Una montaña de grava cubre las raíces de un plátano en la Plaza de Abastos
Una montaña de grava cubre las raíces de un plátano en la Plaza de Abastos / Manuel Solana

Los árboles de la Plaza de Abastos "no se tocan"

  • Tras las quejas de algunos vecinos, el alcalde de Santoña, Sergio Abascal (PSOE), niega que la actual reforma de este espacio público esté dañando a la veintena de plátanos que el anterior equipo de Gobierno quiso suprimir

"Los árboles no se tocan", dice el alcalde de Santoña Sergio Abascal cuando se le pregunta por las obras que han llenado de grava y maquinaria la Plaza de Abastos. Qué iba a haber si no en una zona en la que se está ejecutando el proyecto de urbanización y mejora. Su respuesta surge a raíz de la denuncia de un vecino en la que advertía del daño que se estaba causando a los plátanos allí plantados (una veintena), pero el regidor Sergio Abascal (PSOE) no sólo defiende su seguridad sino que subraya tajante que de ahí no se van a mover. De hecho, insiste, el proyecto inicial que impulsó el anterior equipo del gobierno (PP) contemplaba su eliminación total para construir un aparcamiento subterráneo con 61 plazas.

"Nuestro proyecto no contempla ese aparcamiento, y sólo se van a quitar tres árboles de la veintena que hay plantados. Pero en ningún caso serán eliminados, sino reubicados", aclara Abascal, quien ya ha dejado claro a la empresa adjudicataria que "los árboles se tienen que conservar y con el menor impacto".

Para demostrar a ciencia cierta que la empresa está cumpliendo lo que se le ha pedido, el regidor quiso comprobar in situ que las obras no están dañando a los plátanos. "No sé dónde han sacado las fotos en las que aparece un árbol cubierto de una montaña de arena. Aquí, lo más próximo que veo, es que la tierra que han extraído del suelo está a un metro del tronco como mucho. No está afectando a los árboles", explicó a este periódico para intentar zanjar la polémica.

El proyecto de la Plaza de Abastos salió a concurso con un precio de un millón de euros. Está financiada en un 80% por el Ejecutivo regional, y debe estar concluida antes de que finalice el año. Uno de los requisitos más importantes de la actuación es conservar los plataneros de la Plaza. Salvo tres, que serán reubicados si sobreviven al proceso de replantación, los demás seguirán decorando la Plaza. Es la voluntad del equipo de Gobierno del socialista Sergio Abascal.

Según el alcalde socialista, en su programa electoral ya contemplaban la supresión del aparcamiento previsto por el anterior gobierno por "ser inviable económicamente", además de que su ejecución "pondría en peligro los cimientos de los edificios antiguos que hay en el entorno de la Plaza de Abastos".