Castro necesita una ayuda económica para evitar el derribo del Hotel Miramar

El Hotel Miramar está enclavado en plena playa de Brazomar.
El Hotel Miramar está enclavado en plena playa de Brazomar. / Abel Verano
  • El alcalde Ángel Díaz Munío asegura que el Ayuntamiento no tiene capacidad para afrontar el millón de euros que supone recuperar el edificio e indemnizar a sus propietarios

El alcalde de Castro Urdiales, Ángel Díaz Munío (CastroVerde), ha trasladado el resto de grupos de la Corporación municipal la imposibilidad que tiene el Ayuntamiento para evitar el derribo del Hotel Miramar, condenado a la piqueta por caducar la concesión que tenía por estar enclavado en dominio marítimo-terrestre. Y es que los gastos de reforma del edificio y la indemnización a los actuales propietarios –que están a la espera de un último recurso ante el Tribunal Constitucional– asciende al millón de euros.

El regidor castreño recuerda que el pleno aprobó cambiar el uso del suelo en el que se levanta el inmueble al objeto de poder salvarlo de la piqueta, puesto que la Demarcación de Costas ya tiene una partida tanto para el derribo como para indemnizar a los propietarios. «En su momento se habló de la voluntad de que el edificio no se derribara y de las intervenciones de representantes del Gobierno regional que hablaron de asumir gastos y buscar alguna actividad, pero pasado el tiempo eso no se ha materializado en nada».

Ante esta situación, Díaz Munío dejo claro que ahora el Ayuntamiento no puede hacer frente al proyecto necesario para salvar el edificio y darle un uso compatible con la ley, que podría ser el de balneario.

«Eso sí que lo tenemos claro. La posibilidad de que la instalación se convierta en un balneario que sea gestionado por una entidad privada que lo haga sostenible. Nosotros no tenemos capacidad para invertir en algo cuya inversión no se corresponde con el beneficio que van a tener los ciudadanos», señala el alcalde, quien cree que ese millón de euros se podría destinar a otro tipo de actuaciones más prioritarias.

Con todo, el primer edil castreño deja la puerta abierta a que el Gobierno regional o cualquier otra institución o empresa privada de un paso al frente y afronte el coste de la recuperación del hotel.

Otros usos

El responsable de la Demarcación de Costas en Cantabria, José Antonio Osorio, aseguró, en declaraciones a Castro Punto Radio, que «no está previsto, en este momento», que la inversión de un millón de euros para la indemnización a la familia propietaria y la demolición del hotel «pudiera ir a otro destino que no fuera ese». Costas no se cierra a estudiar las posibles propuestas del Ayuntamiento en cuanto a la financiación para buscar otros usos al edificio pero, a día de hoy, «la obra tendría sentido desde el punto de vista de la financiación, en demoler un inmueble cuyos usos no son compatibles con la Ley y que ocupa una zona de playa que podría devolverse a los usos de los ciudadanos».