El alcalde de Noja reclama al Ayuntamiento 5 millones por "arruinarle" su empresa

Ruiz Lavín recibe el bastón de mando municipal de manos de Díaz tras ganar las últimas elecciones.
Ruiz Lavín recibe el bastón de mando municipal de manos de Díaz tras ganar las últimas elecciones. / Alberto Aja
  • Sostiene que el anterior regidor, el popular Jesús Díaz, boicoteó la construcción de 184 pisos para beneficiar así a los negocios inmobiliarios de su esposa

La historia es bien extraña: un alcalde que lleva al juzgado a su propio Ayuntamiento porque le impidió, supuestamente, desarrollar una promoción inmobiliaria con su empresa de construcción. Ha sucedido en Noja, y es el relato de un enfrentamiento entre un político del Partido Regionalista y otro del Partido Popular, que implica a esposas y hermanos y, en último término, al erario público.

El actual alcalde de Noja, Miguel Ángel Ruiz Lavín (PRC), todavía no ocupaba el antedicho cargo cuando, con su empresa familiar, Nocanor Promociones S. L., se dispuso a edificar 184 viviendas y 229 garajes en la localidad. Sin embargo, conforme avanzó en las obras, el entonces regidor, el popular y polémico Jesús Díaz Gómez (dos décadas en el cargo), presuntamente hizo lo imposible para entorpecer el negocio de Nocamor, hasta el punto de hundir la empresa, según relata Ruiz Lavín en su demanda juidicial. Ahora, el regionalista reclama a la Administración (que encabeza desde las últimas elecciones) los citados cinco millones de euros en concepto de indemnización.

La querella está promovida por su hermano en nombre de Nocamor y es en realidad el último episodio de un culebrón turbio, ya que la empresa tuvo que recurrir en cinco ocasiones anteriores al amparo judicial ante las sucesivas negativas municipales con los permisos de obra. De resultas de ese vía crucis, los Ruiz Lavín sostienen que se arruinaron. Solo lograron levantar la primera fase, 59 viviendas, y se encontraron entrampados con los bancos y sin ingresos para aguantar su inversión.

Su fracaso tuvo, a su vez, un beneficiado (siempre según el relato de la querella): la esposa del anterior alcalde, María Jesús Portilla, principal competencia de Nocamor en la zona. Según la documentación aportada, Portilla es administradora única, consejera, socia o apoderada de 22 promotoras de Cantabria y Madrid dedicadas a la construcción, y su propio marido aparece en otras 14 empresas de Cantabria, Lugo, Sevilla y Toledo. En el juzgado, Portilla solo ha admitido tener apartamentos en alquiler y haber pertenecido a algunas de tales inmobiliarias en el pasado, no ahora.

Los Ruiz Lavín han incluido a la esposa entre los inculpados, así como al exsecretario municipal, José Luis Sainz Messía, por ser el técnico que presuntamente dio cobertura al entuerto.

El Partido Popular defiende a su exalcalde. Cree que las denuncias "se basan en conjeturas e hipótesis sin argumentación ninguna", y que además, la reclamación de los cinco millones incluye "intereses que no justifican" los demandantes, según señala el partido en un comunicado. El Pleno municipal debate el asunto este jueves y vota si acepta la demanda millonaria.