«No soy un tránsfuga, el transfuguismo ideológico lo ha hecho Ciudadanos»

El diputado Juan Ramón Carrancio, ayer, en el centro de Santander. /Javier Cotera
El diputado Juan Ramón Carrancio, ayer, en el centro de Santander. / Javier Cotera

Juan Ramón Carrancio | Diputado del Grupo Mixto. Exdirigente de Ciudadanos

Enrique Munárriz
ENRIQUE MUNÁRRIZSantander

Juan Ramón Carrancio acaba de abandonar Ciudadanos tras verse inmerso en una denuncia por falsedad documental y el nombramiento de Félix Álvarez ‘Felisuco’ como portavoz. Asegura que no se considera «tránsfuga», sino víctima de una «campaña orquestada» por parte de la cúpula del partido.

–¿Se va antes de que se lo exijan si prospera la denuncia por falsedad documental contra usted?

–No. Me voy porque éste no es un partido serio ni de fiar. La denuncias son parte de una campaña orquestada. Han ido a por nosotros. Han investigado mi vida personal y laboral y no han encontrado nada porque estoy limpio. Al final se han tenido que inventar un falso delito que el partido está utilizando torticeramente para dañar mi imagen y la de mis compañeros. No me voy solo, nos vamos dos tercios de los afiliados.

«La ciudad no está parada», dice Igual ante la crisis de Ciudadanos

el despacho en el que trabajan en el Ayuntamiento de Santander ya han desaparecido las placas exteriores que informaban de que aquél era el despacho del Grupo Municipal de Ciudadanos en la sede municipal. Pero los ediles David González y Cora Vielva siguen sin comunicar oficialmente al Consistorio su cambio de afiliación política, lo que sirve a la alcaldesa de Santander para no valorar públicamente las consecuencias de la salida de su partido de los dos concejales que apoyaban al equipo de gobierno.

«Hay que esperar», indicó ayer la regidora que, al tiempo, aprovechó para reivindicar que el PP tiene 13 concejales en el Ayuntamiento y que en 2015 «nos quedamos solo a uno de la mayoría absoluta». Esto «nos da solvencia y estabilidad», remarcó antes de asegurar que los santanderinos «pueden estar tranquilos porque la ciudad no está parada. Estamos cumpliendo el programa electoral».

Gema Igual también llamó a no olvidar que Santander fue la capital de provincia (de toda España) donde en los últimos comicios municipales «hubo más diferencia entre el primer partido más votado» (en este caso, el PP) y el segundo, con lo cual hay que tener clara «la fuerza que nos dieron las urnas».

La alcaldesa tampoco valorará la petición que le hará Félix Álvarez (número uno de Ciudadanos en Cantabria) hasta que no sea efectiva. Álvarez le reclamará que no se apoye en unos tránsfugas para gobernar el Ayuntamiento.

–Entonces, ¿usted no falsificó el acta por el que le han denunciado –junto a otros tres compañeros– y lo atribuye a una caza de brujas?

– Tengo la conciencia absoluta de que no es falsa. Están utilizando este asunto solo para desacreditarnos públicamente. Veremos hasta dónde llega. Pienso que no tiene recorrido ninguno. Esto es un montaje.

–¿Es Carrancio un tránsfuga?

–Para nada. Ahora han puesto en marcha el ventilador y nos van a llamar de todo. Lo primero ha sido montar un delito falso.

–Se van, dejan las siglas, pero se mantienen en el cargo, ¿qué diferencia hay entre eso y un tránsfuga?

–Hasta donde yo sé para ser tránsfuga hay que irse a otro partido, y, de momento, no lo hemos hecho. Ya veremos lo que hacemos en un futuro, pero ahora no estamos en esa fase. Yo estaba en el GrupoMixto y mi intención es seguir allí. No me planteo moverme, así que técnicamente no soy un tránsfuga. El que ha hecho transfuguismo ideológico es Ciudadanos. Nos hizo construir una marca, nos ilusionó, nos presentamos a unas elecciones con unos valores, con unos ideales y un programa; y ahora, a mitad de la legislatura, ha decidido que nada de eso vale.

«No es un partido serio ni de fiar. Se han inventado un falso delito contra mí y son totalitarios»

–Sus críticos recuerdan que esta misma operación la hizo en UPyD, ¿es un reventador de partidos?

–Nos fuimos de UPyD por lo mismo que en Ciudadanos, porque no había democracia interna. Yo era el coordinador de Santander, el único órgano que estaba elegido por votación como decían los estatutos. La Junta Regional se disolvió, se montó una gestora, que sólo debía estar tres meses y año y pico después seguía funcionando. Tanto en UPyD como en C’s no se respeta la democracia interna. UPyD era un partido montado para mayor gloria de su lideresa y me pega que Ciudadanos lo es para la de Albert Rivera.

–Le acusan de atrincherarse en el partido y bloquear las afiliaciones para mantener un cortijo con todo el poder territorial impidiendo que entre nueva gente.

–Lo que se le olvida decir es que Ciudadanos en España ha perdido en los últimos meses un tercio de los afiliados. Estamos hablando de entre 10.000 y 12.000 personas. Cuando a nivel nacional ocurre esto y en Cantabria se mantenía, no tiene sentido la crítica. Y mire por donde lo dice Félix Álvarez, que ha sido elegido a dedo y en la única votación que ha participado ha quedado penúltimo, por detrás de nosotros. Gran parte de la afiliación de Cantabria no quiere a este señor y piensa que no les representa, me parece un golpe bajo lo que han hecho. Y ahora la dirección nacional ha nombrado a todo el Consejo Regional a su propuesta. Están creado una estructura fiel a Rivera, sin fisuras y que no tenga espíritu crítico.

«La idea de montar un nuevo partido está sobre la mesa. Habrá que decidirlo entre todos»

–Decía el lunes el vicesecretario del partido, José Manuel Villegas, que iban a presionar para que abandonen su acta.

–Debería preocuparse de las acusaciones que hay de financiación ilegal de los grupos institucionales en Andalucía, donde el partido parece ser que se está quedando un 30%, porque él es apoderado de todas las cuentas. Políticamente sólo me han presionado para que me vaya del partido. Ya lo han conseguido, ahora lo que está haciendo es difamarnos personalmente.

–El nuevo barón en la región, Félix Álvarez, ha dicho que se alegra de su marcha. ¿Le ha dejado el camino libre?

–Se lo hemos dejado en bandeja pero no podíamos seguir en un proyecto así. Primero dijo de forma subliminal que los afiliados no parecían ser muy listos al insinuar que yo era capaz de manipular a 200 personas y, después, le ha traicionado el subconsciente, porque estaba deseando quitarnos del medio.

«No habrá un acuerdo con el bipartito. No me parece ético y ahora estaría fuera de lugar»

–Critica su elección a dedo pero eso se recoge en unos estatutos a los que ustedes no presentaron enmiendas.

–No pusimos enmiendas porque se nos pidió desde la dirección nacional al existir tres corrientes. Había pánico porque las otras corrientes no ganaran ninguna votación. No se nos permitió votar en urna, sino a mano alzada. Yo sólo fui fiel a las siglas hasta el final.

–Lo pinta como si fuera un régimen totalitarista.

–Es que es totalitarista. En Cantabria tienen todo en la mano de la misma persona, incluso el secretario de Organización ha sido nombrado por él. A mí se me ha dicho hace dos semanas en Madrid que había que montar el Consejo alrededor de Félix Álvarez, para que le diese servicio a él y no al partido.

–¿Su enfrentamiento público con Rubén Gómez ha influido?

–Me decepcionó hace mucho tiempo. Él tiene que quedar al albur del partido, porque no es capaz de ganar unas primarias. De otra forma, lo que le haría es perder el puesto y se quedaría sin modo de vida. Estamos hablando de alguien cuya primera declaración de la renta la ha hecho con el sueldo de diputado. Va camino de cuarenta años y no tiene la carrera acabada, con lo que ganarse la vida en el sector privado no es su primera opción.

«No me voy a ir. Me quedaré en el Grupo Mixto y votaré lo mejor para los cántabros»

–¿Va a permanecer en el Parlamento hasta el fin de la legislatura?

–Mi intención es seguir a pesar de las presiones, y puedo asegurar que son muchas. Voy a trabajar por el bien de los cántabros. Me da igual de dónde vengan las ideas. Es sólo un voto, pero bueno...

–Pero uno fundamental porque el bipartito se quedó a uno de la mayoría absoluta.

–Razón de más para continuar ahí y asegurarme de que se hace política por el bien de los cántabros.

–¿Va a ofrecer un pacto al PRC-PSOE?

–No. No me parece ético y estaría fuera de lugar. El Gobierno es mejorable, pero el problema es que ahora no tiene oposición. Otra cosa es que en medidas concretas pueda apoyarles como puedo apoyar al PP o a Podemos.

–¿Usted es partidario de crear otro partido?

–Me va a permitir que no les responda, porque yo tengo más influencia que un afiliado normal. Es una de las opciones que está sobre la mesa y habrá que decidir qué hacer en próximas fechas.

–La actuación de los dos ediles de Santander, que también se han dado de baja del partido, ha sido muy cuestionada estos dos años. ¿Está satisfecho con el papel que han desempeñado hasta ahora?

–Se les acusa de haber sido la muleta del Partido Popular, el primero Félix Álvarez, lo que se le olvida decir es que ellos han seguido al pie de la letra las órdenes de la central de Ciudadanos. No se han movido ni un milímetro. Nunca. Me sorprenden las críticas internas cuando no se ha hecho nada sin el beneplácito de Madrid, y ellos lo saben.

–¿Dice que el ‘servilismo’ al PP en el Ayuntamiento era un mandato de Madrid?

–Exactamente. Es una orden directa de Madrid. Yo lo sé porque era el delegado institucional y las órdenes las transmitían a través mío. Hay una hipocresía absoluta.

–¿Ciudadanos es una marca blanca del PP?

–A mí sí me lo parece. Los concejales de Santander se han llevado la peor parte por decisiones que no tomaban ellos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos