Santamaría compara al independentismo con el «fanatismo cuasi religioso»

Javier Cotera

La vicepresidenta del Gobierno clausura en La Magdalena el encuentro de delegados y subdelegados del Gobierno, donde aboga por fortalecer y extender la cultura del pacto

AGENCIASDM

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha comparado hoy al independentismo con el «fanatismo cuasi religioso» en el que algunos se dejan «instrumentalizar» por «sumos sacerdotes que mienten todos los días». También ha afirmado que el Gobierno de España va a seguir trabajando en Cataluña para «devolver una convivencia normal y serena» a unos ciudadanos que «han sufrido mucho»y para defender el interés general de todos los españoles.

Así lo ha dicho durante la clausura de una reunión de delegados y subdelegados del Gobierno celebrada en el Palacio de La Magdalena de Santander, en la que la vicepresidenta ha realizado un reconocimiento especial a la labor que está desarrollando el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, presente en dicho foro, y el equipo que se encarga de la aplicación del artículo 155 de la Constitución «en beneficio de todos los catalanes y de la legalidad de todos los españoles». En ese momento, y con el presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, sentado entre los asistentes, ha reconocido la «lealtad» demostrada por el Gobierno de Cantabria para con el Estado ante el conflicto catalán.

Sáenz de Santamaría ha llegado al Palacio de La Magdalena acompañada del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, y ha esquivado a los medios de comunicación que la esperaban en el interior con la intención de preguntar por el máster de Cristina Cifuentes. La clausura se ha centrado en el plan de modernización de la administración periférica del Estado y del plan de medidas de mejora de la sanidad exterior o la lucha contra la violencia de género. Previamente, la vicepresidenta ha participado en la firma del acuerdo por el que el Puerto de Santander cede 60.000 metros cuadrados a la empresa Coated Solutions para ampliar su fábrica de Santander.

La vicepresidenta en Cantabria

Durante su intervención en La Magdalena, ha reconocido que han sido «meses difíciles» en los que tanto desde la Delegación del Gobierno en Cataluña, como en general, desde el Ejecutivo se ha trabajado «por defender la democracia, el Estado de Derecho y la legalidad» de todos los españoles frente a un «independentismo que lo tiene todo del populismo y que se mueve siempre entre la falsedad y la política de las emociones».

«Lo hemos hecho y hay que seguir haciéndolo. Vamos a seguir haciéndolo», ha avisado Sáenz de Santamaría, que ha señalado que el independentismo es «emocionalismo en estado puro» y muchas veces, incluso, es como un «fanatismo cuasi religioso».

Sáenz de Santamaría ha contrapuesto un independentismo que, según ha dicho, trata de «imponer» su forma de ver las cosas y unos gobernantes en Cataluña que, a su juicio, «lo único que han traído división e intolerancia», con el «patriotismo constitucional» del Gobierno de España.

Javier Cotera

Respecto al futuro Gobierno de Cataluña, ha opinado que no pueden gobernar «en nombre de todos los catalanes quienes han dejado de ser votados por la gran mayoría de ellos».

En su intervención, Sáenz de Santamaría ha hecho un llamamiento a la «lealtad» de las comunidades autónomas con el «proyecto de futuro» de España.

Pacto contra la violencia machista

La ejecución del pacto contra la violencia machista que firmaron el año pasado el Gobierno y las comunidades autónomas ha sido uno de los ejes centrales de la jornada, durante la que la vicepresidenta ha expresado la voluntad del Gobierno de extender «la cultura del pacto» a aquellas áreas que necesitan de acuerdos que «trasciendan los objetivos políticos y económicos», como el que ya se ha alcanzado en la lucha contra la violencia de género. Entre ellas ha citado la financiación autonómica, las pensiones y la educación.

«No podemos considerar que la sociedad española es una sociedad avanzada hasta que no nos hayamos librado de esta lacra terrible», ha subrayado. Ha recordado que el Gobierno ha comprometido mil millones de euros adicionales en los presupuestos generales del Estado para los próximos cinco años para implantar las medidas que recoge el pacto, de los que cien millones se destinan a transferencias para los ayuntamientos, 500 para las comunidades y 400 para las medidas del ámbito estatal.

La vicepresidenta ha enfatizado el papel de las delegaciones y las subdelegaciones del Gobierno en el desarrollo de las medidas del pacto y el trabajo «transcendental» que realizan las unidades de coordinación de violencia de la mujer.

Al encuentro, que ha reunido a los 19 delegados y los 44 subdelegados del Gobierno de España, han asistido también el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, y el secretario de Estado para las Administraciones Territoriales, Roberto Bermúdez de Castro. En la jornada se ha analizado las novedades que introduce el plan de modernización y mejora de la administración periférica del Estado, que fue diseñado en Sevilla, en el primer encuentro de delegados y subdelegados del Gobierno.

Este programa culminará en 2022, con el objetivo de lograr una administración «más cercana a los ciudadanos, más moderna y más ágil», y lo que, a juicio de la vicepresidenta es más importante, con una presencia de la Gobierno de España en todo el territorio nacional porque «la vertebración es la prioridad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos