El sector inmobiliario constata un cambio de tendencia en la venta de viviendas en Cantabria

El sector inmobiliario constata un cambio de tendencia en la venta de viviendas en Cantabria
Javier Cotera

Los profesionales observan un incremento en las transacciones, pero sin que necesariamente vayan acompañadas de un aumento de los precios

Mada Martínez
MADA MARTÍNEZ

El precio medio de la vivienda libre en Cantabria ha aumentado un 4,6% en el tercer trimestre de este año y en relación al mismo periodo de 2016, según el Índice de Precios de Vivienda (IPV) del Instituto Nacional de Estadística (INE) publicado el miércoles. ¿Cómo recibe el sector inmobiliario este incremento? El sector, si bien nota un cambio de tendencia −más ventas, sobre todo−, lo toma con prudencia, lo encapsula, prefiere esperar a los acumulados anuales.

Enrique Mier, presidente de Afilia (Asociación de Inmobiliarias de Cantabria) opina que lo mejor es esperar a ver las cifras del año para tener una idea más certera. «El dato es positivo, indica que vamos por la buena senda, pero habrá que esperar al cuarto trimestre», y ver si los datos siguen siendo positivos. Sobre el aumento, indica que también puede deberse a un tirón del mercado estival motivado por compradores de fuera de Cantabria. En Afilia constatan un incremento de las ventas de vivienda libre. Ya fue del 30% en 2016 sobre los datos de 2015, y Mier cree que este año «irá en esa línea», pero insiste en la prudencia. También señala que muchos compradores apuestan por invertir en inmuebles que dedicar luego al arrendamiento, entre otras razones, por el «buen precio de la vivienda» (ha bajado hasta un 40% en los últimos ocho años, indica).

En el mercado cántabro, señala Mier, existe más oferta que demanda, una razón que explicaría que los precios estén más contenidos. Si se revierte esta situación, crecerán, y con este dato del IPV «aún es pronto para decirlo».

Pedro Lorenzo, jefe de ventas en Inmobiliaria José Antonio Rodríguez, coincide en que «se están vendiendo más viviendas y con más fluidez» que antes. ¿Por qué? En primer lugar, porque han bajado los precios, y los compradores se animan a invertir en inmuebles;en segundo, «los bancos están volviendo a financiar» y la inversión en vivienda vuelve a ser tentadora;se está vendiendo más, «pero que se esté vendiendo más caro no lo vemos», indica Lorenzo. Este año está siendo «de bastante movimiento», pero, reflexiona, «hasta que el mercado no absorba el estocaje (viviendas en manos de bancos y demás) no será fácil que se revierta la situación», es decir, que el aumento de ventas vaya acompañado de una subida de los precios. Añade que en la venta y precio de una vivienda entran en juego muchas variables −lugar, orientación, estado...−, por lo que el análisis ha de hacerse teniéndolas en cuenta.

Análisis segmentado

En eso coincide Antonio Avilés, director ejecutivo (CEO) de MiKeli. Este 4,6%, un «dato genérico», dice ha de analizarse de modo «segmentado». En el caso de MiKeli, dedicada a la vivienda de nivel alto o muy alto, las variaciones de los precios, al alza o a la baja, no son tan acusadas: «Los inmuebles caros se defienden mejor». Toma el dato, por tanto, «con prudencia, siempre segmentándolo», y rebajándolo al 2% en el caso de su actividad y firma. Si se da una subida de precios, añade Avilés, hay que entender que es una subida sobre los mínimos a los que se ha llegado tras la caída de estos años. Y, sí, concede que hay un «cambio de tendencia» en el sector en un «mercado más sólido, más dinámico y con más crédito».

José Andrés, gerente de Inmobiliaria San Fernando, coincide con las lecturas anteriores. «Sí notamos una subida de las transacciones inmobiliarias (hay más confianza en el mercado, los clientes están comprando para rentabilizar esa compra como una inversión en alquiler), pero no notamos un aumento de los precios». En San Fernando trabajan con los programas y cifras de agentes de la propiedad inmobiliaria «y no nos señalan ese aumento».

Para Andrés, 2017 ha sido «un buen año» en términos de actividad, y 2018 será parecido. «Si no pasa nada extraño, si sigue habiendo confianza en el mercado y estabilidad laboral, será similar. Puede ser que, si sigue aumentando la demanda de vivienda, los precios puedan subir algo», indica.

El aumento del 4,6% en Cantabria está más de dos puntos por debajo del promedio nacional, que llega al 6,7%. Enrique Mier señala que las estadísticas sitúan a la comunidad, normalmente, por detrás de la media nacional, una media de la que tiran enclaves como Madrid o Barcelona, donde las subidas interanuales de precios son altas.

Un dato «esperable»

Gervasio Pinta, presidente de la Asociación de Constructores y Promotores de Cantabria, considera que el dato del incremento de los precios de la vivienda libre era «esperable» y que, probablemente y con el tiempo, «seguirá creciendo». Esto también se explica por el hecho de que «se estaban viendo precios que no eran reales». Para Pinta, cifras como ésta marcan el «preinicio» de la recuperación del sector dado que «hay, poco a poco, más movimiento» en lugares como Santander o Torrelavega.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos