Detenido con 500 plantas de marihuana que cultivaba enganchado a la luz y el agua de una urbanización

Una de las imágenes facilitadas por la Guardia Civil del luegar en el que el detenido cultivaba la 'maría'.
Una de las imágenes facilitadas por la Guardia Civil del luegar en el que el detenido cultivaba la 'maría'.
  • La Guardia Civil sospechaba que algún vecino se podía estar beneficiando de manera fraudulenta del fluido eléctrico

  • El detenido vivía de alquiler y en el registro de su garaje hallaron la plantación en fase de floración

La Guardia Civil ha detenido a un hombre e 35 años por cultivar 500 plantas de marihuana en un garaje de Castillo, en Arnuero, y manipular el suministro de electricidad y de una tubería de la urbanización para evitar los costes de luz y agua necesarios para el crecimiento.

La investigación comenzó cuando la Guardia Civil tuvo indicios de que algún vecino se podía estar beneficiando, de manera fraudulenta, del fluido eléctrico, al encontrar forzado el cuadro de electricidad de la urbanización.

La sospecha fue confirmada el 7 de octubre por técnicos del departamento antifraude de la compañía eléctrica, que detectaron una toma carente de medición por los contadores, ha informado la Guardia Civil en un comunicado.

Tras averiguar que el flujo irregular de electricidad correspondía a una vivienda de alquiler, los guardias civiles localizaron al inquilino y durante el registro de su garaje hallaron una plantación de marihuana de tipo interior, compuesta por 505 plantas de cerca de 1,5 metros en fase de floración.

Compleja instalación

Asimismo, observaron una compleja instalación de aparatos eléctricos compuesta por cuadros de luces, 45 lámparas halógenas de 600 vatios, distribuidores de potencia, y un sistema de extracción de gases y de regadío, también con una toma irregular desde la red de abastecimiento general de la vivienda.

Las plantas de marihuana intervenidas, una vez desprovistas de las partes que no son susceptibles de ser utilizadas como sustancia estupefaciente, arrojaron un peso superior a los 40 kilos.

Por todo ello, la Guardia Civil ha instruido diligencias en calidad de detenido al hombre como presunto autor de un delito contra la salud pública y otro de defraudación de fluido eléctrico y otros análogos.