«Valdecilla puede contribuir a arreglar el problema de la escasez de pediatras»

Lino Álvarez en su consulta del hospital. Lleva 38 años ejerciendo la pediatría tras haberse formado en Valdecilla
Lino Álvarez en su consulta del hospital. Lleva 38 años ejerciendo la pediatría tras haberse formado en Valdecilla / Celedonio Martínez

Lino Álvarez, jefe de Pediatría del hospital, ve «factibles soluciones a corto plazo»

Violeta Santiago
VIOLETA SANTIAGOSantander

«Veo factibles soluciones a corto plazo partiendo de la realidad». Lo dice Lino Álvarez, pediatra desde hace 38 años y con la «mili suficiente» para tener opinión ahora que ha saltado el conflicto entre la Administración sanitaria y el 73% de los pediatras de Atención Primaria, que hace pocas fechas firmaron un duro escrito pidiendo a la Consejería de Sanidad más profesionales para los centros de salud de la región. En su denuncia, estos profesionales llegaron a afirmar que la pediatría de Cantabria «se siente maltratada». Álvarez, jefe del servicio de Pediatría en Valdecilla, opta por centrar la cuestión: que no haya bastantes especialistas en infancia y adolescencia «no se puede achacar a la Comunidad Autónoma. El responsable es el Ministerio, que es el que fija el número que sale cada año». A Valdecilla, por ejemplo, le llegan cada año cinco en formación, aunque se ha solicitado ya uno más.

–¿Tan difícil es ajustar o prever cuántos médicos de una rama se van a necesitar a medio plazo?

–El Ministerio de Sanidad nunca ha sido ágil a la hora de detectar necesidades, aunque también hay que señalar que componer el puzle no es nada fácil. También dentro de los hospitales es difícil hacer equilibrios con el número de especialistas de cada área y también tenemos siempre necesidades, nunca tenemos los recursos que nos gustaría. No dudo de que los pediatras de Atención Primaria, con los que tenemos mucha relación, al hacer la denuncia se refieran a una parte de la realidad, pero a veces un conflicto eclosiona y los propios afectados tienen soluciones en sus manos. A mí me gustaría que, siendo un problema que se sufre en toda España desde hace muchos años (en Cantabria es más reciente) nos planteáramos entre todos cómo se puede mejorar la situación de forma aceptable para todo el mundo. Siempre partiendo de la realidad.

«La calidad de acceso y la de resolución es buena. ¿Si es mejorable? Como en todo, sí, probablemente»

–Suena a que usted ha tratado esta cuestión con los responsables sanitarios y sabe que puede haber fórmulas para solventarlo...

–Sí. Y si proponen líneas de colaboración al servicio del hospital estaremos en disposición de contribuir a un arreglo. Estamos pendientes de ver si se abren algunos caminos en los que se tendrán que proponer medidas imaginativas. Algún profesional que pueda hacer unas horas aquí y unas horas allí, por ejemplo. Hay que subrayar que, independientemente del signo político de quien gobierne, a los pediatras se nos ha tratado razonablemente bien en el largo plazo. El sistema de atención está consolidado y los objetivos son comunes (insisto: gobierne quien gobierne) por lo que no creo que se deba crear alarma. La atención global es buena. Es cierto que, en los últimos cinco años han evolucionado tanto las tecnologías de la información que la mejora de la relación entre el hospital y los centros de salud se ha incrementado notablemente y esto repercute positivamente en los usuarios.

–Sus colegas de Primaria se quejaron específicamente de que la escasez de pediatras va en contra de la calidad del servicio...

–Una cosa es la calidad óptima, a la que todos aspiramos, y otra la calidad posible. Si usted me pregunta ¿sería deseable que el 100% de la población pedriática estuviera cubierto por profesionales? La respuesta es sí, aunque le digo que en Cantabria, la calidad del acceso y la calidad de resolución es buena. ¿Mejorable? Probablemente sí, como en todo. Pero en la media del año, la ratio de carga de trabajo es razonable. Cierto es que habrá días de trabajo extremo (esto se ve muy bien en Urgencias, cuando el día de Navidad te llegan 250 pacientes con gripe) que la calidad se resienta, aunque el promedio es para estar satisfecho.

«Me consta que la Gerencia está intentando reclutar, pero a ver cuántos se interesan. No es fácil»

–¿Conoce algún estudio que establezca cuál es el número de pediatras que debe tener una región como ésta? Porque los profesionales que exigieron contrataciones argumentan que cada uno debe tener 800 pacientes y hay lugares concretos en que el profesional se las tiene que ver con 1.250.

–Supongo que ellos dan los números correctamente. Mire, aquí está claro que cuando hay tanta gente denunciando una situación es que existe un problema y se ha querido llamar la atención sobre ello, por lo que estamos obligados a analizarlo.

–Los denunciantes también han señalado que los pediatras, tras formarse, se quedan en los hospitales porque saben que la AP está francamente mal.

– A mí la experiencia me dice que cuando los residentes acaban la formación se quedan en los hospitales por puro interés profesional y eso que en un hospital pueden llegar a tener seis o siete guardias al mes mientras que en Primaria estas guardias no existen, hay horarios y no se trabaja los fines de semana. Y que conste que no minusvaloro en ningún momento las quejas de Primaria. Pero es que sé lo difícil que es encontrar pediatras: les formamos y cada uno tiene su objetivo. Los que salieron el año pasado se han ido de Cantabria porque eran de otros lugares y quieren volver a su ciudad o lo más cerca posible de ella. Y eso que nosotros siempre les animamos a quedarse poniendo en valor la alta calidad de vida de esta región. Ahora hay una oferta de empleo de la Gerencia de Atención Primaria a la Sociedad Española de Pediatría para siete pediatras. Me consta que están intentando reclutar, pero a ver cuantos se interesan. No es fácil, a no ser que se les ofrezcan unas condiciones especialísimas. El problema afecta a toda España y quien más quien menos todos están ubicados.

«Cuando tanta gente critica una situación es que hay un problema y hay que analizarlo»

–Entonces, en general, ¿a usted no le preocupa demasiado el panorama de la pediatría en la región?

–Tengo una perspectiva ponderada de la situación porque son muchos años de ejercicio y he visto cómo ha progresado la asistencia en pediatría en casi 40 años. Las instalaciones en Valdecilla ahora son más que aceptables y, en plena crisis, conseguimos abrir unas urgencias pediátricas en Sierrallana. Y con este hospital y Laredo hemos logrado una gran organización:hay uniformidad asistencial y es importante.

Fotos

Vídeos