Zuloaga copia el documento político de Sánchez y lo echa atrás horas después

El secretario general, Pablo Zuloaga, rodeado de su equipo durante la noche electoral / Javier Cotera

El equipo del secretario general calca el texto nacional, con una dirección «errónea» de 49 miembros y cargos sin reflejo real, que se ve obligado a enmendar al darse cuenta de que no se adaptaba a la región

Enrique Munárriz
ENRIQUE MUNÁRRIZSantander

La futura Ponencia Política y los Estatutos diseñados por el equipo de Pablo Zuloaga para el XIII Congreso Regional del PSOE son una copia de los elaborados por Pedro Sánchez. El documento, que se envió a comienzos de semana a las agrupaciones locales, calca prácticamente punto por punto todas las propuestas aprobadas a nivel nacional y plantea una Comisión Ejecutiva Regional (CER) de 49 miembros con cargos sin reflejo real en la región, como las secretarías ejecutivas de Provincias, Cabildos y Consells, la de Políticas de Refugiados, la de Unión Europea y la de Pacto de Toledo, todas ellas carentes de sentido al ser una región uniprovincial o al tratarse de competencias nacionales.

Esta situación obligó ayer al equipo del líder socialista cántabro a rectificar sobre la marcha y a modificar considerablemente el texto tras percatarse de los «errores». Ni siquiera habían hecho una labor de edición, ya que habían trasladado la sede federal del PSOE, ubicada en la madrileña calle Ferraz y donde tiene el despacho la cúpula nacional, a la santanderina calle Bonifaz.

CAMBIOS

1-
Reducen el mínimo de avales para presentarse a un cargo del 2% y un máximo del 4%.
2
-Todos los cargos públicos tendrán que firmar un exigente código ético.
3-
Los afiliados no podrán desempeñar más de un cargo, salvo que esté motivado.
4-
Será obligatoria la consulta a la militancia sobre los acuerdos de gobierno.
5-
La revocación de un secretario general deberá ser acordada por un 51% del Comité.

El equipo de Zuloaga reconoció que se trata de «un fallo», porque no les dio «tiempo a revisar el documento que se había encargado a una colaboradora antes de enviarlo a las agrupaciones». El nuevo documento se enviará hoy a todas las agrupaciones y cambiará la estructura de la Ejecutiva y «otros puntos» para «adaptarlos» al partido en Cantabria.

Este 'copia-pega' sirvió a los afines de la exlíder socialista y vicepresidenta regional para ponerse a trabajar las enmiendas que se van a presentar al documento. La presencia de errores llaman poderosamente la atención, mezclando las referencias al texto original en las que habla del Comité Federal con las correcciones incluidas que ya hacen referencia al Regional.

Desde el último Congreso Regional, celebrado en 2012, la composición de la CER de los socialistas cántabros era de 30 miembros e incluía también secretarías de área y hasta 15 vocalías, una figura que desaparecerá en la nueva estructura diseñada por Zuloaga. También se plantea que la aportación obligatoria mensual mínima de «todos los cargos remunerados» sea de un 7% -hasta ahora era de un 5%-, y como novedad incorpora a cargos electos, orgánicos, institucionales, sean afiliados o no e incluidos los de libre designación.

Ver más

Respecto al Comité Regional -el máximo órgano del partido entre congresos-, en la ponencia marco del XIII Congreso se prevé elegir a un total de 132 miembros, que, según recoge la propuesta de modificación estatutaria, representará un tercio del número total de sus integrantes; otro tercio se escogerá en las agrupaciones y el último, por voto directo de los militantes. Es decir, que pasarían a ser cerca de 400 miembros frente a los 200 que hay en la actualidad. Sin embargo, ésta es una de las partes más significativas que se van a corregir hoy mismo. Así, según aseguró el equipo redactor, la intención «es volver al formato original y mantener el número actual de miembros que tiene».

Reducción de avales

Otra de las novedades que introduce Pablo Zuloaga para modificar los estatutos es que en el proceso de elección de primarias para el secretario general la consideración de candidato se obtendrá con un 2 por ciento de los avales de los militantes y afiliados, cuando hasta ahora se pedía el 10 por ciento.

Al igual también que en los estatutos federales del PSOE, que serán los que rijan los procesos de censura al secretario general y de la creación de comisiones gestoras, se define que la duración del mandato de una gestora no podrá prolongarse más allá de 90 días.

Dentro de las iniciativas dirigidas a «profundizar en la calidad democrática» se establece la «apuesta decidida» por el «establecimiento de la limitación de mandatos». Ningún cargo orgánico ejecutivo «podrá ser ocupado por la misma persona durante más de tres mandatos consecutivos», si bien se especifica la excepción de la Secretaría General cuando su titular ejerza la «presidencia del Gobierno de España, la presidencia del Gobierno de la respectiva Comunidad Autónoma, la Alcaldía».

Incera y Casares, de la «purga» a «la legitimidad de los cambios»

El camino al Congreso Regional del PSOE no va a ser de rosas. La fractura existente entre los partidarios del flamante secretario general, PabloZuloaga, y los de su antecesora y vicepresidenta regional, Eva Díaz Tezanos, se visibilizó ayer en el cruce de reproches entre el miembro de la Ejecutiva Federal, Pedro Casares, y el alcalde de Colindres, Javier Incera. Para el primero, el nuevo líder está «legitimado» por las primarias y le «toca emprender un nuevo tiempo político» en la formación, mientras que el segundo pidió evitar una «purga». Un pulso que escenifica la tensión interna que se vive entre los miembros del ala socialista del Ejecutivo cántabro y la futura dirección regional.

«La militancia de nuestro partido ha decidido en primarias quién quería que fuese su secretario general, en este caso Pablo Zuloaga, que tiene toda la legitimidad de ser el nuevo secretario general», defendió Casares, mano derecha del candidato ‘sanchista’ en la región. «Le toca a él emprender un nuevo tiempo político en el PSOE de Cantabria», añadió el hombre fuerte de Pedro Sánchez en la región, que cree que «todos los militantes» tienen que estar «detrás» y «apoyar» al nuevo líder del partido y hacerlo con «lealtad a las siglas».

Incera, por su parte, espera que el nuevo líder del partido, Pablo Zuloaga, no tenga «en mente» acometer una «purga» por «revanchismo» y llamó a mantener lo que «funciona bien», ya que lo contrario «solo iría en detrimento de los cántabros».

Fotos

Vídeos