Los trabajadores de El Dueso ven «ridícula» la respuesta a su «extrema precariedad laboral»

El CIS José Hierro de Candina. / DM .
Cantabria

Los sindicatos critican que desde Instituciones Penitenciarias «se envían solo cinco funcionarios, cuando otros centros con menor déficit de personal han recibido el doble»

Ana Rosa García
ANA ROSA GARCÍASantander

La dura advertencia de los sindicatos de El Dueso, lanzada hace apenas un mes, ha caído en saco roto. Lejos de favorecer una solución que mitigue «la extrema precariedad laboral» que soporta tanto el penal de Santoña como el centro de inserción social (CIS) José Hierro, que depende él –sito en el Polígono de Candina–, los trabajadores han recibido «con decepción» la respuesta enviada desde Instituciones Penitenciarias. Ayer mismo se incorporaron cinco funcionarios en prácticas (aprobados en oposición pero pendientes de tomar posesión de su plaza), una medida que juzgan «ridícula». «Es un número a todas luces insuficiente para realizar de manera satisfactoria todas las funciones que garanticen la seguridad y el orden y que permitan cubrir las necesidades reales», critican las secciones sindicales de El Dueso Acaip-USO, CSI-CSIF y CC OO.

Recuerdan que, además, «a esto hay que sumar la inminente finalización del periodo de prácticas de siete funcionarios de nuestra plantilla, cuyo cambio de destino laboral está previsto para septiembre. Así que nos vienen cinco, pero se nos van siete, no se arregla nada. Vamos a peor. Es insultante». Los representantes de los trabajadores consideran que «la situación es más indignante aún si se compara el número de funcionarios en prácticas asignados a otros centros».

Así, por ejemplo, en la zona norte, «a Basauri (Vizcaya) se han destinado tres funcionarios en prácticas cuando el déficit de personal es prácticamente nulo; al de Villabona (Asturias) llegarán veinte nuevos, teniendo menos carencia de personal que nosotros... y podemos continuar con Álava y San Sebastián –con menos vacantes y una asignación de cinco prácticos a cada una–», se quejan. En condiciones similares a las de El Dueso, en cuanto a necesidad de refuerzos, se encuentran «los centros penitenciarios de Logroño y Burgos, a los que se ha dotado con diez funcionarios más en ambos casos». ¿Por qué aquí solo se ha destinado a cinco?, se preguntan los sindicatos, que insisten en el «preocupante» panorama a la vista.

En los últimos años no sólo se han acumulado varios puestos sin cubrir –en concreto, 23 de los 144 que conforman la plantilla– por la ausencia de Ofertas Públicas de Empleo y de concursos de traslados, sino que hay que descontar los 32 funcionarios a punto de dar el paso a la segunda actividad, ‘reserva’ en activo para aquellos trabajadores que ya han cumplido los 57 años y que dejan la primera línea de vigilancia y control de los internos para asumir otro tipo de funciones de menor riesgo y responsabilidad, como es el trabajo de oficina. «Si empezamos a restar, obviamente las cuentas no salen», añaden. Esos cálculos se han comunicado tanto al director de El Dueso y del CIS, como al delegado del Gobierno en Cantabria y a Instituciones Penitenciarias «con la esperanza de que hubiera una reacción que no ha llegado».

«No habrá cierre»

Los sindicatos reiteran que, «si no se toman medidas para aumentar el personal, el CIS José Hierro se verá abocado al cierre». Consultada por este asunto, la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias se ha limitado a asegurar a este periódico que «no existe previsión alguna sobre el cierre de este centro ni la privatización del servicio de vigilancia», temores expresados por la plantilla, que no entiende por qué no se pone una solución a la «manifiesta falta de personal. Tal y como estamos es insostenible».

A su juicio, aunque «la Dirección del centro y Delegación de Gobierno mantienen que han hecho todo lo indecible por aumentar el número de efectivos, en vista del resultado cabe preguntarse si los órganos competentes no han insistido lo suficiente o Madrid ha discriminado a El Dueso en el reparto de funcionarios con respecto a otras cárceles próximas, no teniendo claro en base a qué criterios», lamentan.

Fotos

Vídeos