«Vimos pasar una moto a gran velocidad y escuchamos un disparo»

Varios vecinos de Soto de la Marina fueron testigos el pasado lunes de una persecución de la Guardia Civil a dos varones que circulaban en moto y que se saltaron el control de los agentes

Ana del Castillo
ANA DEL CASTILLOSoto de la Marina

«Eran las nueve de la noche. Dos hombres en una moto grande pasan a toda velocidad por el tramo comprendido entre el bar Dower Irish Pub y la sidrería La Cuchara (Soto de la Marina), en dirección a Liencres. Segundos después, aparecen varias patrullas de la Guardia Civil con las sirenas puestas. En el horizonte, vi los destellos de las luces y de repente escuché lo que juraría que sonó como un disparo». Es el testimonio de un vecino de Soto de la Marina que fue testigo el pasado lunes de una persecución policial que ha terminado con una investigación abierta a un hombre de 41 años y vecino de Piélagos como presunto autor de un delito de conducción temeraria y conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

Según la Guardia Civil, los huidos eran dos varones que viajaban en moto y se saltaron un control policial en Soto de la Marina emprendiendo su fuga hacia Liencres, donde abandonaron la moto y salieron corriendo, siendo minutos después interceptados por los agentes. «En ningún momento hubo disparos», según informa a este periódico la Guardia Civil.

Según una vecina que presenció la persecución desde el balcón de su vivienda, la moto era «de grandes dimensiones y circulaba a una velocidad tremenda». También coincide en que escuchó un disparo: «Yo oí uno, pero mis vecinos aseguran que fueron varios. Petardos a esa hora y a esa distancia no creo... Fue como un golpe seco», asegura.

Un tercer testigo asegura que fueron «tres disparos al aire» y que los agentes «tuvieron a los chicos esposados en el suelo». Los varones son «hermanos, vecinos de la zona y con numerosos antecendentes», explica a este periódico una de las personas que presenció los hechos.

«Se metieron con la moto por la urbanización Playa San Juan de la Canal y fueron a parar al lado del colegio Liceo. Iban tan rápido que algunos coches se tuvieron que apartar y parar por el miedo a que volvieran. Como dieron dos vueltas...», narra la vecina.

En un vídeo (que ya circula por las redes sociales) grabado por un testigo, se aprecia cómo la moto circula a gran velocidad por Soto de la Marina y aminora el ritmo al coger la rotonda del establecimiento Dower.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos