270 toneladas de solidaridad

Contenedores repletos de alimentos donados en la Gran Recogida van llegando a la nave del polígono de Tanos, sede del Banco de Alimentos. /Luis Palomeque
Contenedores repletos de alimentos donados en la Gran Recogida van llegando a la nave del polígono de Tanos, sede del Banco de Alimentos. / Luis Palomeque

El Banco de Alimentos llena su nave de Tanos tras el «éxito» de la Gran Recogida | La organización agradece el apoyo, «un año más», de los cántabros y destaca la participación de «muchos chicos en edad escolar»

María de las Cuevas
MARÍA DE LAS CUEVASSantander

Contenedores repletos de alimentos y productos de primera necesidad vuelven a llenar las estanterías -hasta hace dos días vacías- de la nave que el Banco de Alimentos de Cantabria tiene en Tanos. El martes comenzaron las labores de logística para llevar al almacén las 270 toneladas de donaciones que se han conseguido en la Gran Recogida, que tuvo lugar el pasado viernes y sábado en 170 establecimientos alimenticios de la región.

La campaña solidaria sirve para abastecer hasta el próximo invierno a las 26.000 personas que viven en situación de precariedad. «Se harán otras campañas, pero de forma puntual para ir cubriendo necesidades concretas», explicó a este periódico el presidente de la organización en Cantabria, Francisco del Pozo.

Esta recogida solidaria, bajo el lema 'Claro que cuento contigo. Pequeños gestos que salvan vidas', se coordina a través de la Federación del Banco de Alimentos de manera simultánea en toda España, con la que se reunieron 21.000 toneladas de alimentos a lo largo del territorio nacional y se involucraron 130.000 voluntarios. La cifra de donaciones supone un descenso respecto a los años previos (en 2015 y 2016 se recogieron 22.000 toneladas anuales).

Sin embargo, en Cantabria la Gran Recogida ha experimentado un incremento de un 20% en comparación a la anterior campaña. «La quinta edición de la Gran Recogida ha supuesto la consolidación de este programa solidario», afirma del Pozo, que se siente pletórico a la vista de los resultados. Explica el presidente del Banco de Alimentos que «los voluntarios nos aseguraban que casi no había que explicar de que se trataba, ya que los clientes cogían la bolsa y la llenaban con sus donaciones, cada cual lo que quería, como un hábito más, de forma que el programa se ha afianzado», insiste el presidente.

El kilo de arroz es, curiosamente, el «producto estrella», siendo el que más ha sido aportado por los donantes. «El arroz es de largo el producto que más presencia tiene entre las 270 toneladas recogidas». Al arroz le siguen las legumbre de todo tipo (alubias, lentejas, garbanzos...), el aceite y la pasta.

En la mañana del pasado martes, cinco camiones de las empresas de logística del Centro Retro, Integrada2 y BM supermercados comenzaron con el traslado y la organización de los alimentos desde los establecimientos donde se habían donado hasta este almacén de Tanos, donde son ahora clasificados en función de la fecha de caducidad y el tipo de alimento. Lo más importante ahora es «llevar un riguroso control para que ningún alimento se estropee», explican desde la organización.

Voluntarios

«Hasta con el tiempo hemos tenido suerte, porque este trabajo con la lluvia de estos días atrás y todo mojándose no se podría realizar», indica Miguel, uno de los voluntarios que participa en las labores del polígono de Tanos. El viernes por la mañana, un equipo de 30 voluntarios de la Hermandad de Donantes de Sangre, ya con experiencia en este cometido, comenzará a «bucear» en cada uno de los enormes contenedores para localizar los alimentos perecederos como huevos, leche, repostería, dulces navideños y bebidas gaseosas. Estos serán separados y rápidamente repartidos para «no desperdiciar nada, hay mucha necesidad», insisten.

El incremento de donaciones que ha recibido la campaña se debe «en gran medida al aumento de voluntarios, de 600 a 800 personas han participado en la Gran Recogida», destaca el Banco de Alimentos. Con su presencia en la puerta de los establecimientos, informaban y animaban a la donación. Muchos de ellos eran chicos y chicas en edad escolar. «El 40% de los voluntarios que ha participado eran chavales dinámicos y solidarios de colegios donde hemos estado desarrollando charlas sobre 'El despilfarro de alimentos'. Esta iniciativa, organizada desde la Federación, les ha hecho reflexionar y tomar conciencia». «Hay que dar las gracias a toda Cantabria. La gente se ha volcado con la campaña. En Laredo, Castro Urdiales y Reinosa hemos notado especialmente el aumento de voluntarios, que es proporcional al incremento de donaciones. Hemos comprobado que en los supermercados donde no han llegado voluntarios, la recogida disminuye», explica la coordinadora María Calvo. «Cuantas más manos, mejor», apostilla.

A esta enorme despensa solidaria de alimentos de Tanos se irán sumando otras recogidas de alimentos organizadas de forma puntual en colegios y otros centros comerciales para mantener las estanterías con todo lo necesario para afrontar el año, hasta el próximo invierno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos