El viento tumba una nave en Raos y provoca 39 incidencias en Cantabria

Destrozos causados por el viento en Raos. / Sane

El fuerte viento Sur causa estragos por toda la región y anima a los incendiarios a prender fuego a los montes

Pilar González Ruiz
PILAR GONZÁLEZ RUIZSantander

Félix se ha marchado, pero ha llegado Gisele. De una borrasca a otra. 39 provincias en alerta por lluvia, nieve y olas de hasta seis metros. Cantabria ya lo nota. El viento que durante la noche comenzó a azotar la región ha arreciado esta mañana. Entre los efectos más inmediatos está la caída del muro de una nave del Polígono de Raos, el cierre de la estación de esquí de Alto Campoo y el teleférico de Fuente Dé.

El derrumbe en Raos se ha producido sobre las 7.00 horas de la mañana en la parcela 17, junto a Yates&Cosas, que se ha venido abajo y ha caído encima de varios coches. Según ha informado el Ayuntamiento de Camargo, el viento ha tirado el 40% de esa fachada.

Ver más

Julián, propietario del bar El Polígono, a escasos metros de la nave siniestrada, es de los primeros en llegar. Cuando llevaba una hora trabajando escuchó «un ruido fuerte», pero no le dio demasiada importancia, al pensar que se trataba de alguna de las grúas que mueven maquinaria pesada en el entorno. Pero poco después, el estruendo se produjo de nuevo. «Se ha caído dos veces», explica.

La nave es propiedad de la empresa Electricidad Llorente y la reforma que se estaba realizando tenía como finalidad construir instalaciones para jugar al pádel. Una de las causas del derrumbe podría ser la antigüedad de los materiales. Los muros son de bloques de hormigón, construidos hace décadas. «Es una de las primeras naves que se construyó en Raos», indican en el bar.

Sane

Desde el interior de Yates&Cosas se puede observar con seguridad el destrozo provocado por el viento. Apenas 30 metros separan una nave de otra. Una 'pluma' trabaja en el exterior y una pala de pequeñas dimensiones dentro, entre los escombros. Fuera, la Policía Local de Camargo ha acordonado ambos extremos de la calle y controla que nadie se acerque más de lo necesario, pues las condiciones aún no son seguras.

Tratándose de una empresa especializada en barcos, lo suyo es vocabulario de mar. «Si el viento rola en las próximas horas- explica Enrique Gordaliza- podría levantar el resto de las placas». Las láminas que el vendaval ha levantado y se encuentran precariamente sujetas por varias cinchas, mientras se solucionan los daños mayores, entre ellos, sacar de debajo de los restos los tres vehículos cubiertos de hierros y bloques.

Los operarios corren de un punto a otro con diversas herramientas para tratar de asegurar lo que queda en pie tanto como sea posible. Las vigas de la nave son independientes entre sí, esto es: no tienen un elemento común de sujeción que les dé estabilidad, lo que supone un riesgo de caída. ¿Cómo lo ven?, peguntamos. «Complicado», responden.

Después de recibir el aviso del servicio de emergencias 112 del Gobierno de Cantabria, los Bomberos de Santander y la Policía Local de Camargo se han desplazado hasta el lugar, al que también han acudido el concejal de Protección Civil de Camargo, Ángel Gutiérrez, y varios técnicos municipales.

En el inicio de este miércoles, en Reinosa el viento ha alcanzado rachas máximas de 89 kilómetros, Alto Campoo de 85 y Ramales de la Victoria de 82, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). En Torrelavega se han medido rachas de viento de hasta 78 kilómetros y en el aeropuerto de Santander, de 72. Las máximas de toda España, de 139 kilómetros y 127, se han registrado en A Coruña, en Fisterra y Cabo Vilán, respectivamente.

Por el momento, aparte del derrumbre del muro en la nave de Raos, en el Paseo de Pereda ha caído un andamio y un árbol, otro también en Heras. Un camión rígido de reparto ha volcado en Soba y ha quedado apoyado sobre la bionda cortando un carril, sin que el conductor haya sufrido daños.

Entre las siete de la mañana y las seis de la tarde, el 112 ha coordinado 39 incidencias por viento. La más llamativa ha sido lógicamente el desplome de la nave del polígono de Raos. Los incidentes gestionados se han correspondido con la caída de árboles y ramas, desperfectos o desplazamiento de mobiliario urbano y deterioro en infraestructuras, fundamentalmente en cubiertas de edificaciones.

Por otro lado, varias ramas de árboles han salido volando en Camargo, pero no han herido a nadie y los bomberos están trabajando para retirarlas, y por último, las rejas de un puente en Los Corrales de Buelna se han caído a causa del viento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos