciudadanos y «está provocando incertidumbre en los trabajadores y profesionales de MARE». En su opinión, ahora el nuevo líder del PSOE no solo no sabe cómo cerrar esta crisis sino que se ha producido una «desigualdad de trato» entre el consejero Ramón Ruiz, para quien se pidió el cese, y Díaz Tezanos, «a quien se la pide la expulsión». Una diferencia de trato a la que atribuyó razones de género, que no entiende y «me parece absolutamente insostenible desde el PSOE».

«Amenazas disparatadas, autoritarismo incompresible sobre una persona; no voy a consentir que se haga resguardado con mi nombre» Rosa Inés García

También ha asegurado que si ella fuera «la secretaria de Igualdad de la Ejecutiva del PSOE en este momento en la región» (en referencia a Isabel Fernández) habría dimitido ya de ese cargo.

Reconocimiento a Díaz Tezanos

García ha remarcado que Díaz Tezanos «siempre ha estado a disposición del partido y de la ley» y ha manifestado que el conflicto en el PSOE se podría haber zanjado si la dirección hubiera pedido al presidente de Gobierno, Miguel Ángel Revilla (PRC), el cese de la vicepresidenta. «Ella como siempre habría estado a disposición del partido», ha abundado.

La directora de Mare ha señalado que seguirá participando en la vida interna del PSOE. Y, como se ha abierto el proceso para la renovación de las agrupaciones locales del PSOE, García no ha querido comentar la gestión que se está haciendo en Santander, donde ella fue secretaria general. «Expondré mi posición sobre ello internamente como procede», ha apuntado.

¿Por qué MARE y Sodercán?

La elección de los responsables de Sodercán y MARE no es baladí. Con la propuesta de su cese, la Ejecutiva dejó la pelota en el tejado de Díaz Tezanos, ya que es ella la que debe firmar la sentencia política de sus dos colaboradores. Al negarse a hacerlo, como había venido ocurriendo hasta la fecha, incumplía el mandato de la dirección del partido y le daba motivos suficientes a Zuloaga para expulsarla, declarándola tránsfuga -como ya había advertido la secretaria de Política Institucional, Isabel Fernández, hace dos semanas-, y exigiendo al presidente Miguel Ángel Revilla su cese al no ser un miembro del PSOE. Un escenario al que su equipo más cercano no quería llegar ni en su peor pesadilla. Pero Blanco y García le han evitado este trago al marcharse por 'decisión propia'.

Díaz Tezanos pierde un pulso con Pablo Zuloaga en la lucha de fuerza dentro del partido

Fuentes del partido reconocieron ayer su «sorpresa» por el devenir de los acontecimientos en las últimas horas. Hace tiempo que Blanco y García, así como el resto de los altos cargos de su departamento, habían puesto el cargo a disposición de su jefa. La sorpresa ha sido la estrategia de convocar de forma simultánea en dos puntos distintos y con una convocatoria a los medios sin asunto. Desde el entorno de Zuloaga, no obstante, apuntaban a última hora de la noche que Pedro Sánchez podría haber mantenido contacto durante los últimos días con Miguel Ángel Revilla, lo que habría acelerado todos los acontecimientos. De hecho, el propio presidente regional sorprendió el lunes en el Pleno del Parlamento cuando, después de su apoyo explícito en distintos foros a Díaz Tezanos, dijo que intuía que «será razonable con la disciplina de su partido».

Defensa numantina

La salida de los colaboradores de la vicepresidenta supone, no obstante, una nueva derrota interna. Díaz Tezanos había vinculado su continuidad en el cargo a la permanencia de su equipo y su gente de confianza en innumerables ocasiones. Sin ir más lejos, ayer por la mañana, durante un encuentro con los medios, volvió a ratificarse. Incluso fue un paso más allá y le dijo a Zuloaga que si persiste en querer «limitar» o «suprimir» su derecho a nombrar a su equipo debería pedir su cese al presidente.

Revilla dijo en el pleno que intuía que la vicepresidenta iba a acatar las órdenes del partido

«Si la dirección del partido pretende limitar o incluso suprimir el derecho que tengo y que me reconocen las leyes a nombrar y cesar a las personas de mi confianza, pues también lo entenderé como una falta de confianza. Y en este caso creo que el camino es el mismo que se ha hecho con el anterior consejero de Educación, es proponer el cese al presidente de la comunidad autónoma», manifestó Díaz Tezanos en Ribamontán al Mar.

«Desde luego, el compromiso y la responsabilidad que yo personalmente y políticamente tengo con los votantes en las elecciones de 2015 es lo que me impulsa a seguir como vicepresidenta del Gobierno», recalcó. Y añadió que su continuidad o no en el cargo es una decisión de la dirección del PSOE, de modo que «está en sus manos». «Si la dirección del partido me otorga su confianza me otorga también la capacidad de rodearme de las personas que considero que tienen que estar en mi equipo», remarcó.

Los motivos de Zuloaga

Cuando Zuloaga anunció sus intenciones enmarcó la salida de Salvador Blanco, uno de los cargos más cuestionados del Ejecutivo por Podemos, en la regeneración política. A su juicio, «Sodercán no debe ser noticia en sí mismo por la persona que lo dirige, sino por su gestión». Por ello, reconoció que quiere «un equipo regenerado que impulse nuevas estrategias e implante más transparencia».

Más directo fue Zuloaga respecto a la histórica dirigente Rosa Inés García. «El cambio se produce al entender que la responsabilidad en el desempeño de esta área no debe responder a complicadas estrategias de poder dentro de un partido, sino proyectar la mejor imagen y gestión para Cantabria».

La dirección regional aseguró que no iba a contribuir a un debate que daña la imagen del partido

La sustitución del máximo responsable de Sodercán tiene unas importantes connotaciones políticas. Díaz Tezanos se negó tajantemente a cesarlo cuando Podemos lo exigió como condición indispensable para apoyar el Presupuesto regional. De hecho, la gestión de esta empresa se ha convertido en una diferencia insalvable entre la formación morada y el ala socialista del Gobierno durante esta legislatura. Los morados pueden volver a ser el aliado preferente del bipartito dentro de la Cámara.

El PSOE se aleja del debate

En medio de un cruce de documentos y declaraciones, con las dos convocatorias confirmadas, la dirección del PSOE trató ayer de quitarse del medio sin éxito. Lejos de su objetivo, lo que consiguió es desconcertar aún más. Los de Zuloaga emitieron un comunicado en el que aseguraron que «no va a contribuir» a un debate público en los medios de comunicación que «daña gravemente la imagen» de la organización y pidieron «altura de miras» y «responsabilidad» a todos sus cargos públicos y orgánicos. «Toda nuestra tarea se centra en fortalecer nuestra organización para recuperar nuestro espacio político, para volver a ser referencia de la izquierda», concluyó.

Un informe determina que «no cabe admitir» la solicitud de ceses

«Los partidos políticos, bien directamente, o bien a través de los grupos parlamentarios, están legitimados para adoptar las decisiones internas que libremente consideren, y pueden tratar de que esas decisiones se adopten por los titulares del poder público. Especialmente relevante para el logro de ese objetivo es el ejercicio, en sede parlamentaria, de la labor de iniciativa y control del Gobierno. Pero los partidos políticos no ejercen por sí mismos funciones públicas, sino que proveen al ejercicio de tales funciones». En el párrafo –largo y con la terminología jurídica evidente– está la clave del informe remitido por Eva Díaz Tezanos a la dirección del PSOE. Un texto de siete páginas que, en resumen, transmite a la nueva ejecutiva socialista que «no cabe admitir a trámite» los ceses solicitados de García y Blanco «ya que el procedimiento administrativo –el que siguieron desde Bonifaz– no es el cauce idóneo para que los partidos políticos se dirijan al Gobierno en el ejercicio de la labor de impulso y control de su acción política».

La exsecretaria general del PSOE ya subrayó ayer por la mañana que había remitido una carta a su sucesor en el cargo, Pablo Zuloaga, en la que le indicaba que las leyes avalan su capacidad como vicepresidenta del Gobierno para proponer al Consejo de Gobierno el nombramiento y los ceses de las personas de su equipo. En la misiva también solicitaba al secretario general que pusiera en marcha «las medidas necesarias para acabar ya con esta crisis» en el PSOE, que «actualmente está en el Gobierno».

Díaz Tezanos basa su postura en un informe «que emite la asesoría jurídica de la Secretaría General de la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria en relación a las propuestas acordadas por la Comisión Ejecutiva del PSOE de Cantabria». Así está encabezado el documento, que alude a principios como el de «dirección presidencial» o el «departamental» (centrado en la labor de los consejeros) para justificar sus conclusiones finales.

Fotos

Vídeos