Valdecilla recibió más de 20.000 urgencias entre diciembre y enero, aunque sólo ingresó el 14,6%

Entrada al servicio de Urgencias del hospital Valdecilla. /R. Ruiz
Entrada al servicio de Urgencias del hospital Valdecilla. / R. Ruiz

El plan de choque para aliviar los meses de mayor demanda «reduce la espera en Urgencias y favorece la rotación de camas, con el apoyo de la Hospitalización Domiciliaria y sin repercutir en la actividad quirúrgica»

Ana Rosa García
ANA ROSA GARCÍASantander

Después de dos meses de intensa actividad en los servicios de Urgencias, con los hospitales a pleno rendimiento, ahora que la gripe empieza a dar algo de tregua toca analizar los datos y sacar conclusiones. Y Valdecilla celebra los resultados de su 'plan de invierno', más aún teniendo en cuenta la suma de factores en contra: llegada anticipada de la epidemia gripal a las puertas de las Navidades, cuando aún estaban en pleno apogeo otros virus previos; los centros de salud a medio gas, por la combinación de festivos y la falta de sustitutos; y un alto porcentaje de la plantilla sanitaria de vacaciones. En ese contexto, el hospital atendió entre el 1 de diciembre y el 31 de enero un total de 20.061 urgencias, sólo de adultos (las pediátricas se cuentan aparte). Y pese al volumen de entradas, «hemos conseguido mantener una tasa de ingreso del 14,6%», destaca el subdirector médico Gonzalo Pérez Rojí. «Un dato positivo, ya que el porcentaje ideal se establece en el 15% anual, por lo que supone contener ese índice incluso en los meses de mayor presión, donde lo normal es que suba». Un logro que achacan al «éxito» de su plan de choque.

Aunque reconocen que ha habido jornadas de auténtico bloqueo -«Porque es imposible gestionar la demanda sin atascos cuando de repente empieza a llegar una urgencia por minuto»-, la Dirección subraya que las medidas puestas en marcha han permitido «reducir las esperas de forma considerable» y, al tiempo, «favorecer la rotación de camas», de tal forma que «en ningún momento» se ha colapsado la hospitalización. La prueba es que no se han llegado a doblar todas las habitaciones de las Tres Torres que tienen esa posibilidad y que se estaban utilizando como individuales.

«A diferencia de otros centros, que han tenido que disminuir la actividad quirúrgica, para dejar camas libres para los ingresos de urgencia, en Valdecilla no solo no se ha reducido sino que la hemos aumentado», afirma Pérez Rojí. De hecho, la tasa de cirugía mayor ambulatoria (CMA) se ha elevado al 52%, lo que implica que más de la mitad de las operaciones que se han realizado han evitado el paso por planta -ingresaron y fueron dados de alta en el día-.

Sólo del 11 de diciembre al 22 de enero se atendieron 14.232 urgencias, a una media de 400 cada día

Este plan, que se empezó a diseñar en octubre, engloba una batería de medidas «para estar preparados» de cara a los meses más duros del invierno con el objetivo de aliviar la presión en la entrada principal de pacientes (Urgencias). Una estrategia en la que participan también los servicios quirúrgicos, médicos y de admisión. Como explica el subdirector, «se han seguido dos líneas de actuación, una propia del servicio de Urgencias y otra orientada a gestionar una mayor movilidad de ingresos y altas».

Para controlar y favorecer esa rotación ha sido clave «el trabajo coordinado y continuo con el servicio de admisión» y «el refuerzo de las guardias de profesionales de Medicina Interna para dar altas también los fines de semana y festivos». Al tiempo -señala- han aumentado los desplazamientos a Urgencias de especialistas de los servicios en los que más repercuten los cuadros invernales (como Cardiología y Neumología), motivados especialmente por la proliferación de virus y bacterias propios de esta época del año, que desestabilizan sobre todo a los pacientes más frágiles. «El hecho de valorar directamente aquellos casos que atañen a su patología ha sido otra solución que se ha demostrado muy eficaz», añade.

Afluencia en picos

Los datos brutos del balance de estos dos meses no difiere demasiado de los del ejercicio anterior, pero desde Valdecilla destacan que este año «ha estado más repartido en picos». Solo del 11 de diciembre al 22 de enero se vieron en Urgencias 14.232 pacientes, con una media de más de 400 casos al día, cuando la cifra habitual ronda los 300. Ha sido en esas fechas en las que más se han repetido las escenas de pasillos y salas de espera repletas de camillas y sillas de ruedas, una saturación que siempre viene de la mano de la gripe y de virus respiratorios que también desencadenan complicaciones entre pacientes de edad avanzada que arrastran patologías crónicas -los diagnósticos más frecuentes-.

400 pacientes de media al día recibió el servicio de Urgencias de Valdecilla entre el 11 de diciembre y el 22 de enero.

Pero el 'plan de invierno', que se mantendrá activado como mínimo hasta el 15 de febrero, que es cuando está previsto que se despida del todo la gripe, incluía otra serie de medidas que también han contribuido a descongestionar las Urgencias. Así, Pérez Rojí apunta «al área de boxes C, que antes funcionaba periódicamente, cuando la demanda lo requería», y que pasó a utilizarse de forma permanente, «con el correspondiente refuerzo de enfermería y auxiliares».

Al tiempo, y «por primera vez en Valdecilla, se puso en marcha la zona de boxes B, un área de seis sillones con dos consultas anexas, destino de aquellos casos a los que el triaje (primera toma de contacto a la llegada a Urgencias) apuntaba una alta probabilidad de alta». Estos pacientes, que antes estaban condenados a esperar en una cola marcada por el nivel de gravedad (eran los últimos, al presentar cuadros leves), han sido los más beneficiados.

Más de la mitad de los ingresos en el domicilio procedían de pacientes derivados desde Urgencias

«Entre el área C y B se han atendido una media de 35 casos al día, y aunque el dato no parezca muy llamativo, sí que ha tenido un gran impacto, porque se trata de personas que antes tenían que esperar ocho o nueve horas, y que gracias a este nuevo sistema han esperado dos o tres, algo inédito».

La Gerencia resalta también la importancia del triaje «para gestionar bien el flujo hacia el hospital» y evitar el 'tapón' de Urgencias. En este sentido, otra de las novedades que se ha introducido ha sido la incorporación a Urgencias de uno de los médicos adscritos a la Unidad de Hospitalización Domiciliaria «para identificar cuanto antes los casos susceptibles de derivar a este servicio».

No redujo la actividad quirúrgica, sino que la aumentó, de la mano de la cirugía mayor ambulatoria

El resultado, dice Pérez Rojí, es que «la actividad de la Hospitalización Domiciliaria ha aumentado un 20% en estas fechas. No solo han recibido más pacientes sino que han reducido la estancia media, lo que permite una rotación más rápida (de tres o cuatro días). En total, en estos dos meses han ingresado en sus casas 300 pacientes, de los cuales 170 procedían del servicio de Urgencias, un dato que representa el 52%».

En vista de este balance, desde Valdecilla ven más próximo el anunciado aumento de plazas y del radio de acción de la Unidad de Hospitalización Domiciliaria de Santander, uno de los objetivos comprometidos por la Consejería de Sanidad, que recientemente ha echado a andar el servicio también en los hospitales de Sierrallana y Laredo.

pacientes de media al día recibió el servicio de Urgencias de Valdecilla entre el 11 de diciembre y el 22 de enero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos