Traslado masivo de enfermeras de hospital a Atención Primaria

Personal de enfermería, en una de las torres del nuevo Valdecilla/Javier Cotera
Personal de enfermería, en una de las torres del nuevo Valdecilla / Javier Cotera

Los profesionales de enfermería comunitaria piden que las plazas de los centros de salud «no sean un comodín previo a la jubilación ni un premio a los años de trabajo»

Ana Rosa García
ANA ROSA GARCÍASantander

La enfermería comunitaria quiere que las plazas de Atención Primaria dejen de ser «el comodín» en el que pasar los años previos a la jubilación después de una trayectoria hospitalaria. Esa es la situación que ha dejado en evidencia el concurso de traslados en ciernes, que favorece el cambio de destino del personal fijo dentro de la plantilla del Servicio Cántabro de Salud (SCS), aunque en esta ocasión ese movimiento ha sido masivo en una sola dirección: profesionales que dejan atrás los turnos y las guardias de hospital para trabajar los últimos años de su carrera en los centros de salud.

Concretamente, se ofertaban 580 plazas (el 70% de las vacantes, es decir, sin propietario, pero ocupadas por interinos). De ellas, 474 estaban repartidas entre los tres hospitales -Valdecilla, Laredo y Sierrallana- y las 106 restantes en Atención Primaria. A la vista del mapa de posibilidades, fueron 348 los profesionales que solicitaron un cambio de destino. Y el resultado es llamativo. Solo 33 enfermeras han accedido a la atención especializada -incluidas las que se han movido de un hospital a otro-, mientras que los puestos de los centros de salud se han cubierto de forma íntegra y, aún así, la mitad de los aspirantes se han quedado con las ganas. Este viernes mismo se publicó en el BOC la resolución definitiva de las 139 enfermeras fijas que en los próximos días se desplazarán a sus nuevos puestos. Un traslado que, de rebote, moverá al mismo número de interinas, que, por otro lado, no han tenido oportunidad de consolidar su plaza en Primaria ante la falta de oposiciones. Es más, en la única oferta de empleo público a la vista, solo se convocan cinco plazas en Primaria.

LOS DATOS

580
.Plazas de enfermería salieron a concurso de traslado, 106 en Primaria y 474 en los tres hospitales.
348
.Enfermeras solicitaron un cambio de destino, 106 se recolocarán en Primaria y 33 en hospital.

El problema, critican tanto la Sociedad Científica de Enfermería Comunitaria de Cantabria (Scecc) como la de Medicina Familiar (Scmfyc) en un comunicado conjunto, es que «el único requisito que se tiene en cuenta para acceder al concurso de traslado es la antigüedad», en lugar de la formación específica -desde 2011 se forman enfermeros especialistas vía EIR (el proceso es parecido al MIR de los médicos)- y la experiencia acumulada. «No puede ser que sea un premio a los años de trabajo», se quejan. Por eso, advierten del riesgo de que «se estanque el desarrollo de la Atención Primaria», al incorporarse de golpe «enfermeras que tienen una formación excelente y un bagaje profesional en las áreas competenciales en las que han trabajado en el hospital, pero no en la enfermería comunitaria». Con su traslado, añaden, «desplazan a personal que sí que tiene la especialidad. No tenemos nada en contra de los concursos, sino en el volumen que tiene en esta ocasión, que implica que va a haber centros de salud donde casi cambia el equipo entero. Sería impensable que esto ocurriera a nivel hospitalario, que de pronto la mitad de la plantilla de enfermería de servicios como cuidados intensivos o quirófano se sustituyera por personal previsiblemente sin ninguna experiencia en ese terreno. Y, sin embargo, en Atención Primaria se ve con normalidad».

Las sociedades científicas defienden que «se busquen soluciones inmediatas para garantizar que los profesionales que se incorporen a Atención Primaria sean formados de forma intensiva y rápida, para garantizar que la asistencia sanitaria y los programas de educación para la salud no se vean afectados». Hacen un llamamiento a la Administración para que reflexione sobre «qué tipo de Atención Primaria queremos y qué profesionales son idóneos para participar en su desarrollo», ya que el problema «se agrava» con las comisiones de servicio, donde de nuevo «el requisito que prima es la antigüedad». Y dejan una pregunta en el aire: ¿Qué pasa en los hospitales cántabros para que los concursos de traslados se vean como una vía de escape?

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos