Valdecilla descarta que el golpe judicial a Ferrovial genere despidos de celadores

El hospital tendrá que determinar cuántos celadores y auxiliares se dedican a labores de transporte no sanitario. /Andrés Fernández
El hospital tendrá que determinar cuántos celadores y auxiliares se dedican a labores de transporte no sanitario. / Andrés Fernández

La Dirección del hospital convoca el día 6 a la junta de personal para explicar la situación derivada del dictamen del Consejo de Estado que carga a Ferrovial las funciones del transporte no sanitario

Ana Rosa García
ANA ROSA GARCÍASantander

El Servicio Cántabro de Salud (SCS) asegura que «no habrá despidos entre los trabajadores afectados» por el dictamen del Consejo de Estado, publicado ayer por este periódico, que carga a la adjudicataria Smart Hospital Cantabria (Ferrovial-SIEC) con parte de las funciones que hasta ahora desempeñaba personal estatutario -principalmente celadores, aunque también auxiliares de reparto- y que pasan a incluirse dentro de las competencias del servicio de almacén, archivo, logística de distribución y transporte de materiales, asumido por la empresa en 2014, cuando se firmó el controvertido contrato de colaboración público-privada.

La sentencia, acogida con regocijo en la Consejería de Sanidad, firme opositora del modelo de gestión implantado en la legislatura del Partido Popular, supone un varapalo para la concesionaria que, consecuente con su política de comunicación, eludió hacer valoraciones. Tampoco lo hicieron los sindicatos, a la espera de evaluar las consecuencias de este dictamen, que conocerán el próximo 6 de marzo. Esa es la fecha de la convocatoria remitida por el gerente del hospital, Julio Pascual, a la junta de personal, en la que se ofrece a explicar la situación desencadenada por la resolución de esta discrepancia surgida hace casi un año con la empresa.

Entonces la comisión de seguimiento del contrato interpretó que el transporte interno no sanitario, que «engloba todo lo que no sean pacientes, es decir, muestras, envases, documentos, reparto de farmacia...», era un cometido que debía correr por cuenta de Smart Hospital. Pero la sociedad se negó a aceptarlo porque entendía que, más que una diferencia de interpretación del pliego, suponía «una modificación sustancial que afectaba al equilibrio económico del contrato». No en vano, por el servicio de transporte, almacén y logística percibe anualmente cerca de 800.000 euros de la Administración, cuando el sobrecoste que le añadiría este nuevo escenario puede rondar «los dos millones de euros», según la primera estimación avanzada desde el SCS.

Ante esa falta de entendimiento, el debate se trasladó al Consejo de Estado, que respondió de forma contundente a favor de Valdecilla, aunque sin concretar el volumen de ese traspaso. La clave del asunto.

La Gerencia del hospital ya está cuantificando qué parte de la plantilla de celadores, compuesta por alrededor de 350 personas, se verá afectada por este cambio -en principio, aquellos que se dedican en exclusiva a transporte no sanitario-. A la vez, analiza también qué alternativas se les pondrá sobre la mesa cuando ese trabajo pase a manos de la adjudicataria. Antes de que cunda la preocupación en el colectivo, Pascual señala que «está claro que vamos a exigir a Ferrovial que cumpla la sentencia y asuma lo que le corresponde, pero daremos continuidad a los trabajadores implicados, bien con su recolocación en áreas de Valdecilla que precisan de ese refuerzo o en otros centros del SCS, como las nuevas instalaciones que se van a habilitar en Sierrallana o en el edificio de Vargas», al que se traslada desde mañana la Gerencia de Atención Primaria. «No vamos a tener problema, porque tenemos necesidades que cubrir a corto plazo», asegura el gerente, que se muestra «abierto a negociar con la empresa».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos