El presunto autor del doble crimen de Laredo es trasladado a la unidad psiquiátrica de Valdecilla

vídeo

El presunto agresor, de negro a la derecha de la imagen

  • La Guardia Civil mantiene abiertas todas las líneas de investigación, menos la violencia de género, si bien cobra fuerza la de la enajenación mental

El presunto autor del doble crimen de este domingo en la playa de La Salvé de Laredo ha sido trasladado a la undiad psiquiátrica del Hospital Valdecilla de Santander para ser evaluado. La Guardia Civil mantiene abiertas varias hipótesis, excepto que tenga relación con la violencia de género, si bien el alcalde de Llodio ha segurado que en las informaciones facilitadas por la Policía Local de la villa pejina cobra fuerza la posibilidad de que se tratara de un caso de enajenación mental.

Los investigadores de la Guardia Civil están intentando esclarecer si el autor de los hechos Mario I.R., un enfermero natural de Bilbao que trabajaba en Madrid y que tenía una segunda residencia en Laredo y sus víctimas se podían conocer, ya que la casa de verano de la familia de las víctimas está cercana a la del supuesto autor del crimen. Recordad que Mercedes (42 años) y Gabino García (71), padre e hija, abandonaban la playa Salvé de Laredo cerca de su domicilio, cuando el presunto agresor acuchilló a la mujer. Al imperponerse su padre para tratar de defenderla también le apuñaló a él.

Las mismas fuentes indican, según informa EFE, que se investiga si Mario I.R. podría haber sufrido una "decepción amorosa", aunque los investigadores desconocen si tenía que ver o no con la víctima, y tampoco se descarta que este crimen se haya producido por la enajenación mental del hombre.

La Guardia Civil continuará las investigaciones para trasladar las diligencias de estos hechos al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1, que se ocupará del caso.

De hecho, está previsto que Mario I.R. declarare ante el juez este martes, 19 de agosto, o el miércoles, día 20, en el momento en el que la Guardia Civil remita el aestatado.

El detenido está bajo custodia de la Guardia Civil, que en estos momentos se encuentra trabajando en la instrucción de las diligencias sobre este crimen en el que este hombre bilbaíno acuchilló en medio de la playa a una mujer y su padre, ambos naturales de Alava, causándoles la muerte.

El Ayuntamiento de Llodio (Alava), localidad de la que eran naturales las víctimas del doble crimen perpetrado este pasado domingo en la playa Salvé de Laredo, en el que fallecieron una mujer y su padre, ha aprobado este lunes una declaración institucional en la que expresa su "más enérgica repulsa" por las muertes de sus vecinos y en la que quiere hacer llegar su más sentido pésame a la familia de las víctimas. En una reunión celebrada este lunes, la Corporación municipal ha aprobado una declaración institucional suscrita por todos los grupos municipales -Bildu, EAJ-PNV, PSE-EE, PP y Omnia-.

En el texto, los representantes municipales expresan su "repulsa" ante la muerte de Maria Mercedes García Valiño y de su padre, Gabino García García, y expresan su "más sentido pésame", haciendo llegar su solidaridad a la familia de las víctimas.

El alcalde de Llodio, Natxo Urkixo (Bildu) ha indicado que la hipótesis que más fuerza está tomando en las últimas horas es la de que el autor el homicidio no conocía a sus víctimas y que las apuñaló en un momento de enajenación mental. Ha dicho que a través de la Policía Municipal de Laredo están en comunicación con el grupo que lleva la investigación y la última noticia que han recibido es que "prácticamente descartan que sea un caso de violencia de género" pero ha pedido "mucha prudencia" a la hora de extraer conclusiones porque el presunto autor del homicidio podría estar siguiendo esta estrategia para su defensa. No obstante, ha indicado que la hipótesis que toma más fuerza es la de que el autor el homicidio no conocía a sus víctimas y que las apuñaló en un momento de enajenación mental.

Según Urkixo, al parecer, el presunto homicida fue directamente a por Mercedes García, de 42 años, y el padre, Gabino García, de 71, que "al salir en su defensa también recibió dos navajazos". Padre e hija eran vecinos de Llodio y aunque no eran una familia popular sí que "eran conocidos", ha indicado.

El padre estaba jubilado pero había trabajado durante años en Vidrala, una empresa de Llodio dedicada a la fabricación de envases de vidrio en la que actualmente está empleado un hijo y hermano de la fallecida, que vivía en el extranjero.

El Ayuntamiento de Llodio de momento no convocará ninguna movilización a la espera de que concluya la investigación policial porque no se quiere inmiscuir en el dolor familiar.

Si finalmente trasciende que es un caso de violencia de género sí que adoptará iniciativas.