«El tesorero tenía el décimo premiado en la mano, lo había mirado tres veces y no se lo creía»

Javier Gómez, en la peña, bajo un retrato de Félix Rodríguez con sombrero cordobés/Celedonio
Javier Gómez, en la peña, bajo un retrato de Félix Rodríguez con sombrero cordobés / Celedonio

Javier Gómez, presidente de la Peña Taurina Félix Rodríguez, no sabe aún cuántos socios han sido agraciados con el segundo premio de la Lotería de Navidad

Diego Ruiz
DIEGO RUIZSantander

Javier Gómez es una de esas personas expertas en meterse en todo aquello que nunca da dinero y cuyo único beneficio es la satisfacción personal. El sentirse bien por dentro. En mayo de 2015 encabezó una gestora para sacar de la ruina a la decana peña taurina Félix Rodríguez y un año después le nombraron presidente. Por el camino tuvo que dejar unos cuantos euros para afrontar los gastos de una entidad que corría desesperada a cerrar un bonito local y con él 90 años de historia. Pero su suerte, la de Javier y la de la peña, cambió el pasado 22 de diciembre cuando un número, el 51244, dejaba un reguero de millones, entre décimos y participaciones, repartidos entre peñistas, familiares, amigos y clientes de unos cuantos bares que, haciendo un favor a la Félix Rodríguez, habían puesto a la venta las papeletas de la suerte. Un 51244 que ahora le devuelve la vida a esa peña que a punto ha estado de echar el cerrojo.

Precisamente, la Lotería sacó de la penumbra a la peña Félix Rodríguez cuando en 2015 se decidió poner a la venta, de nuevo, décimos y participaciones para el sorteo de Navidad. Hacía unos años que se había suspendido una venta que, con un euro de 'comisión', servía para afrontar algunos gastos importantes. De tal manera que, como señala Gómez, «el primer año sacamos algunos euros y ya el segundo pudimos recuperar el dinero que en su día adelantamos los miembros de la gestora. Este año, sin que nos tocara el segundo premio del sorteo de Navidad, ya teníamos previsto obtener beneficios».

Leer más

Obras en la sede

Con lo recaudado y lo ganado, en 2018 la junta directiva que preside este agente de seguros, socio de la peña desde 2003, hará un par de obras importantes en la sede de la calle Burgos. «Teníamos previsto -señala Javier Gómez- hacer la instalación eléctrica dentro de dos o tres años, así como pintar todo el local, siempre en función del dinero que tuviéramos. Ahora, con esto, podremos adelantar los trabajos».

El mágico 51244 salió de la administración de Loterías nº 1 de la avenida de Calvo Sotelo. «Fue el número que eligió el lotero, donde siempre hemos comprado la lotería para el sorteo. No le pedimos ninguno en especial», dice el presidente.

El premio, como ya informó El Diario, está muy repartido. «Son muchos millones en décimos y participaciones. Casi todos los de la junta directiva llevamos un décimo. Yo tenía uno para mí y había repartido, como vengo haciendo desde hace treinta años, a mis sobrinas, mi hermana y mi cuñado. Además, intercambié participaciones con varios amigos, como se hace habitualmente en este sorteo». Lo que no desconoce Javier, por el momento, es quiénes de los 82 socios de la peña han sido premiados. «Sabemos -dice- que hay uno que no compró nada de lotería porque él mismo me dijo que no jugaba nunca», comenta.

El presidente de la Félix Rodríguez recuerda el transcurso de esa mañana del 22 de diciembre. «Yo venía de la calle cuando me encontré a mi hermana hablando con el tesorero de la peña, que se había levantado de la cama nada más oír el número premiado. Lo tenía en la mano y lo había mirado tres veces sin creérselo. De allí nos fuimos a la administración y luego, hasta la once y veinticinco, no dejé de hablar por teléfono, desde el móvil y desde el fijo. Ese día tuve que dejar de trabajar, iba de la administración a la peña y de la peña a la administración. Teníamos además ya programada, a las ocho de la tarde, la misa anual en Las Reparadoras y después un aperitivo en la sede, por lo que la actividad de la peña no se vio alterada. Estuvimos allí comiendo y bebiendo hasta las doce y pico».

La Cepa del Papi

En toda esta historia tiene un papel protagonista La Cepa del Papi, mítico bar de la calle Peñas Redondas, donde se vendieron participaciones y décimos de la lotería de la entidad que preside Javier Gómez. «El Papi -Manuel Saiz Herrería, anterior propietario y fundador del negocio que ahora llevan sus hijos- fue presidente de la peña y siempre hemos vendido la lotería en su bar. Allí se han repartido, sobre todo, muchos décimos». Pero no solo La Cepa del Papi dejó muchos euros entre sus clientes, también otros establecimientos que Javier recuerda, aunque no todos.

«Dejamos participaciones en bastantes bares que nos hacen el favor de vendernos la lotería. Que yo sepa se llevaron a la cafetería Ibero, el Rialto, El Figón, la Casa de los Bolos y la carnicería de Tito Movellán, entre otros». Curiosamente, el propietario de un bar que este año no tuvo la oportunidad de vender la lotería de la peña, el pasado año se había quedado con el talonario entero pagado. Cosas de la suerte.

Javier Gómez, ese experto en meterse en empresas donde ganar poco y al que la suerte no ha podido esquivar esta vez, ahora se prepara ya para meterse de lleno, un año más, en la organización de la Cabalgata de Reyes de Monte. Otro trabajo de esos para sentirse bien por dentro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos