El sector de hostelería reivindica su lugar como motor de crecimiento de la región

Por la izquierda: Lorenzo Vidal de la Peña, Koldo Díaz, Mª Ángeles Pérez, Jesús Blanco y Pablo Alonso./Roberto Ruiz
Por la izquierda: Lorenzo Vidal de la Peña, Koldo Díaz, Mª Ángeles Pérez, Jesús Blanco y Pablo Alonso. / Roberto Ruiz
Los debates El Diario / CEOE

Los empresarios debaten el futuro del sector y se marcan el reto de «diferenciarse» con nuevas propuestas

María de las Cuevas
MARÍA DE LAS CUEVASSantander

El sector turístico de Cantabria vive un momento de recuperación tras años de caída de su rentabilidad, con bajadas de hasta un 45%, y no quiere volver a retroceder pasos. Por ello, los empresarios del sector reclamaron como «urgente» un plan estratégico de Turismo «a largo plazo». Esta fue la medida más demandada en el foro de El Diario Montañés y CEOE-Cepyme que se celebró en la sede de la organización empresarial cántabra con la asistencia de cinco ponentes y una treintena de empresarios, voces críticas en su mayoría que pidieron a las instituciones que «no les pongan la zancadilla» y que «hagan política a generaciones vista y no a elecciones vista».

El sector reconoció sentirse «poco unido entre sí» y el presidente de la CEOE-Cepyme en Cantabria, Lorenzo Vidal de la Peña, abogó por un acercamiento: «Tenemos que unirnos para ser más fuertes y tomar decisiones estratégicas», «tenemos que trabajar juntos, aunque no estamos acostumbrados a ello en esta comunidad». También explicó que «es vital disponer de un plan estratégico a largo plazo para saber qué inversiones queremos acometer y esto solo es posible planificándose», y criticó que «la semana pasada el Parlamento de Cantabria desestimara una propuesta de desestacionalización del turismo», una de las reclamaciones históricas del gremio.

El debate contó con cinco ponentes. Junto a Vidal de la Peña, acudieron Pablo Alonso Astuy, vicepresidente de Hostelería de Cantabria; Koldo Díaz Pérez, director general de Eurostars Hotel Real; Mª Ángeles Pérez González, gerente del Hotel Balneario Puente Viesgo; y Jesús Blanco Oporto, presidente de Turismo Rural Cantabria. El redactor jefe de Economía del Diario Montañés, Miguel Ángel Pérez Jorrín, ejerció de moderador y destacó que «el sector del comercio y servicios ha sido el motor de crecimiento regional, con una recuperación palpable en los últimos tres años, a lo que ha contribuido, como en toda España, los seis millones de turistas ‘prestados’ por la situación de inseguridad internacional».

Pablo Alonso Astuy, vicepresidente de Hostelería de Cantabria –«un hostelero de tercera generación orgulloso de ello»– que consideró que «la renovación completa del sector con los metabuscadores ha traído altas exigencias de reconversión a las que muchos no han llegado».

El otro caballo de batalla es el turismo estacional: «Quizás no tengamos que pretender dejar de serlo, pero sí necesitamos ofrecer algo distinto a lo que hacíamos», continuó Alonso. «No necesitamos grandes mercados, puede que nos valga el mercado de proximidad, pero es fundamental especializarnos en algo».

Otro de los temas que preocupan al sector es la formación de sus trabajadores. En general, se cuestionó la «falta de vocación» y escasa preparación para «ofrecer un servicio de calidad al turista internacional», que –obligatoriamente– requiere el dominio de idiomas.

Mª Ángeles Pérez González, gerente del Balneario de Puente Viesgo, destacó la necesidad de «diferenciarse». «En nuestro caso, que la Selección Española viniera al Balneario fue clave, cambió nuestra imagen y creo que la de todos los balnearios, que habían asumido la imagen de destino para un público mayor». Mª Ángeles también destacó la importancia del Centro Botín como «referente para atraer flujo de turistas a la región», y puso grandes expectativas en «el centro asociado del Museo Nacional Reina Sofía y el Archivo Lafuente para crear un circuito cultural».

Koldo Díaz Pérez, director general Eurostars Hotel Real, establecimiento que este año cumple su centenario, destacó que «la promoción turística ayuda al negocio, pero el verdadero camino está en evolucionar como lo hace el cliente, y el turismo extranjero ha crecido hasta el 11%. Tenemos que cuidar al cliente de hoy, pensando en el de mañana. Nuestro espejo deben ser las grandes ciudades donde todo va rápido, hay que ir con los tiempos». «Y, por supuesto, hay que mejorar los idiomas, algo en lo que no se pone interés; en concreto, el curso de idiomas de la Escuela de Hostelería se ha suspendido por falta de asistentes, lo que es una pena».

Descongestionar la ocupación durante el verano es uno de los principales retos que defendió Jesús Blanco Oporto, presidente de Turismo Rural de Cantabria, que cuenta con 628 establecimientos legales inscritos y con un volumen de 9.940 plazas. «Hay que ofrecer valor añadido para captar turismo todo el año porque corremos el riesgo de morir de éxito en agosto sino se planifica urgentemente. Necesitamos medidas para descongestionar y desestacionalizar; regular el acceso a los parajes naturales; incentivar al viajero para acudir fuera de temporada; e incluso, limitar las licencias de establecimientos en algunas zonas para evitar un cierre generalizado».

Durante hora y media en la que se extendió el debate, la pregunta que se lazaban unos a otros fue ¿cómo lograr retener a los viajeros que llegan a Cantabria y a qué público queremos dirigirnos? En cuanto a lo primero, Manuel Pascual, director de Brittany Ferries en España, reivindicó el papel de la compañía en su aportación al turismo regional y bromeó diciendo que «alguno de los pasajeros que desembarca se queda». Como ejemplo, mencionó a los viajeros de moto, que participan en congregaciones.

A este respecto, Gustavo Cubero, adjunto a la dirección del Gran Hotel Sardinero y Hotel Hoyuela, comparó la actitud de Gijón cuando llegan cruceros: «No hay más que ver como reciben a los ferries, llenando la explanada, mientras que aquí no se le da importancia. Tenemos muchos ingleses que se hospedan en el Hotel Hoyuela y son clientes con un elevado poder adquisitivo». Cubero lamentó que a la hostelería «en vez de ayudar se nos pone la zancadilla porque las instituciones no se ponen de acuerdo. El anillo cultural –El Centro Botín, Reina Sofía y Archivo Lafuente– sería una gran oportunidad», subrayó. Miguel Hernández, del Hotel Vincci Puertochico, apuntó a la falta de unidad dentro del sector: «No nos ponemos de acuerdo nosotros, al contrario que en otras comunidades».

Jesús Barros López, gerente del Puerto Deportivo Marina Pedreña, destacó que «esta mañana hemos montado un operativo para una familia de alemanes que quería disfrutar de las vistas de El Centro Botín desde el agua. Ha supuesto un esfuerzo de flexibilidad que hemos hecho para que vuelvan y nos recomienden». Según Barros, el turismo debe pilotar sobre dos ejes: «conocer al cliente, ofrecer propuestas de valor añadido y preguntarnos en qué queremos ser buenos, creérselo y proyectarlo».

Nacho Cobo, presidente de la asociación Torrelavega Gastronómica, opinó que, «el deporte es el gran objetivo, ya sea con lluvia, sol, nieve o viento, a la gente hoy en día le gusta practicarlo, cuidarse, ir al gimnasio. Tenemos que traer a las competiciones deportivas, regular el deporte en la calle y la montaña y llegar a acuerdos entre los hoteles y las instalaciones deportivas municipales».

Por otro lado, Carmen Sampedro, del sector de organización de eventos, reivindicó la labor de su sector, «olvidado y gran desconocido como herramienta para destacionalizar , capaz de atraer un cliente que triplica el gasto del cliente estacional».

Para finalizar, Estela Rodríguez, hostelería de Laredo, lanzó una pregunta:«Qué puede hacer la empresa para valorar más a los camareros y dignificarles?». La palabra «desestacionalizar» volvió a relucir, «sería la forma de poder hacer contratos de calidad a largo plazo», apuntaron algunos empresarios.

Año Santo Lebaniego

Acerca de datos turísticos con motivo del Año Santo Jubilar Lebaniego, los empresarios asistentes al debate se quedaron ‘fríos’, con un silencio generalizado y esquivos a la pregunta. Finalmente Patricia Loro, de la Asociación de Guías oficiales de Turismo, señaló que «así como El Centro Botín se está notando y nos piden visitas, de momento no hemos recibido llamadas para organizar rutas a Santo Toribio». Por su parte, Javier Bedia, del hotel Bemón Playa, señaló que «el Año Jubilar de Liébana no se conoce fuera porque no se ha promocionado, no hay patrocinios ni planificación. Los peregrinos que nos llegan son del Camino del Norte, que tiene muy buena acogida y tirón turístico».

Finalmente, Ángel Cuevas, presidente de la Escuela de Hostelería, rompió una lanza a favor del Año Jubilar: «Estoy seguro de que lo iremos notando a lo largo de los meses», «el peregrino no solo se hospeda en albergues, también lo hace en hoteles buenos». Cuevas añadió que, «la Administración no tiene recursos económicos para ayudarnos, pero sí puede desarrollar acciones directas, como abrir el Parque de la Naturaleza de Cabárceno con entrada gratuita durante octubre».

El director comercial y de marketing de la sociedad regional de turismo de Cantabria, Cantur, Jose Ramón Álvarez Gutiérrez, defendió que, «lo que importa no es este año sino que Año Jubilar Lebaniego se consolide como destino turístico». Álvarez estuvo de acuerdo con «una mayor interacción entre administración publica y sector privado» y señaló que «hay herramientas mejorables, es cierto que hay picos de estrés, si bien no tenemos la varita mágica».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos