fotogalería

Los Majaretas encandilaron a los santoñeses con su pregón. / Ana Cobo

Santoña se rinde a Los Majaretas

  • El divertido pregón de la murga infantil inaugura las fiestas de la Virgen de Puerto

La bienvenida a las fiestas de la Virgen de Puerto en Santoña fue multitudinaria, divertida, entrañable y, como no podía ser de otra manera, muy musical. La murga infantil Los Majaretas se metió esté sábado en el bolsillo a los miles de vecinos que abarrotaron la plaza de San Antonio para escuchar su pregón. Los pequeños les envolvieron con su simpatía, desparpajo y profesionalidad. Tal fueron sus tablas que, quizás, pocos cayeron en la cuenta que tenían ante sí a los pregoneros más jóvenes de la historia de los festejos. Y es que cumplieron, y con creces, una misión que llega con motivo del 25 aniversario de esta emblemática murga infantil.

Pasaban casi diez minutos de la una de la tarde, cuando Los Majaretas al compás de la música entraron bailando al escenario. Todos, ataviados con camisetas verdes en las que se podía leer ‘Pregoneros 2016’ y pantalones blancos. Enfrente una multitud de personas que no les quitaba ojo. Y es que ellos eran los encargados de encender la mecha de una fiesta que llevan esperando desde hace un año. Desde que guardaron el pañuelo marinero en el cajón el pasado 12 de septiembre.

Los compases de Los Ronceros y la Banda de Cartón, entre los que se mezclaban los gigantes y cabezudos, agitaron al personal que se quedó en completo silencio cuando les vio en escena arropados por la autoridades municipales, presididas por el alcalde, Sergio Abascal, y representantes de la peñas, grupos y asociaciones de la villa.

Se colocaron en dos filas y los de menor edad rompieron el hielo con un texto cargado de humor. Dieron los buenos días a todos, incluido a los Laredo, que "también son muy majos y muy listos". Contaron que Santoña este verano se ha puesto de moda y que "todo el mundo va al Faro del Caballo porque ha salido en tele" aunque, "ahora irá todo el mundo a limpiar el coche a Berria, porque han puesto los socorristas un centro de lavado de coches", bromearon provocando sonoras carcajadas.

Ante la atenta mirada de su director, Fran Montes, que les ayudaba desde la parte baja del escenario, hicieron un completo repaso al programa de fiestas aplaudiendo que se cuente para las actuaciones con los grupos locales que "son la leche", riñendo de esa forma que solo saben hacer los niños al alcalde porque "solo hay un día infantil" e ironizando con que el Día de la Marmitada es "el día de los Laredo porque vienen todos a cenar". Y tuvieron hasta para Los Ronceros pidiéndoles que acierten con las mareas para las cucañas. Eso sí, a lo largo del discurso quedó claro que este año hay "barracas", como repitió varias veces una de las componentes más pequeñas.

En el corazón

La música siempre es protagonista en las fiestas de Santoña.

La música siempre es protagonista en las fiestas de Santoña. / Ana Cobo

El toque más serio lo pusieron dos integrantes adolescentes que aseguraron que "ser pregoneros de las fiestas de nuestro pueblo es una de las cosas más bonitas que nos haya podido ocurrir y lo llevaremos siempre en nuestro corazón". Esta «recompensa» la quisieron compartir con todos los que han pasado por esta murga y han hecho que perdure durante 25 años, acordándose de Los Diablillos que empezaron esta aventura, Los Revoltosos, Los Trastolillos hasta llegar a Los Majaretas actuales con una mención especial de agradecimiento a su director. Y, "como lo que mejor sabemos hacer es cantar", todos juntos interpretaron una copla hablando de su pueblo y de la Virgen de Puerto.

Para finalizar animaron a la multitud a colocar los pañuelos marineros en alto y todas las gargantas a una corearon el himno local. "No hay en el norte tierra más linda que Santoña, ni una imagen que brille con tanto esplendor...". Con el estruendo del chupinazo, los vecinos estallaron en júbilo y una marea de globos y confetis rojos y blancos tomó la plaza, rendida a unos pregoneros de «lujo».