El Seve Ballesteros batirá el récord en su oferta de destinos en la temporada de verano

Un avión de Ryanair aterriza en el aeropuerto Seve Ballesteros./DM
Un avión de Ryanair aterriza en el aeropuerto Seve Ballesteros. / DM

La campaña arranca a finales de mes con la novedad del vuelo a Budapest. En agosto se podrá viajar a 23 ciudades diferentes, la cifra más alta de la historia del aeropuerto

ÁLVARO MACHÍN SANTANDER.

En agosto del año pasado se igualó la cifra. En total, 22 destinos diferentes. La misma del tope histórico del año 2015 -también, por supuesto, en agosto-. El catálogo más grande de ciudades a las que viajar desde Cantabria en avión y sin escalas. El más variado. Hasta ahora. Porque la temporada de verano que arrancará a finales de mes contará con una casilla más en la lista de salidas y llegadas. Cuando todas las rutas estén funcionando a la vez -eso sucederá otra vez entre finales de julio y de agosto- serán 23 opciones. Con Budapest como gran novedad (se volará desde el día 26 de este marzo) y con el estreno de Marrakech respecto a la campaña anterior se compensa la baja de la ruta a Alicante, que se ha caído de la oferta. Nunca desde el Seve Ballesteros se pudo ir a tantos sitios como en los próximos meses.

En los aeropuertos hay dos estaciones al año. Invierno y verano. Eso se traduce en dos temporadas en los paneles de la terminal. Pero a veces cuesta encontrar la información completa de posibles destinos. La lista entera. Saber a dónde se puede volar desde el Seve con fechas concretas -de ahí el cuadro que acompaña esta página-. En unos días arrancará una campaña importante y con el objetivo claro y factible de poner las cifras del antiguo Parayas otra vez por encima del millón de pasajeros al final del año. Más allá del récord, la nueva campaña tiene análisis de fondo.

El año pasado, los 22 destinos se repartían a medias entre rutas nacionales e internacionales. Once y once. Esta vez los vuelos al extranjero superarán a los domésticos (trece a diez). Será el primer verano en el que se pueda volar a países de otro continente (Marrakech) y se refuerza la oferta de capitales de la Europa del Este (a Varsovia se une Budapest). O sea, más destinos y también más lejanos. De cara a mejorar los números de viajeros hay otro cambio importante. Las rutas temporales -las que sólo operan durante la campaña o la temporada alta, con fecha de caducidad- eran once. Esa cifra cae hasta las ocho (Málaga pasó a ser anual ya tras el verano anterior, Dublín -que tendrá refuerzos en fechas concretas- pasa este año y las nuevas nacen ya para todo el año). Además, dos de las que funcionan en un periodo concreto estarán disponibles durante algunos días más que el año pasado (Palma de Mallorca e Ibiza).

Budapest, una de las novedades
Budapest, una de las novedades

A esto se suman dos importantes novedades en las dos rutas que más pasajeros mueven en el Seve. Air Nostrum e Iberia ya anunciaron en su día una reestructuración de la conexión con Madrid. En la práctica supone menos vuelos, pero más asientos disponibles (a través de aviones más grandes y de horarios, en principio, más coherentes). A eso se suma un cambio muy potente en la oferta de Vueling para desplazarse a Barcelona. Pasa de cinco a ocho vuelos semanales durante toda la temporada en una ruta que entre enero y noviembre del año pasado movió, en total, más de 120.000 pasajeros en el aeropuerto cántabro (la segunda más importante). Entre Vueling y Ryanair será posible que casi todos los días estén programadas dos salidas diarias. Más vuelos y también mejores horarios, puesto que en prácticamente todos los casos hay una salida por la mañana y otra por la tarde (frente a las situaciones ridículas que provocaba la competencia entre las dos compañías, con horarios casi pegados que perjudicaban a los usuarios).

Superar el millón de pasajeros es un objetivo al alcance de la mano con la tendencia actual

Las malas noticias

No todo son buenas noticias. Las obras en el aeropuerto de Tenerife Sur dejarán a Ryanair sin vuelos a la isla del 4 de abril al 27 de junio. Problemas técnicos. Y allí, directamente, dejará de viajar esta vez Vueling. Ruta cancelada. Salvo Madrid y Barcelona, desde el Seve Ballesteros ningún destino sobrevive a una doble conexión (o sea, a dos compañías volando al mismo sitio). Pasa también con Valencia. Parecía extraño que dos empresas viajaran hasta allí desde Santander. Volotea se retira (otra cancelación), pero seguirá Ryanair. Es decir, la lista de destinos disponibles se mantiene en ambos casos, aunque se pierdan las operaciones de dos aerolíneas.

La competencia entre Wizzair y Ryanair puede deparar alguna nueva ruta en breve

Sí que cae en todos los sentidos la ruta con Alicante (Vueling), que en 2017 estuvo disponible entre el 27 de junio y el 7 de septiembre (con vuelos los martes y los jueves). Allí nadie volará ya este verano. Y se reduce notablemente el tiempo en el que se oferta poder desplazarse a Lisboa (Air Nostrum). Si en la campaña anterior hubo aviones en ambos sentidos desde el 26 de marzo al 26 de octubre, esta vez sólo se pueden comprar billetes en el tramo del calendario comprendido entre el 3 de mayo y el 9 de septiembre. De siete meses a poco más de cinco.

El futuro

Con unos meses estivales con buena pinta en el aeropuerto, los pronósticos sobre el balance con el que cerrará el Seve Ballesteros son positivos. El 2017 se saldó con 937.641 viajeros y la sensación de que volver a pasar la cifra simbólica del millón está al alcance de la mano. El arranque del año lo confirma. En enero hubo un crecimiento del tráfico del 36,4%. Una enorme subida.

Lo más inmediato será recibir a los primeros viajeros de Budapest (Hungría). La venta de billetes va a buen ritmo en la nueva línea de Ryanair, algo que ocurre también con la conexión con Varsovia, que opera Wizzair. De los juegos en el tablero del mapa europeo de estas dos compañías pueden venir las novedades en forma de nuevos destinos. Wizzair sólo viaja desde Santander a la capital polaca y le va bien. Así que no es extraño que pruebe algo más. Y Ryanair no quiere que le muerdan su pastel. De nuevos aeropuertos en Alemania, Rumanía (básicamente Bucarest) o incluso de otro destino en Polonia es de lo que se habla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos