Valdecilla ayuda a Aragón a mitigar la lista de espera para cirugías cardiacas

Intervención de cirugía cardiovascular en el Hospital Valdecilla./Andrés Fernández
Intervención de cirugía cardiovascular en el Hospital Valdecilla. / Andrés Fernández

El hospital cántabro ha operado ya a 21 pacientes desplazados y la previsión es que la cifra llegue a los 70, una solución con la que la sanidad aragonesa confía en aliviar su atasco

Ana Rosa García
ANA ROSA GARCÍASantander

El Hospital Valdecilla ha respondido a la llamada de ayuda de la sanidad pública aragonesa, desbordada por las listas de espera quirúrgica, y ha empezado a operar a pacientes derivados desde Zaragoza con patologías de corazón, una de las especialidades en las que el hospital cántabro puede presumir de ser un referente. Desde mediados de enero, el servicio de Cirugía Cardiovascular ha operado a 21 pacientes remitidos por Aragón, «y en estos días estamos pendientes de recibir a otros diez», explica el gerente de Valdecilla, Julio Pascual. En total, la previsión es que sean intervenidos en Cantabria alrededor de 70 enfermos para aliviar la lista de espera acumulada en su comunidad, que se ha disparado en los últimos meses.

Pese a los 500 kilómetros de distancia, Santander fue la opción que se puso sobre la mesa desde el primer momento, aupada por la experiencia y la especialización de los equipos de Cardiología y Cirugía Cardiovascular de Valdecilla. De esta forma, a los pacientes pendientes de pasar por quirófano, con meses de demora (hasta diez) por delante, se les oferta esta posibilidad para ganar tiempo y paliar la saturación que arrastra la sanidad aragonesa. «Lo que hemos hecho ha sido reactivar un convenio con el Gobierno de Aragón que ya existía desde 2010», señala Pascual, que deja claro que Valdecilla tiene capacidad para asumir estas intervenciones sin que esa actividad extra repercuta en sus propias listas.

«Nosotros aquí no tenemos espera. Hace años que no superamos los dos meses. Operamos a cada paciente en el momento más adecuado según criterios clínicos», confirma José Francisco Gutiérrez, jefe de servicio de Cirugía Cardiovascular. «Eso nos permite hacer hueco sin problema a los pacientes desplazados desde Aragón. La mayoría precisa recambios valvulares, pero recibimos también casos de cirugía coronaria, aneurisma de aorta... Llegan casos complejos y también más sencillos», añade. Como centro referente en insuficiencia cardiaca, Valdecilla recibe habitualmente pacientes de La Rioja y País Vasco, fundamentalmente para trasplante, pero también para cirugía convencional. La derivación circunstancial por parte de Aragón ha sido muy bien recibida en Cantabria. «Que vengan pacientes de otras comunidades a operarse aquí es vital para mantener la calidad de los procedimientos. Para operar mejor hay que hacer más números», defiende Gutiérrez.

Una valoración en la que coincide el jefe de Cardiología, Javier Zueco: «Ojalá entremos en esa espiral de recibir más pacientes. Los procedimientos quirúrgicos van a menos, porque cada vez se solucionan más cosas sin bisturí, gracias entre otras cosas a la hemodinámica (catéter), pero hay que seguir manteniendo las manos de los cirujanos. Lo único que necesitamos para afrontar esta pequeña sobrecarga es contar con los medios materiales y humanos necesarios», apunta Zueco. Para ambos profesionales, al igual que para el gerente, «el futuro debería ser abrir los centros a la competitividad, es decir, concentrar determinadas cirugías en hospitales concretos, ya que a veces el número de población de una comunidad es insuficiente para que los equipos tengan un nivel de actividad adecuado».

Por eso, lo que para Aragón es una solución a su problema, para Valdecilla supone«una oportunidad para potenciar la especialización de nuestros cirujanos». La financiación de esta colaboración saldrá del Fondo de Compensación Interterritorial, que abonará a la sanidad cántabra el coste de estas intervenciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos